Es la tapada de la cocina asturiana, no porque su hermano –Nacho Manzano– le quiera hacer sombra, sino porque ella misma, tímida como es, se esconde.

Esther huye de las apariciones públicas, prefiere estar entre cazuelas a exponerse a los focos de las cámaras y los micrófonos. La hemos visto acompañando a su hermano en ponencias “pero eso prefiero dejárselo a él. No me disgusta, pero tampoco me entusiasma, yo prefiero estar en el restaurante. La cocina es mi lugar natural, me he criado en ella, con mis padres y  mis hermanos, Nacho, Olga y Sandra. Me gustan las recetas tradicionales, porque es lo que he aprendido en casa, pero soy inquieta y me divierte innovar. Hago pruebas y pruebas hasta que las cosas salen como yo quiero” Su trabajo al frente de La Salgar (Gijón) le ha valido una estrella Michelin, y lo que es mas importante una clientela fiel que le garantiza la buena marcha del local, un precioso espacio en el entorno verde del Museo del Pueblo de Asturias. Estupendo su arroz con pitu de caleya, las croquetas y elarroz con leche.

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar