Preparación

  1. Escaldar los espárragos en agua con sal, cortada en trozos pequeños
    y añadirlos al salmón noruego.
  2. Cortar el salmón en trozos pequeños con un cuchillo afilado y colocar
    en un recipiente.
  3. Sazonar el salmón con el jengibre rallado, aceite, una pizca de sal y el jugo
    de naranja y limón.
  4. Tostar el sésamo negro en una sartén y añadirlo al tartar.
  5. Servir con la ayuda de unos anillos de pastelería para componer un bonito emplatado.