Bodega Marañones y Comando G conmemoran sus primeros diez años en la serranía de Madrid, Toledo y Ávila con una cata antológica en el castillo de San Martín de Valdeiglesias.


La Sierra de Gredos ha sido uno de los grandes redescubrimientos que ha experimentado el vino español a lo largo de la última década. Aunque los viñedos del entorno de San Martín de Valdeiglesias (Madrid) y la comarca de Méntrida (Toledo) gozaron de cierta fama en el siglo XVII, cuando sus vinos abastecían las tabernas de la capital del reino de España –e incluso se gastaban en la corte–, luego fueron menospreciados como origen de bebedizos vulgares y peleones. La mala fama de los vinos de Gredos se extendió durante siglos, especialmente durante el s XX, cuando la viticultura de la región estuvo dominada por cooperativas con criterios cualitativos poco rigurosos.

Afortunadamente, una vez estrenado el nuevo milenio la justicia enológica también se hizo presente en las alturas de la sierra, con la llegada de una nueva generación de viticultores que se ha empeñado en demostrar el potencial de los vinos de Gredos poniendo en valor su excepcional patrimonio: las viejas cepas de garnacha tinta, albillo y otras variedades que crecen en recónditas parcelas plantadas sobre suelos arenosos y pedregosos de origen granítico.

Dos de los nuevos actores en esta zona, que emprendieron una labor casi arqueológica para recuperar los antiguos viñedos, son Bodega Marañones y Comando G, que coincidieron en Gredos hacia 2008. Para celebrar la primera década de trabajo conjunto, Dani Landi, Fernando García –responsables del Comando garnachista– y José Fernando Cornejo –propietario de Marañones, donde García ejerce también como director técnico– realizaron el pasado 6 de mayo una cata en el castillo de San Martín de Valdeiglesias, que bajo el título X Años en Gredos presentó diez de los vinos que han elaborado en la última década.

Aquí las notas de este testigo privilegiado de esta histórica cata:

 

1- Pies Descalzos 2015
Vino Blanco
Bodega Marañones
D.O. Vinos de Madrid
PVP: 21,70 €
75 cl
Así llamado en honor al antiguo propietario de la viña donde nace este vino, que trabaja las vides con los pies descalzos, este blanco de parcela, monovarietal de albillo, procedente del paraje Peña Cruzada, sorprende con una expresión más cálida y untuosa de la que suele ser habitual en los vinos de esta uva. Aún así, atesora una vivaz acidez, que le proporciona un notable potencial de guarda. Un albillo diferente, envolvente y muy seductor.

2- El Tamboril 2015
Vino Blanco
Comando G
D.O. Vinos de Madrid

PVP: 31,50 €
75 cl
Nacido en una viña de 90 años que sobrevive en las alturas de Gredos, es un monumental blanco de garnacha –blanca y ¡gris!–, con portentosa acidez, finas notas minerales e impresionante persistencia. Para guardarlo en la cava unos cuantos años.

3- Las Umbrías 2014
Vino Tinto
Comando G
D.O. Vinos de Madrid
PVP: 59,90 €
75 cl
Las singulares condiciones de una parcela de garnacha plantada sobre arenas graníticas, en las alturas del Valle del Tiétar, definen el carácter sutil, fresco y elegante de este tinto delicioso, que en la añada 2014 luce todo su esplendor.

4- El Reventón 2013
Vino Tinto
Daniel Jiménez Landi Viticultor
V.T. Castilla y León
PVP: 46,65 €
75 cl
En su aventura personal –paralela al trabajo que realiza en Comando G–, el inquieto Dani Landi explora el territorio montañoso de Cebreros (Ávila), para dar con un viñedo de viejas garnachas plantado sobre suelos de pizarra, a 850 metros de altitud, del que extrae este tinto profundo y tánico, con exóticos recuerdos de curry y manzanilla y bendecido por una generosa acidez.

5- Rumbo al Norte 2013
Vino Tinto
Comando G
V.T. Castilla y León
PVP: 92,00 €
75 cl
En el Valle del Alto Alberche, los
comandantes de las garnachas de Gredos ascienden hasta 1.200 metros de altitud para encontrar en Navarrevisca (Ávila) un pequeño tesoro (0,3 hectáreas de viñedo), con el que pergeñan este tinto complejo, floral y profundo. Uno de los más excelsos de cuantos han elaborado Dani Landi y Fernando García en la última década.

6- Las Iruelas 2012
Vino Tinto
Daniel Jiménez Landi Viticultor
V.T. Castilla y León
PVP: 55,90 €
75 cl
Otro de los hallazgos de Dani Landi, procede de una parcela de garnacha plantada hace más de 70 años en el pueblo de El Tiemblo, en suelos de pizarra con cuarzo y arcilla roja en la superficie. Acorde a una añada cálida, Las Iruelas 2012 muestra ya cierta evolución, sin perder su compleja expresión de fruta madura, hierbas de monte y un exótico acento de alcaparra.

7- La Tumba del Rey Moro 2012
Vino Tinto
Comando G
V.T. Castilla y León
PVP: 56,25 €
75 cl
Así bautizado en honor a la inquietante formación rocosa que preside el pequeño (0,5 ha) e inaccesible viñedo de Villanueva de Ávila, de donde procede, este vino de parcela luce pleno y bien conjuntado en esta añada. Sin duda, el reposo en botella le favorece, subrayando su rica expresión aromática y preciso paso por boca.

8- Peña Caballera 2011
Vino Tinto
Bodega Marañones
D.O. Vinos de Madrid
PVP: 26,00 €
75 cl
Noble reflejo de un paraje de sobrecogedora belleza, este tinto se elabora a partir de garnachas plantadas hace más de medio siglo en laderas, sobre suelos graníticos con pequeñas vetas de esquisto. En las añadas más frescas, como 2011, Peña Caballera transmite con mayor nitidez su pureza, vivacidad y persistencia.

9- Ataulfos 2010
Vino Tinto
Bodega Jiménez-Landi
D.O. Méntrida
PVP: 45,50 €
75 cl
En un sincero homenaje a su origen, Dani Landi incluyó en esta cata uno de los vinos más interesantes que elaboró en su anterior etapa profesional, como responsable técnico de la bodega de su familia. Ya descatalogado, las pocas botellas que aún pueden encontrarse en el mercado de Ataulfos ofrecen una generosa expresión de fruta roja, no exenta de finura y equilibrio.

10- El Tamboril 2011 Crianza Biológica
Vino Blanco
Comando G
D.O. Vinos de Madrid
PVP: no disponible
75 cl
Como fin de fiesta, Comando G estrenó en esta cata su vino más secreto y excéntrico: una rara versión de El Tamboril, criado sobre velo de flor (al modo de los finos y manzanillas de Jerez). Poliédrico, seco y poderoso en boca, saldrá de bodega con cuentagotas, ya que la disponibilidad es más que breve: apenas 200 botellas. Una rareza que pocos podrán probar.

(Aviso a navegantes: los enlaces de estas reseñas dirigen a la compra de las añadas disponibles de los vinos, que en muchas ocasiones no coinciden con las que se cataron en esta ocasión.)

Deja un comentario