La pasión por el vino y el afán por tener a mano unas cuantas botellas de nuestras marcas favoritas conduce a una inevitable obsesión: la bodega en casa.


Un pequeño paraíso de caprichos enópatas particulares, que obliga a realizar reformas en casa, invertir ahorros en aparatos climatizadores, material aislante, etc. Sin embargo, hay una solución más sencilla: una vinoteca integrable.

El lujo de la bodega en casa

Para consuelo de los afectados por la obsesión de la bodega propia, diremos que se trata de una patología muy extendida entre los humanos desde tiempos inmemoriales, sobre todo en las regiones donde tradicionalmente se elabora esta bebida. Basta darse una vuelta por La Rioja o la Ribera del Duero para ver como los antiguos vecinos escavaban cuevas en los suelos rocosos para guardar sus reservas de vino: a buen recaudo y a la temperatura y humedad adecuadas.

Por suerte ya no es necesario escavar en la roca, con una vinoteca integrable, los vinos siempre están a mano ¡Y, por supuesto, a la temperatura correcta!

¿Cuáles son las ventajas?

Una vinoteca integrada debajo de la encimera de la cocina no roba espacio y contribuye a hacer la cocina más elegante. Es una forma fácil y cómoda de enseñar a los amigos nuestros vinos favoritos. Pero también se venden vinotecas del tamaño de una nevera, que se pueden encastrar como si de un electrodoméstico mas se tratara o ponerlas en un salón u oficina.

Existen vinotecas de tamaños y formatos distintos. Con capacidad para 10 botellas o para 100. Todo depende la cantidad de vinos que queramos guardar.

La mayoría de las vinotecas tienen dos o tres zonas de temperatura. Esto es ideal para almacenar y servir vinos tintos y blancos, además de vinos específicos a la temperatura exacta. Es importante que la temperatura sea constante ya que son las alteraciones térmicas lo que más perjudica a los vinos.

El otro factor que más incide en la buena o mala conservación de un vino es la luz. Las vinotecas están hechas para detener los rayos UVA, evitando que los vinos envejezcan demasiado rápido. De esta forma se garantiza el correcto envejecimiento de los vinos guardados: no se oxidan por efecto de la luz.

Las vinotecas de calidad como BODEGA43 están diseñadas para absorber hasta las vibraciones más pequeñas. Las vibraciones son malas para el desarrollo del vino. Cuanto más viejos son los vinos, más frágiles y difíciles de conservar en buenas condiciones. Por eso si nos interesan los “vinos de guarda” es imprescindible contar con una buena vinoteca para mantenerlos.

Consejos para la guarda

  1. Las botellas deben conservarse en posición horizontal: esto permite que el corcho se mantenga húmedo y no pierda su flexibilidad.
  2. Habitáculo bien aislado: si se trata de una vinoteca es imprescindible comprobar siempre que esté herméticamente cerrada para que conserve temperatura y humedad constantes.
  3. Temperatura constante: el vino sobrevive largos años si se conserva a una temperatura de entre 7 y 18º. Es fundamental que esa temperatura sea constante. Con temperaturas elevadas, el vino envejece antes. Además, se corre el peligro de que el corcho se expanda y se contraiga y el vino comience a rezumar. El frío excesivo tampoco es recomendable.
  4. Humedad superior al 70%: es la indicada para que los corchos se mantengan en buenas condiciones. Pero tampoco hay que exagerar, si no se quiere que aparezcan hongos en la bodega.

Consejos para comprar una vinoteca 

A la hora de comprar una vinoteca, es necesario medir la anchura, profundidad y longitud del espacio donde se ubicará. Especialmente si se trata de una vinoteca integrable que vaya destinada a ir debajo de la encimera de una de cocina.

También, conviene tener en cuenta los colores disponibles para que encajen con los tonos de la cocina o el espacio donde se vaya a integrar.

Como siempre, hay que tener en cuenta que la calidad tiene un precio. En Vinotecashop.es, tienen una amplia gama de vinotecas de alta gama con excelente relación calidad precio.

 

GastroPromo 

Deja un comentario