Los hermanos Roca ya están en Argentina, compartiendo cultura a través de la cocina y el vino. María de Michelis charla con ellos para GastroActitud.


Una vez más, El Celler -con todo su equipo (unas 35 personas)- ha cerrado sus puertas en agosto para realizar su gira BBVA 2015. Este año visitarán Argentina, Estados Unidos y Turquía.

El mundo como una mesa redonda, infinita y sabrosa. La cocina como ingrediente esencial para conocer la cultura y la idiosincrasia de un pueblo. Y los viajes como método perfecto para descubrirla y saborearla perfilan el horizonte de Joan, Josep y Jordi, los tres hermanos que sostienen la estructura y el alma de El Celler de Can Roca, el restaurante número 1 según el ranking de los 50Best elaborado por la revista británica Restaurant. Durante cinco semanas, Joan, Josep y Jordi Roca, más 40 cocineros y camareros de su equipo, prepararán un menú especial en Buenos Aires, Miami, Birmingham, Houston y Estambul, homenajeando la cultura y la gastronomía locales. 51 platos acompañados por vinos de España, Estados Unidos y Argentina

Buenos Aires, primera etapa

Los Roca llegaron a Buenos Aires para dictar workshops de los que participaron estrellas locales, como Francis Mallmann o Narda Lepes. Una de las charlas más esperadas: la que brindaron en Espacio Dolli (lugar donde la prestigiosa cocinera Dolli Irigoyen organiza eventos), frente a una multitud de periodistas y cocineros reconocidos, como Soledad Nardelli (en cuyo restaurante Chila los Roca prepararon su mise en place) Germán Martitegui, Gabriel Oggero, Hernán Gipponi, Matías Kiryazis.

Los hermanos se enamoraron del horno de barro donde Dolli cocina empanadas y pizzas gloriosas y prometieron incorporar uno similar a su cocina. Pero más se enamoraron de la gastronomía argentina, de sus productos y sus platos. 

En el país de la carne no sólo se dejaron conmover por el asado y su liturgia. Salta los sorprendió con la calidad del cordero –aunque el favorito de los argentinos es el patagónico–, por su pimentón y su Torrontés: un vino, que para Josep –Pitu–, logra a veces un equilibrio entre el terruño y la innovación.

 

Bodega y despensa

No es su primera visita a este país y Josep ya ha adquirido un conocimiento vasto sobre nuestra enología. “Ustedes tienen los viñedos más altos del mundo, y ahora también están listos para tener grandes vinos del mundo.” La pasión por nuestros tintos y blancos se refleja en la selección de etiquetas que este sommelier ha hecho para las cenas que 500 clientes invitados del banco Francés disfrutaron en el restaurante de La Rural. La lista incluye Montesco, Colonia Las Liebres, Montchenot, Chacra, Ji, ji, ji, White Stones o el Torrontés Brutal, Solería, entre otros. “En ningún menú de nuestra gira hemos invertido tanto en vinos como aquí”.

Mientras Pitu destaca nuestros vinos, Joan elogia la diversidad de la alacena argentina, “Un país enorme y con una despensa insospechada”, de la que Joan, Josep y Jordi escogieron para sus banquetes, ingredientes icónicos, como la merluza negra, el Fernet o el dulce de leche, a los que le sumaron reinterpretaciones de clásicos nacionales, como los alfajores, el mate (utilizado en un cóctel con Malbec), el locro, el choripán y el chimichurri.

“Aquí, como en toda Latinoamérica, hay una efervescencia de productos, platos, técnicas. En algunos lugares, este crecimiento lo están empezando a comunicar los propios cocineros. El gran reto de la gastronomía argentina es lograr que la cocina innovadora supere la calidad y coherencia de los platos populares. Pero no es imposible conseguir un movimiento de revolución culinaria. Es sólo cuestión de tiempo”, apunta Joan.

Jordi –fanático del Barça, como sus hermanos, aprovecha para contar que hará una reversión del “Gol de Messi”, un postre que duró sólo dos días en la carta de El Celler para evitar herir susceptibilidad de comensales partidarios de otros clubes de fútbol, pero que aquí tiene otra connotación. “Imagínense un gol argentino hecho a los brasileños en la final de un mundial”.

El sabor de Argentina

Los Roca se despiden con una primicia: el desarrollo de una herramienta de uso doméstico para cocciones a baja temperatura, junto con un libro y una web armada a partir de este tema–. Y al final deslizan una promesa: Argentina estará presente en el menú de El Celler:  “Será una propuesta que te haga viajar a esta tierra”, acota Pitu. ¿A qué sabe Argentina para este trío de talentosos? “A muchas cosas. De momento, a un alfajor de morcilla, una pieza de carne con un poco de chimichurri. A Malbec y Torrontés”.

Deja un comentario