Skip to content

Una receta tan tradicional como controvertida. Te proponemos una versión clásica, que añade una pizca de tomate a la base de pimentón y cebolla.

Ingredientes

  • 1 pimienta de cayena
  • Aceite de oliva
  • sal
  • Para la salsa brava
  • Vinagre (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de harina
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • 1/2 cucharadita de pimentón picante
  • 300 ml de caldo de cocido
  • 8 patatas grandes

Preparación

Para la salsa:

  1. Poner el caldo a calentar sin que llegue a hervir.
  2. En una sartén calentar el aceite y dorar la harina removiendo con las varillas hasta que no sepa a crudo.
  3. Fuera del fuego añadir el pimentón para que no se queme y remover bien.
  4. Poner de nuevo en e fuego e incorporar el caldo poco a poco para que la salsa se ligue.
  5. Agregar el tomate y la cayena y cocer hasta que tenga la consistencia untuosa de la salsa.
  6. Aliñar con unas gotas de vinagre y retirar la callena

Para hacer las patatas:

  1. Cortar las patatas en rectángulos
  2. Freir las patatas en abundante aceite caliente. Primero con el aceite suave para que se cuezan ligeramente y después con el aceite más fuerte para que se doren.
  3. Escurrir sobre papel absorbente.
  4. Sazonar.
  5. Colocar en una fuente las patatas y rociar con la salsa brava.

1 Comment

  1. Bravas el 13 octubre, 2017 a las 12:17

    Yo soy mucho más fan de añadir pimentón picante en vez de cayena. La cayena si pica mucho duele 🙁

Deja un comentario





Scroll To Top

Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar