Preparación

  1. Calentar el horno a 175 ºC.
  2. Forrar un molde de tarta con papel vegetal y extender sobre él la masa quebrada, cortándola a la altura del borde. Pinchar el fondo con un tenedor y poner encima unos garbanzos para que hagan peso.
  3. Hornear la masa 10 minutos, hasta que esté ligeramente cocida.
  4. Mientras en un bol batir el queso con la leche condensada y los huevos. Añadir la piel de limón rallada y una pizca de sal.
  5. Lavar las brevas, cortar 3 de ellas en cuartos y reservar. Añadir el  resto a la crema de queso y batir hasta que se integren. Si se prefiere se pueden picar las brevas menudas y mezclarlas bien con la crema de queso.
  6. Verter la crema en el molde de masa quebrada y decorar con los cuartos de breva y hornear 20-30 minutos a 180ºC. Si la superficie se tuesta demasiado cubrir con un papel de aluminio.
  7. Comprobar el punto pinchando con una aguja. Dejar enfriar y desmoldar.