Preparación

  1. Calentar el aceite de oliva y  la manteca de cerdo y dorar los ajos fileteados. Añadir el perejil lavado y picado,  y la cebolla en cortada en brunoise (cuadraditos pequeños). Agregar las hojas de laurel y salar ligeramente. Dejar pochar suavemente hasta que la cebolla esté blanda  (1 hora o más si fuera necesario).
  2. Mientras, hidratar los pimientos choriceros, sacarles la pulpa con una cuchar y añadir al sofrito.
  3. Añadir el caldo de gallina reducido y cocer media hora más. Pasar por un pasapurés y un colador fino. Rectificar de sal, pimienta molida.
  4. Confitar las tajadas de bacalao a 60º C hasta que el corazón roce los 40º C.
  5. Emplatar con una base de puré de patata, el bacalao y la salsa vizcaina cubriéndolo. Añadir unas hojas de rucula y cebollino picado para terminar el plato.