8 1

Santi Taura es hoy uno de los chefs más populares de la isla de Mallorca. No lo digo yo. Lo refleja la larga lista de espera que hay para comer y cenar en el restaurante epónimo que tiene en Lloseta, su pueblo natal. 

DIRECCIÓN: C/ Joan Carles I, 48 Lloseta - Mallorca (ISLAS BALEARES) .ESPAÑA

CONTACTO: 971 514 622   


PRECIO MEDIO: De 40 € a 50 €

TIPO DE COCINA: Contemporánea

DÍAS DE CIERRE:Domingo cena, Martes cena, Martes comida, Lunes comida


ver ficha completa



TIPO DE DECORACIÓN: Contemporánea



Imagen de perfil
8
12/03/2014
Si quieres acceder a la ficha completa con las valoraciones del autor, has de acceder como socio o registrarte.
VALORACIÓN 8/10
Y es que Santi Taura y su cocina tienen ‘charme’, seducen lenta pero profundamente sin que uno pueda remediarlo. Así es como tras más de una década de tras de los fogones, el llosetí ha hecho de 2014 su gran año. Su fama ha saltado a la Capital donde ha sido recientemente nominado al premio “Cocinero Revelación del Año 2014” de Madrid Fusión. Y en la isla de Mallorca (ya se sabe que aquí todo va más lento y llega más tarde) ha sido elegido “Cocinero del Año” por la Associació de Periodistes i Escriptors Gastronòmics de Balears. 
 
No hay duda de que Taura sabe como conquistar corazones, mentes y paladares a través de su arte: una cocina de autor moderna, local y de temporada servida en bandeja a un precio inmejorable: 33€ por un menú degustación con pan casero de algarroba y trigo “xeixa”, aceite propio y aceitunas “trencades” de Fornalutx, un aperitivo de la casa, tres entrantes, un plato de pescado, uno de carne y un postre. (Bebidas, surtido de quesos e IVA, aparte). 
 
Así es difícil mirar hacia otro lado. ¿No estáis de acuerdo? De ahí que las colas se alarguen y las esperas merezcan la pena. 
 
Yo comí en su restaurante hace nueve meses, en plena gestación de premios y galardones. Recuerdo que me dieron mesa para un jueves a mediodía y sí, estaba lleno. 
 
En la sala de Santi Taura todo sabe y huele a profesionalidad: desde el momento en que te reciben hasta que te conducen a la mesa pasando por la atención de todo el servicio, (por cierto con nuevo uniforme desde hace pocas semanas), el profundo conocimiento del sumiller, la presentación de los platos del menú degustación a cargo del propio Taura, la calidad de su cocina, los tiempos entre plato y plato y la despedida. Un trabajo perfectamente cronometrado para nadie se sienta abandonado. 
 
Durante mi visita, (por aquel entonces no había aperitivo de la casa ni panes y aceites propios) nos sirvieron el siguiente menú: Empezamos con un tomate de “ramallet” al horno relleno de pescado y marisco con salsa de alcaparras. Fino, suave, con el punto perfecto de acidez. 
 
El segundo entrante se basó en un guiso de verduras con kimchi y cuscús con un sabor picante y salado, propio de este preparado de verduras de col, pimientos, ajos y cebollas chinas. Perfecta armonía de sabores. 
 
El tercer y último entrante fue un crujiente de “butifarrón” con verduritas y manzana asada. Otro delicioso contraste de sabor entre el salado y picante del butifarrón (en su punto) con el dulce de la manzana, melosa. 
 
El plato de pescado fue una lubina con “salsa de la abuela”. Un pescado en su punto de cocción con una salsita suave con una base de pesto y crema de leche.Como plato de carne ofreció un conejo con cebolla excelente. De postre: una especie de “greixonera”, un pudding muy típico de las Pitiusas, muy fino, con helado de vainilla.
 
Este generoso menú, lo acompañamos de 2 copas de vino blanco: Un verdejo, pero no uno cualquiera (como el 80% de verdejos “de mala calidad” que se producen, según nos contó el sumiller) sino uno de los buenos que no habíamos probado nunca y que nos sorprendió gratamente: Circe, un vino con una producción limitada de 40.000 botellas.Espectacular. 
 
LA SALA
El local, situado a pie de calle, es moderno, mediano y diáfano con una capacidad, por aquel entonces, para 10 mesas aproximadamente. Hoy ya han ampliado para tres mesas más. No tiene terraza exterior ni vistas al mar, a la calle o a la montaña pero cual galería de arte, muestra una colección de cuadros al óleo, de temática culinaria, firmada por el propio Santi Taura. ¡No hay quien se aburra!. 
 

GastroACTITUD no es responsable de las opiniones que los usuarios de la web hagan y sean publicadas en la misma 

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar