Formada en la alta pastelería, Carito es cocinera de postres y de mucho más. Aunque su especialidad es el dulce, se desenvuelve en cualquier otra área de la cocina que necesite ilusión y trabajo duro.

Llegó a España desde Argentina, cuando aún era muy joven,  y no ha dejado de cosechar éxitos. Compartió la dirección de cocina de, El Poblet, de Quique Dacosta en Valencia, con Germán Carrizo –hoy es su marido- y juntos lograron la estrella Michelin que luce el local. Para seguir creciendo, Germán y ella se fueron. Han explorado el mundo de la asesoría gastronómica en el que cosechan éxitos. Este otoño inauguraron en Valencia –donde viven- Fierro, un proyecto singular en el que se mezclan la cocina, la enseñanza, la asesoría… Un concepto nuevo que acaba de comenzar a andar. “Sabemos de donde partimos –dice Carito- pero no sabemos donde vamos a llegar, nos dejamos llevar haciendo aquello en lo que creemos. Somos cocineros convencidos, amamos nuestra profesión, nada más. Tenemos ilusión, ganas  y sabemos trabajar. Hacerlo en pareja es más fácil y más difícil a la vez. Es raro, tal vez, pero nosotros no sabríamos hacerlo de otro modo”. 

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar