Skip to content

Torrija el dulce más popular de Semana Santa. De leche, de vino, de almíbar… Un sabor que nos lleva a la infancia y trae a nuestro recuerdo a madres y abuelas.

Ingredientes

  • Ingredientes para 1 barra de pan
  • 1 barra de pan especial para torrijas (brioche)
  • 1,5 l de leche entera
  • 8 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 palos de canela
  • La cáscara de medio limón
  • 3 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 6 cucharadas soperas de miel (opcional)
  • Azúcar glacé (opcional)

Preparación

Cada casa tiene su receta de torrijas. En Andalucía hay costumbre de remojarlas en vino, mientras que en Castilla es más habitual mojarlas con leche. Lo más importante, que la torrija no esté seca y tenga regusto a cáscara de limón, azúcar y canela.

 

 

PASO A PASO

1.- Cortar la barra en rebanadas de unos dos centímetros de grosor. Esto es mejor hacerlo unas horas antes para que el pan se seque ligeramente y después empape mejor.

2.- Poner la leche en un cazo con la canela, el azúcar y la piel de limón (también se puede poner una vaina de vainilla). Cuando rompa a hervir, remover bien para que se disuelva el azúcar, retirar del fuego y dejar en infusión 15 minutos.

3.- En una fuente honda poner la rebanadas de pan. Verter la leche sobre ellas y dejar que se empapen. Mantener a remojo durante un par de horas, dándoles la vuelta si fuera necesario. El pan tiene que absorber toda la leche y la miga quedar blanda y empapada. Es probable que haya que añadir más leche, depende del tipo de pan que se utilice. Lo importante es que miga y corteza queden completamente impregnadas, pero que la leche no gotee al levantar las rebanadas de la fuente. Para confirmar que están escurridas ponerlas sobre una rejilla de pastelería 10 minutos.

4.- Batir los huevos y pasar por ellos las torrijas.

5.- En una sartén, calentar el aceite hasta los 160º. Sumergir las torrijas, de una en una o por tandas en el aceite para que se frían, mejor por las dos caras de una vez. Si no fuera posible hay que darles la vuelta con ayuda de una espumadera. El aceite hay que mantenerlo limpio, y no es fácil. Durante la fritura hay que colarlo varias veces y cambiarlo si se oscurece demasiado.

6.- Cuando estén doradas se sacan y se ponen sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa.

7.- Se pueden servir espolvoreadas con azúcar glacé y canela, o bien preparar un jarabe disolviendo miel en agua (50%) y rociarlas con él.

 

 

FORMACIÓN EN GASTRONOMÍA

 

LAS MEJORES TORRIJAS DE MADRID 2019

Deja un comentario





Scroll To Top

Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar