Nació en Madrid pero, por sus dotes culinarias, bien podría haber nacido en Tokio. 

Ricardo Sanz es uno de los cocineros españoles con una cocina japonesa más conocidos y admirados.  No en vano, aprendió a cocinar junto a Masao Kikuchi, en su restaurante de la Gran Vía madrileña: Tokio Taro, que por aquel entonces era uno de los pocos cocineros que poseía un auténtico restaurante nipón en España.  

La época en la que Ricardo se instalaba como chef de Kabuki había sido precedida de una etapa en la que los restaurantes japoneses habían sido minoritarios y poco importantes, el público español no conocía la gastronomía asiática como ocurre ahora y Kabuki abrió en el verano del año 2000 como punta de lanza de una cocina exótica, la nipona, que más tarde conseguiría fieles seguidores.

Kabuki nació como un restaurante con un estilo japonés clásico, con el sushi como estrella de la función y fiel a las recetas tradicionales, pero pronto se volvió personal cuando Ricardo empezó a usar ingredientes mediterráneos en las elaboraciones japonesas, siempre respetando los métodos y técnicas niponas.

Una vez conquistó Madrid con un segundo Kabuki, ubicado en el hotel Wellington del barrio de Salamanca, abrió dos más: uno en Tenerife, Kabuki Abama y otro en  Casares, Málaga, Kabuki Raw. En 2009 el Kabuki original recibió una estrella Michelin, galardón que también han recibido los otros tres restaurantes años más tarde. 

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar