Discreta y menuda, esta cántabra afincada en Barcelona es un torbellino en la cocina. 

Desde hace un tiempo, su restaurante está en boca de todos. Regenta con su marido Montbar, en pleno ensanche barcelonés. Un local encantador,  desenfadado, en el que se puede comer o simplemente picar algo, pero todo de calidad y muy cuidado. Platos ligeros, limpios, vistosos con productos del entorno, pero en los que se cuelan chispazos cosmopolitas. Nominada en elpremio Cocinero Revelación en Madrid Fusión, fue subcampeona ¡qué lástima! “Trabajamos mucho para sacar el restaurante adelante. Somos pocos en la cocina, no puedo hacer todo lo que me gustaría, ni expresarme con rotundidad, pero hay que ser paciente. Todo llegará. Estoy contenta porque a los clientes  -que son muy fieles- les gusta lo que hago. Esa es la mejor 

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar