Formada en la alta pastelería, Carito es cocinera de postres y de mucho más. Aunque su especialidad es el dulce, se desenvuelve en cualquier otra área de la cocina que necesite ilusión y trabajo duro.

Llegó a España desde Argentina, cuando aún era muy joven,  y no ha dejado de cosechar éxitos. Compartió la dirección de cocina de, El Poblet, de Quique Dacosta en Valencia, con Germán Carrizo –hoy es su marido- y juntos lograron la estrella Michelin que luce el local. Para seguir creciendo, Germán y ella se fueron. Han explorado el mundo de la asesoría gastronómica en el que cosechan éxitos. Este otoño inauguraron en Valencia –donde viven- Fierro, un proyecto singular en el que se mezclan la cocina, la enseñanza, la asesoría… Un concepto nuevo que acaba de comenzar a andar. “Sabemos de donde partimos –dice Carito- pero no sabemos donde vamos a llegar, nos dejamos llevar haciendo aquello en lo que creemos. Somos cocineros convencidos, amamos nuestra profesión, nada más. Tenemos ilusión, ganas  y sabemos trabajar. Hacerlo en pareja es más fácil y más difícil a la vez. Es raro, tal vez, pero nosotros no sabríamos hacerlo de otro modo”. 

Deja un comentario