Preparación

  1. Pelar la calabaza, retirar las pipas y trocearla en dados reservando unos cuantos. Cocer el resto a fuego vivo en una cacerola con tres cucharadas de agua hasta que se convierta en un puré. Añadir azúcar y una pizca de sal.
  2. Disolver la Maizena en dos cucharadas de agua e incorporarla al puré de calabaza. Hervir un par de minutos. Retirar del fuego y agregar los huevos batidos. Dejar que se enfríe.
  3. Engrasar un molde de tarta y forrarlo con la masa quebrada. Pinchar el fondo varias veces  con un tenedor. Espolvorear con pan rallado y verter el puré tibio. Decorar con las almendras laminadas y los dados de calabaza que se habían reservado, impregnados con miel. Cocer en el horno precalentado a 210º durante 30 minutos