Preparación

  1. Se infusiona el jamón serrano en aceite de oliva , sin que llegue a freír, durante 15 minutos a 70 u 80 ºC.
  2. Se cuela el jamón, y a ese aceite le añadimos la harina, cocinándola en olla unos 10 minutos.
  3. A continuación se incorpora la leche, que ha de estar templada  (y que debemos echar en dos veces) mientras se remueve para que no se formen grumos. Se lleva a punto de ebullición y se le añade el jamón de bellota.
  4. Se continúa cocinando durante 25 minutos a fuego muy lento, sin parar de remover.
  5. Después se deja enfriar en la nevera, cubierto de un film que toque la masa, para evitar que se forme una costra.
  6. Una vez que esté fría, se forman manualmente las croquetas (consiguiendo una forma rechoncha) y se pasan por pan rallado y huevo (una sola vez), volviendo a introducirlas en el frigorífico unos minutos.
  7. Se terminan friéndolas en aceite bien caliente, en torno a 210ºC.