Preparación

  1. Cortar la cebolla y ponerla a sofreír en el fuego hasta que quede dorada. Añadir vino blanco y seguir cocinando el sofrito a fuego lento. A continuación, añadir sal y pimienta y tomates cortados y seguir cocinando hasta que quede dorado.
  2. Partir de forma longitudinal la langosta y echarla en la sartén. Después de cocer 2 o 3 minutos, extraer la carne de la langosta y echarla en la misma sartén.
  3. Por otro lado, poner a hervir el agua de la pasta con sal gorda cuando alcance el punto de ebullición. Añadir la pasta y dejar hervir en el agua durante el tiempo de cocción determinado en la caja. Para finalizar, escurrir la pasta y añadirla a la sartén con la langosta y los tomates.