Barcelona, BARCELONA

La perfección no existe, pero la cocina de Albert Adrià se acerca bastante. En el nuevo Enigma el barcelonés demuestra que es un cocinero total y casi perfecto