8.5 1

Ryan Clift (socio-chef) y Matthew Bax (socio-bartender) se conocieron en Australia pero el destino los llevó hasta la hiperactiva Singapur para  hacer realidad su sueño: armonizar platos y cócteles creando cada día un menú único.

DIRECCIÓN: 8D Dempsey Rd. Singapur .SINGAPUR

CONTACTO: +65 64 752217   


PRECIO MEDIO: De 60 € a 70 €

TIPO DE COCINA: Alta cocina clásica

DÍAS DE CIERRE:Lunes comida, Lunes cena, Doming comida, Domingo cena


ver ficha completa





Si quieres acceder a la ficha completa con las valoraciones del autor, has de acceder como socio o registrarte.
@Gastroactitud
VALORACIÓN 8.5/10

Así surgió, en la elegante Dempsey Hill, uno de los locales más excitantes del panorama gastronómico internacional. Original, desenfadado, divertido y un punto descarado, atributos que en lugar de empañar, realzan una seria cocina contemporánea que surge de la reflexión, el conocimiento y el acertado uso de las técnicas actuales.

La barra –que se extiende a lo largo de ventanales que miran al bosque tropical- es una enorme mesa del chef, desde la que se asiste a toda la representación gastronómica. Rodeados de jungla se disfruta de platos que apenas se parecen a nada conocido; los cócteles con los que se acompañan son un ingrediente más, que potencia o matiza sabores. Se cuida tanto en fondo como la forma. El menú, secuencia de entre seis y doce propuestas arrebatadoras, tiene momentos estelares como el No blosson and no moon+ kingfish, un plato de pescado con edamae, tofu y rábano con potentes notas de clorofila que se sirve con un atrevido combinado de sake, Noilly Prat y verbena. Igualmente reveladora la versión del “chilli crab” plato nacional de Singapur armonizado con una “japanese michelada” (cerveza, yuzu, soja y togarashi). Platos limpios, bien estructurados, muy vistosos, donde las texturas y los contrapuntos de sabor resultan esenciales. Los que no se apunten a la moda del cóctel, disfrutarán con la magnífica bodega. Al medio día ofrecen un menú de tres platos por 30 euros.

 

Aprende a realizar una crítica gastronómica

Deja un comentario