Preparación

  1. Pelar dos naranjas de forma que la piel quede sin nada de albedo (la parte blanca). Cortar la piel en juliana. Reservar.
  2. Retirar todo el albedo de las dos naranjas peladas y pelar el resto del mismo modo, es decir, sin que quede nada de piel blanca. Retirar las pepitas.
  3. Picar las naranjas en dados.
  4. Pelar el jengibre y rallar una cucharadita.
  5. Poner las naranjas en una cazuela, mezclar con el zumo de limón,  el azúcar, la sal y el jengibre.
  6. Añadir la estrella de anís y la piel de naranja cortada en juliana
  7. Cocer a fuego lento 30 minutos removiendo con una cuchara de madera, para evitar que se pegue en el fondo de la cacerola. Si pasado este tiempo la mermelada estuviera muy líquida, continuar la cocción hasta reducir.
  8. Comprobar el punto y verter en tarros de cristal. Cerrar en caliente para que se conserve más tiempo. Si se quiere hacer una verdadera conserva, como la receta tiene poco azúcar lo mejor será volver a cocer el tarro cerrado dentro de una olla con agua durante 15 minutos. También puede subirse la cantidad de azúcar hasta los 500 g por kilo de fruta.
  9. Depende del punto de dulzor de las naranjas y del gusto personal, la cantidad de azúcar puede variarse, pero no debe ser inferior a los 350 g por kilo de fruta si queremos obtener una textura densa.
  10. Esta mermelada combina de maravilla con quesos. También se puede utilizar para acompañar un bizcocho de zanahoria.

¿Quieres comprar tus naranjas por internet? Naranjas valencianas sunzestfruits