La diabetes afecta a más de 5,3 millones de españoles (alrededor del 14% de la población del país), y a 415 millones de personas en el mundo, provocando alrededor de 5 millones de muertes anuales. Motivos suficientes para que el Consejo y la Fundación de Dietistas-Nutricionistas hayan elegido este año el lema #CeroDIABETES para la celebración del Día Mundial del Dietista-Nutricionista. La intención de la campaña es, por un lado, romper falsos mitos alimentarios perjudiciales para la enfermedad y, por otro, concienciar a la sociedad de la importancia de llevar una dieta equilibrada y evitar el sobrepeso para prevenir su aparición. 


Una alimentación sana no es solo un magnífico complemento al tratamiento médico sino que con ella se puede prevenir hasta el 70% de la diabetes tipo 2, reducir el riesgo de la diabetes gestacional y hasta revertir algunos de los efectos propios de la enfermedad, como las amputaciones, los infartos o ceguera. 

Según Alma Palau, presidenta del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas (CGDN), “no se pueden dar recetas universales para las personas que sufren diabetes, hay que enseñarles a alimentarse, personalizar sus dietas, guiarlos, acompañarlos en su camino para conseguir una mayor calidad de vida y que no lleguen a desarrollar los efectos secundarios de la enfermedad, tan dolorosos para el paciente”. 

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Dietista-Nutricionista, del 24 de noviembre de 2015 al 24 de febrero de 2016 se pasará consulta dietoterapéutica gratuita a los diabéticos y se realizarán charlas informativas en colegios, asociaciones de diabéticos y centros públicos de toda España. Además, el Consejo General de Dietistas-Nutricionistas, junto con la ONG Alimentaccion.org atenderán también de forma gratuita a los diabéticos que viven en la calle, un colectivo todavía más vulnerable que necesita atenciones previstas. Más información en: www.diamundialdietistanutricionista.org.

Desde aquí, nosotros nos unimos a la lucha y la prevención contra la diabetes y, de la mano de Giuseppe Russolillo, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), rompemos 5 mitos de la enfermedad.

1. LOS PRODUCTOS LIGHT. No es oro todo lo que reluce. La etiqueta ‘light’ puede esconder “niveles de azúcar no aptos para un diabético, ya que a pesar de haber bajado la proporción de azúcar puede seguir siendo demasiado elevada; o también llamarse light por haber disminuido el porcentaje de otro ingrediente que no sea el azúcar”. 

2. LOS PLÁTANOS Y LAS UVAS. No solo no es cierto que las personas que sufren diabetes no puedan comer estas frutas, sino que son expresamente recomendadas (siempre que se respete la proporción entre carbohidratos consumidos y los niveles disponibles de insulina). Algo similar sucede con la patata, la pasta o el arroz, cuya ingesta es mucho más aconsejable que el de otras fuentes con grasas, azúcares y sodio añadido.

3. LA PASTILLA MILAGROSA. La medicina no es la única vía para combatir la enfermedad y la toma de medicación no crea un escudo inmune que sustituya el cuidado de la nutrición. Paralela a ella, es necesario llevar un tratamiento multidisciplinar que incluya una dieta adecuada para la prevención y cuidado de la enfermedad. 

4. LAS ETIQUETAS. la etiqueta “apto para diabéticos” no es sinónimo de barra libre”. Russolillo asegura que en muchos de estos casos el azúcar es sustituido por otro edulcorante calórico u otro ingrediente que pueda afectar a la glucemia. Por otro lado, la ingesta excesiva de algunos des estos edulcorantes no calóricos pueden producir situaciones de distrés intestinal. 

5. SACARINA versus MIEL. El edulcorante ha cargado con el falso rumor de que ser cancerígeno, algo que niega la OMS, que lo considera un aditivo seguro si se toma dentro de los límites adecuados (5 mg/kg de peso corporal). Sin embargo, la miel, falsamente reconocida como el mejor sustitutivo del azúcar, tiene también azúcares libres con efectos sobre la glucemia parecidos a los del este.

Deja un comentario