El día más romántico del año también tiene su lado gastronómico donde no solo hay cenas, también desayunos en la cama de primera hechos por la pareja con los mejores productos, escapadas o comidas donde disfrutar siempre con la pareja


Si es o no es el mejor día del año para tener un detalle con la media naranja no se sabe, pero al menos es un recordatorio de que de vez en cuando se debe hacer un esfuercito y endulzar la pareja con un detalle. Los foodies y/o sus parejas pueden aprovechar la ocasión para darse algún homenaje en casa o fuera de ella… aprovechando que el día de cupido llama al gasto.

Desayuno

Los verdaderamente románticos, según ese manual no escrito, madrugarán y preparan un desayuno de órdago a sus parejas. Un buen café como el de Baque puede marcar la diferencia, especialmente si se hace con la Chemex, la cafetera de moda tal y como nos contaban en el ABC del Foodie de este año. Pero luego habrá que poner algo consistente como unas rebanadas del hogazón o de la rosca de pan de aceite del ecológico El horno de Babette o de Madre hizo pan, aunque si verdaderamente se quiere dar la campanada, habrá que hacerse con algún croissant, este año ha sido declarado el mejor de España el de Oriol Balaguer -una tienda donde también uno se puede hacer con unos bombones preparados para la ocasión. Y, si se le quiere dar un toque trendy, habría que irse al lugar como El huerto de Lucas y comprar uno de esos smothies ecológicos y saludables.

Aperitivo

Es una gran ocasión para acercarse a tomar un vermú. En Madrid, uno de los sitios de moda seria SOT, de Sergi Arola, que ofrece además sus cocas y ese bocadillo de calamares antológico. Sin embargo, no es el único, La hora del vemut en Platea tiene una carta con más de 25 tipos distintos de él. Aunque no se puede olvidar, que este aperitivo más español renació en el gastromundo gracias a Bodega 1900 de Albert Adriá quien, una vez más, se basó en la tradición para ofrecer lo mejor de la gastronomía. De cualquier manera, lugares como la madrileña Ardosa no han dejado nunca de darlo y también pueden ser una opción clásica y muy apetecible.

Comida

Al caer en sábado este año es la ocasión para hacer una pequeña excursión a alguno de esos restaurantes que a los foodies no les quedan tan a mano. Como Montia en San Lorenzo del Escorial o Casa José en Aranjuez -si se está en Madrid-, dos lugares para almuerzo y paseo romántico. Pero también se puede coger un tren y plantarse en dos horas en Barcelona para probar la cocina de los Hermanos Torres en Dos cielos (no hay que olvidar las vistas de su establecimiento) o irse en la otra dirección para acercarse al Mercado Lonja del Barranco, iniciativa gourmet de moda en Sevilla. Son algunas de las posibilidades dentro del gran abanico gastronómico del país.

Merienda

Aquí de nuevo se puede ir al local a comprar y, por qué no, ser algo indulgentes con la dieta y hacerse alguna especialidad como las recomendadas por Julia Pérez y José Carlos Capel en Las mejores pastelerías de España por especialidades u optar por algún lugar nuevo como ese paraíso del petit choux que abrió recientemente en Madrid, Miss Chou Paris, o alguno de los macarrons o impresionantes chocolates que ofrece Moulin Chocolat. Para el café, ya nos contaron en España en 40 cafés donde se podía tomar uno bueno, pero Toma Café o Ultramarinos Quintín podrían ser adecuados para momentos románticos, sin caer en la cursilería, aunque seguro que ese día ofrecen la espuma con forma de corazón.

Cena

Definitivamente, los foodies deben acercarse a algún lugar relevante para su "colección" como podrían ser cualquiera de los restaurantes de los que fueron candidatos al Cocinero revelación de MadridFusión. Ganó Diego Gallegos de Sollo, pero Suria en Ramses puede ser una interesante combinación de fashionismo y gastronomía o Bailara de Enrique Fleischmann, una escapada muy romántica dada su ubicación. Y si se quiere ir directamente a locales capitalinos en boca de todos, pues solo hay que echar un vistazo en Madrid: restaurantes de moda para comer bien, muchos de ellos perfectos para cogerse de la mano además de darse un homenaje gastronómico, mientras que Los 100 mejores de la gastronomía dan opciones en toda la geografía española .

Un foodie puede demostrar con todas o algunas de estas propuestas que hay mucho amor en compartir alrededor de una comida el día de San Valentín. 

Deja un comentario