Gastón se retira del proyecto del restaurante Astrid & Gastón, pero sigue siendo la cabeza visible y el accionista principal de un emporio empresarial que se extiende por todo el continente con ramificaciones en Europa. El cocinero cuelga el mandil y se centra en su actividad como empresario.


Gastón Acurio anunció en Facebook su separación del proyecto de casa Moreyra y se removieron los cimientos de la gastronomía. No es para tanto. En todo caso, la confirmación pública de lo que venía sucediendo desde hace más de dos años, cuando la dirección del restaurante Astrid & Gastón quedó en manos de Diego Muñoz. En este tiempo, Gastón dio un paso más, convirtiendo el traslado de su restaurante de bandera al nuevo local de Casa Moreyra, en San Isidro –una casona de finales del siglo XVII-, y su conversión en el centro de uno de los acontecimientos gastronómicos de la década. Pero incluso ese proyecto ya lo hizo desde su perspectiva de empresario. Gastón anuncia su retirada del proyecto de Astrid & Gastón, pero sigue siendo la cabeza visible y el accionista principal de un emporio empresarial que se extiende por todo el continente y tiene su ramificación europea en España (A & G, en Madrid y Tanta en Madrid y Barcelona).

Nada ha cambiado en el fondo, aunque sí lo hará en la forma. De alguna manera, acabará –o debería acabar, nunca se sabe- esa extraña dualidad que acompaña la vida de Astrid & Gastón en los últimos tiempos. Diego Muñoz dirige el restaurante y se ocupa de la cocina y Gastón es quien aparece en nombre del restaurante en los actos sociales. Siempre acompañado por Diego Muñoz, pero siempre opacando su presencia. Tal vez sea ese uno de los motivos de un anuncio que llama la atención por el momento en que se concreta, a una semana de la inauguración de Mistura y la proclamación del ranking de LA The 50 Best. Suceda lo que suceda, el anuncio convierte a Gastón Acurio en el protagonista indiscutible y, me temo, el restaurante quedará en segundo plano.

Gastón anuncia nuevos proyectos que no lo son tanto. Por un lado, una nueva edición de Aventura Culinaria, su programa de televisión, esta vez descentralizado hacia las cocinas más alejadas de Lima. Por otro, la continuidad de su trabajo como autor e impulsor de ediciones de libros sobre la gastronomía peruana, proyectos formativos como Pachacútec o la nueva universidad gastronómica en la que trabaja desde hace dos años, y la promoción de la cocina peruana en el mundo. Todos son proyectos que sigue desde hace tiempo y que, tras su anuncio, continúan necesitados de una guía coherente y homogénea.

En todo caso, el anuncio de la retirada de Gastón Acurio de Astrid & Gastón plantea algunas preguntas. ¿Qué importa más? ¿El restaurante y su oferta culinaria o el personaje que lo representa? ¿Obtendrá Astrid & Gastón el mismo reconocimiento con Diego Muñoz a la cabeza, es decir, por su cocina, que con la imagen de Gastón Acurio como su representante? La respuesta, en un año.

Deja un comentario