VALORACIÓN95/100
TIPO
VARIEDADES
palomino
BODEGA
González Byass
FORMATO
50 cl x 4 botellas
ORIGEN
D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda
REGIÓN
Andalucía
PAÍS
ESPAÑA
PVP RECOMENDADO 172 €
Imagen de perfil @FedericoOldenbu

En su encrucijada por devolver a los maravillosos vinos jerezanos al sitio que les corresponde, la bodega González Byass tuvo en 2011 la fantástica idea de rebuscar entre las miles de soleras que conforman las reservas de Tío Pepe, expresiones individualizadas de los vinos de carácter distintivo entre todos los que hacen al perfil del icónico fino.

De este modo nació una de las colecciones más fascinantes de cuantas pueden encontrarse en el apasionante universo jerezano, la de los Finos Palmas, que resulta de una meticulosa labor de selección y clasificación por vejez y finura de todos los finos de la bodega.

Aunque González Byass viene realizando este minucioso trabajo desde 1880, hasta 2011 nunca se habían realizado sacas individuales, con fines comerciales, de vinos diferenciados que pudieran representar las distintas edades de Tío Pepe, acorde al tiempo de crianza y evolución de cada fino.

De allí el enorme interés de esta colección, que desde entonces se presenta cada año en sacas puntuales y muy limitadas, embotelladas en rama (sin filtrar ni clarificar), de cuatro finos –cada uno de los cuales representa una edad determinada–, que desaparecen del mercado en un abrir y cerrar de ojos.

Para dar más emoción al asunto, Antonio Flores, enólogo y master blended de González Byass, invita cada año a un experto en vinos jerezanos, para que aporte una perspectiva personal a la saca en la que participa. En la edición 2017 de los Finos Palmas, que se ha presentado hace algunas semanas, el invitado de honor ha sido nadie menos que Pedro Ballesteros, el primer –y único, hasta hace unos meses– Master of Wine español.

La sabiduría, olfato y sensibilidad de estos dos maestros ha dado lugar a la que probablemente sea la colección de Palmas más congruente y equilibrada de todas las que se han presentado hasta la fecha. Una perfecta declinación del Tío Pepe en cuatro tiempos: si el fino Una Palma representa, con su nariz fina y boca punzante y salina, el esplendor de la flor –el velo de levaduras que determina la crianza biológica– tras seis años de añejamiento; Dos Palmas suma a esta riqueza matices vinosos y minerales, habiendo experimentado dos años más de crianza; Tres Palmas es concentrado, complejo y contundente, llevando a las levaduras al límite mismo entre la vida y la muerte tras un prolongado desarrollo de diez años en la bota; mientras que Cuatro Palmas es otra cosa: un amontillado muy viejo (¡52 años!) donde aún se perciben rastros del fino que fue entre recuerdos especiados, almendrados y yodados.

Catar estos cuatro Finos Palmas, uno tras otros, es una experiencia que no debería perderse ningún buen aficionado a los vinos de Jerez, aún a pesar del precio: 172 euros la colección completa, que en algunas tiendas se fragmenta en importes que van desde los 20 a los 98 euros por botella (de 50 cl), acorde a la escala evolutiva, del Uno al Cuatro, lógicamente.

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar