Sin sentir el corsé de la presión de la grandes ciudades, Daniel Ochoa y Luis Moreno han desarrollado una cocina libre, delicada y ligeramente creativa cuya base es el producto del entorno que “ordena y manda” en su carta. Montia, Restaurante Revelación en Madrid Fusión 2014, se ha convertido en un oasis para los amantes del terroir, en los alrededores de Madrid.

Cuando uno organiza su carta entorno al producto más cercano no la puede encorsetar, por ello Ochoa y Moreno hace mucho que optaron por ofrecer a sus clientes sólo aquellos productos que estaban en su punto ideal de consumo. Una llamada a la libertad, pero también un riesgo porque no siempre sus famosos panes del Río Pradillo, mantequilla La Colmenareña o sus carnes de Jiménez Barbero se darán cita en la mesa, primero tienen que demostrar que están en el nivel que tienen que estar como los tomates, los espárragos o las patatas. Esta es la apuesta que ambos cocineros hicieron hace algo más de dos años para ofrecer calidad y parece que les funciona. De lo bueno lo mejor, podría ser su mantra.

Y no ha sido fácil, porque sacar adelante una propuesta en los alrededores de Madrid, podía haber estado abocado a la soledad, pero la calidad siempre llama. Con ellos se asienta lo que ya se sabía, que  el KM0, la proximidad y el lujo en que se ha convertido la huerta “gata” ha hecho que un pequeño grupo de cocineros empiecen a despuntar en el universo gastronómico nacional. 

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar