Preparación

  1. Mezcla en un bol la levadura con la leche y el sirope. Añade las harinas y la sal, mézclalo con las manos hasta que la harina y el líquido se amalgamen por completo y quede una masa ligera y pegajosa.
  2. Echa por encima la mantequilla y estruja la masa paea incorporarla.
  3. Retira los restos de masa que se te han quedado pegados a las manos e incorpóralos a la masa del bol y déjalo reposar 10 minutos tapado.
  4. Unta con un poco de aceite una pequeña parte de la mesa y amasa 10 segundos, terminando con la masa en forma de bola.
  5. Lava y seca el bol, úntalo con aceite y deja allí la masa tapada otros 10 minutos.
  6. Engrasa y enharina unmolde de pan (12 x 19 cm). Divide la masa en dos partes iguales y forma una bola con cada una. Colócalas juntas dentro del molde, cúbrelas con un paño y déjalas que suban hasta que casi hayan doblado su volumen.
  7. Precalienta el horno a 210 ºC.
  8. Pincela el pan con un poco de nata o leche y cuécelo 15 minutos, después baja la temperatura a 180 ºC y continúa la cocción otros 25-30 minutos hasta que el pan alcance un color marrón oscuro brillante y se separe de los lados del molde.
  9. Sácalo del molde y deja que se enfríe en una rejilla