Con este artículo damos la bienvenida a María de Michelis, prestigiosa periodista porteña que nos tendrá al corriente de las novedades gastronómicas argentinas.


Buenos Aires, buenos tragos. La barra concebida como la cocina. Excelentes materias primas, calidad del servicio, nuevas generaciones de bartenders que apuestan a la creatividad.

Era tendencia pujante y ya es hábito consolidado. Aunque en el país de las vacas, el tango y el mate, la cultura del cocktail atravesó distintas etapas –nació de la mano de los inmigrantes, creció en los 50, se marchitó en los 70, acompañó la decadencia de los 80 y se banalizó en los 90– desde hace ocho años comenzó a recuperar su brillo y actualmente es boom absoluto.

El horizonte de la mixología local se ensanchó. Los bares de moda se liberaron del estigma de la noche turbia y los estaños de los hoteles elegantes aggiornaron su formato. Este año Buenos Aires fue sede de Tales of the cocktail, el festival de coctelería más importante del mundo.

“Hoy, las nuevas generaciones de barmen y de barwomen (Inés de los Santos fue la primera en marcar tendencia) apuestan a la calidad de la materia prima y a la creatividad”, explica Julián Díaz, uno de los precursores de los speakeasy en Buenos Aires y figura de las barras porteñas.“ Ya no sorprende que elaboren sus propios almíbares y hasta su propio gin, como el flamante “Príncipe de los Apóstoles”, del gran Tato Giovannoni, coequiper de Julián en su Florería Atlántico. Quiere Díaz que el próximo desafío de los bartenders sea la popularización de la buena coctelería. “Me encantaría abrir un bar en Lugano (suburbio porteño) al que todos pudieran acceder”, arriesga. ¿La cumbia y el Manhattan juntos? Habrá que verlo.

Direcciones imprescindibles

Florería Atlántico un bar a puertas cerradas –igual que su 878–, con barra nutrida y cocktails de autor, algunos servidos en frascos con bombilla de mate a modo de sorbete. En este sótano cool diseñado como los antiguos bares de inmigrantes, que se descubre al trasponer la puerta del local de flores instalado a la entrada (de ahí su nombre), la cocina está a la altura de la coctelería. De la parrilla de hierros redondos salen pescados y carnes de cocción impecable. Hay tapas, raciones y postres, un amplio repertorio de vinos y buena música –jazz, rock–, para completar la puesta en escena.

Florería Atlántico. Arroyo 872, Recoleta, C.A.B.A. 4313-6093. www.floreriaatlantico.com.ar.

 

BASA, basement bar & restaurant. Luis Morandi y Patricia Scheuer, creadores del emblemático Gran Bar Danzón (www.granbardanzon.com.ar), son los mentores de este espacio enorme y estratégicamente iluminado que conjuga madera, hormigón y hierro. Detrás de la barra, el creativo Ludovico De Biaggi domina una carta de 25 cocktails basados en clásicos, de excelente materia prima, que cambia cada tres meses. La cocina, esmerada, está a cargo de Julieta Oriolo.

Basavilbaso 1328, Recoleta, C.A.B.A. 4893-9444. basabar@basabar.com.ar/ www.facebook.com/Basabar.ba

 

Verne Club. Germán Lacanna y Federico Cuco –prestigioso bartender de la escena local– abrieron este reducto de techos altos, gran barra y estructuras metálicas iluminadas, con impronta de bar clásico. La sección de la carta “La vuelta al mundo en 8 cócteles”plantea un recorrido por las ocho ciudades que describe Julio Verne en su libro. Detalle: el Breakfast Martini, dedicado a Londres, es creación del bartender italiano Salvatore Calabrese, famoso en ese lugar. Hay degustaciones de tres vodkas, tres scotchs y tres clásicos franceses, servicio tradicional de Absenta y una cocina tan simple como recomendable.

Medrano 1475. Palermo. C.A.B.A. 4822-0980. www.vernecocktailclub.com

 

878. Local a puertas cerradas, cita obligada de los amantes de los tragos. De ambiente informal, barra surtida y cocina variada, con toques de American Style, 878 fue el único bar argentino elegido entre los World's 50 Best Bars 2011 por la revista inglesa Drinks Internacional.

Thames 878, Palermo, C.A.B.A. 4773-1098. www.878bar.com.ar.

 

Pony Line Bar

Mezcla de sofisticación urbana con el legado del polo. Dos talentos le ponen cuerpo y alma al lugar: en la barra, Sebastián Maggi; en los fuegos, Juan Gaffuri. Los cocktails son artesanales; los vinos, argentinos; los whiskies y maltas, escoceses. Tragos para probar y reincidir, y propuesta gastronómica que recrea los iconos argentinos, como el popular “choripán”.

Posadas 1086/88 Four Seasons Hotel, Recoleta, C.A.B.A. 4321-1728.

www.elenaponyline.com/pony.html

8 Comments

  1. Alicia García el 15 agosto, 2013 a las 15:58

    Está bueno saber de estos lugares de cocktelería ya que no aparecen tanto en los medios como los de comida.Muy bueno!

  2. claudia el 14 agosto, 2013 a las 21:27

    Sin Franks ni Nicky Harrison la lista estaria incompleta!!!

  3. María Jesús el 7 agosto, 2013 a las 18:58

    Excelente artículo para animarnos a viajar y conocer estas coctelerías de Buenos Aires.

  4. Elisabeth Checa el 5 agosto, 2013 a las 16:52

    Buenísima también la barra de Leopoldo en la calle Cerviño, excelentes tragos con grappa, pasión de los nonos. Muy buena nota María.

  5. charly el 1 agosto, 2013 a las 18:38

    Y Franks?????

    • manuc el 14 agosto, 2013 a las 19:48

      ya se volvio muy bolichongo…

  6. Hugo el 1 agosto, 2013 a las 16:17

    Uno que aparece poco en prensa y es a mi critero TOP3: Doppelganger, en Garay y Bolivar en San Telmo.
    Saludos

  7. Federico Oldenburg el 1 agosto, 2013 a las 02:11

    Qué ganas de ir a Buenos Aires a probar todas las coctelerías que nos reseña María!!

Deja un comentario