España ha vivido su gran velada en la feria VINEXPO, con una monumental fiesta de vinos y gastronomía en el Palacio de la Bolsa de la ciudad de Burdeos, en la que participaron 112 bodegas y 12 cocineros, seleccionados por Ferran Adrià y José Andrés.


El lunes 19 de junio, segundo día de la XIXº edición de VINEXPO –la feria internacional de vinos más importante de Europa– España ha tenido su noche casi soñada. Un evento sin antecedentes, en el Palacio de la Bolsa de Burdeos, que consiguió reunir a 112 bodegas y 12 cocineros, y sólo estuvo empañado por el agobiante calor que sufre hoy la capital bordelesa (y una buena parte de Europa).

En cualquier caso, la canícula no impidió que los 1.300 asistentes que acudieron a A Taste of Spain, llegados de todo el mundo, pudieran pasearse por el patio principal del palacio, copa en mano, catando vinos a diestro y siniestro, en lo que fue una interesante muestra de lo más conocido de la viticultura española. La selección, por cierto, fue realizada por la revista Wine Spectator, que celebró el momento que vive el vino español argumentando que "ninguna otra región vinícola en el mundo ha logrado un equilibrio tan impresionante de tradición y modernidad, recuperando terruños antiguos, explorando uvas autóctonas y usando técnicas modernas para elaborar vinos tan apasionantes y con características tan diversas".

Así, la enorme relación de bodegas presentes incluía desde aquellas que están instaladas en la elite –Dominio de Pingus, Álvaro Palacios, Tempos Vega Sicilia, Miguel Torres, Marqués de Murrieta, Gramona, Sierra Cantabria, Finca Allende, Marqués de Griñón, Muga, Abadía Retuerta…–, hasta joyas menos conocidas –Alonso de Yerro, LaFou Celler, Rafael Palacios, Parés Baltà, Mas d'en Gil…– y otras aún por descubrir: Haan Altés (D.O. Terra Alta), Compañía de Vinos del Atlántico (VDT Cádiz), Vintae (D.O. Toro)…

Para soportar con entereza la ingesta de vinos tan variados –¡y el insufrible calor!– los visitantes pudieron echar mano, previa cola, de unos cuantos bocados estelares, emplatados en directo por sus autores: Marcos Morán (Casa Gerardo, Prendes, Asturias), Ignacio Echapresto (Venta Moncalvillo, Daroca de Rioja), Diego Gallegos (Sollo, Fuengirola, Málaga), Andreu Genestra (Son Jaumell, Mallorca), Pablo Loureiro (Casa Urola, San Sebastián), Miguel Ángel Mayor (Sucede, Valencia), Aurelio Morales (Cebo, Madrid), Javier Olleros (Culler de Pau, O Grove, Pontevedra), Juan Carlos Padrón (El Rincón de Juan Carlos, Los Gigantes, Tenerife), Albert Raurich (Dos Pebrots, Barcelona) Rubén Sánchez Camacho (El Bodegón de Daimel, Ciudad Real), Ignacio Solana (Solana, Ampuero, Cantabria). Sin duda, un gran equipo de representantes de la última culinaria española, con dos seleccionadores de lujo: José Andrés y Ferran Adrià.

Los fastos de A Taste of Spain, que se prolongaron desde las 20hs hasta casi la medianoche, coronaron el papel de España como "País de Honor" de Vinexpo 2017.

Durante la feria –que, cuando escribo estas líneas, aún no ha concluido– hay también numerosas actividades, conferencias y catas relacionadas con el vino español. Una de las más interesantes es el debate que versó en torno al potencial de los vinos de este país en los mercados de exportación, donde el periodista británico Robert Joseph abundó en generalidades poco precisas y el Master of Wine español Pedro Ballesteros lanzó una sentencia aguda: "España estará en la primera división de los países vinícolas, junto a Francia, Italia y los Estados Unidos, el día que tengamos más de 50 marcas, capaces de vender más de 50.000 botellas a más de 50 euros".

Sin duda, un buen desafío.   

 

 

 

Deja un comentario