Valenciano y amante de ese "terroir" que llena sus platos de sabor sin rechazar toques de la gastronomía de la globalización, este alumno de Ricard Caramena despunta por méritos propios

Platero pertenece a esa estirpe de cocineros valencianos apegados a la tierra y a los sabores del entorno que no se sonrojan por aprovechar los ingredientes que le proporciona la globalización de los mercados. Es alumno de Ricard Camarena y posee una técnica que solo es equiparable a su refinada capacidad creativa.

Declara sin complejos que su local respira esencia de barrio y que persigue la cercanía y la complicidad. Se trata de un espacio tan acogedor y cálido que los comensales no quieren marcharse. Sus visitantes se encuentran cómodos dejándose mimar por Alejandro y Raquel, su mujer, que ejerce de jefa de sala y se ocupa de ofrecer buenos aceites, una notable selección de quesos y un magnífico pan. 

Su desparpajo técnico le permite dar una vuelta de tuerca a la tradición para lograr un suculento y delicado All i pebre de anguila ahumada, una deliciosa Empanadilla de pisto valenciano, una sabrosa Pasta de berenjena con yema de huevo y encurtidos, o la sorprendente Costilla de potro, de textura finísima y sabor muy agradable. Platos con mucha enjundia, bien resueltos y bien pensados con los que agrada desde una compleja y reconfortante sencillez.

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar