Por mucho que nos guste cocinar, sentarse “a mesa puesta” es un sueño recurrente que todos tenemos cuando las navidades están a punto de caramelo y se presenta la misma papeleta año tras año: llamar a un cocinero y que se ocupe de todo. Eso es lo que hace Take a Chef.  Y es que está muy bien lo de que sean unas fiestas familiares y caseras, y hace ilusión lucirse con el plato estrella, pero de vez en cuando hay que renovar el repertorio, y luego cargar con la compra, recoger y fregar… y siempre quedarte con la dudad de si habrás acertado… Si quieres evitarte angustias, toma nota.


Imaginamos que de esta conversación, de este clamor popular por encontrar una alternativa para aquellos a los que les gusta hacer cenas multitudinarias en casa (quien dice cenas dice desayunos o dice comidas) pero no tanto colgarse el delantal, nacerían estas dos empresas, Take a Chef y BENDITA COCINA, que se dedican, precisamente, a eso, a quitarnos este marrón. Digamos que nos traen el restaurante a casa, con la ventaja de no tener que movernos, poder alargar la sobremesa a voluntad y continuar con las copas (o fumarse un cigarrito sin tener que salir a la terraza)… Y a precios similares.

Take a Chef

En el porfolio de Take a chef encontrarás más de 700 cocineros en toda España. El funcionamiento es muy sencillo: elige la ciudad, elige el tipo de cocina y presupuesto, y quita o añade a tu antojo hasta configurar exactamente tu banquete perfecto: número de personas (desde una cena en pareja hasta grupos de más de 13 personas), tipo de ocasión (romántica, familiar, amigos…), horario (comida o cena), tipo de comida (mediterránea, francesa, japonesa, etc…), restricciones alimentarias y equipamiento de tu cocina (número de fuegos y tipo, si tienes horno… Bendita Cocina  tiene un funcionamiento similar. Solo tienes que meterte en la web y seleccionar en qué lugar donde se va a celebrar el festín, elegir el chef que más te guste y sus menús sugeridos (aunque también se pueden personalizar) entre todo el catálogo, comprobar la disponibilidad y reservar.

Bendita Cocina

Un par de clicks, cinco minutos y cenorrio montado. ¡Felicidades!, acabas de pasarle la patata caliente (y nunca mejor dicho) a otro. Y no a cualquiera, sino a un chef profesional que se encargará absolutamente de todo, desde hacer la compra ingredientes hasta dejarte la cocina como una patena; lidiar con todas tus dificultades de espacio, menaje y alergias y cargar con las excentricidades que se le hayan ocurrido a tus amigos. 

Deja un comentario