Tras el éxito de Barraca, el chef asesora a este restaurante ubicado en la playa de Castelldefels especializado en paellas y arroces con frutos de mar y tapas de toda la vida, basado en cocina de proximidad


A pie de playa, ahí ha nacido Barracuda, un restaurante con la asesoría gastronómica de Xavier Pellicer que da un paso más allá en el concepto de chiringuito. Una apuesta por la sencillez escénica y una gastronomía fundamentada en el producto de proximidad y ecológico para la cocina marinera de siempre. Con capacidad para 120 comensales y un ticket medio de 30 euros, se sitúa Castelldefels (Ribera de Sant Pere 17 / Tel.: 638 265 261) y abre de lunes a domingo de 12.00 a 00.00.

Tras dejar Can Fabes, Pellicer se tomó un tiempo para sí mismo y, finalmente, comenzó a asesorar al empresario Guido Weinberg en la arrocería Barraca, en la Barceloneta. El éxito de la unión se refleja en éste su segundo proyecto conjunto.

"Priorizamos el uso de los productos de proximidad y ecológicos" dice Pellicer. Todo ello bajo una filosofía que prima el respeto por la sencillez y la excelencia del producto como protagonista, "la importancia de comer una gamba de verdad; sencilla, con todo su sabor y frescura" añade el chef. En la carta se ofrecen las mejores especialidades de arroces y de paellas, elaboradas con arroz de un pequeño productor del Delta del Ebro: Paella de verduras ecológicas, Arroz a banda con navajas, Arroz negro con sepia y almejas, Paella marinera y Paella con salchicha, pollo, calamar y rape… Además del típico plato de la zona de Tarragona, los Fideos “rossejats” con all i oli.

La oferta culinaria se complementa con una gran variedad de tapas de toda la vida como: Mejillones al vapor, limón y jengibre, Calamar frito a la cerveza negra y mayonesa de lima o Langostinos con tomate y albahaca, entre otras. La carta de Barracuda además incluye una selección de pescado salvaje, que reciben todos los días de la lonja, y carne ecológica procedente de los Pirineos. Respecto a la selección de vinos predominan los caldos de proximidad, ecológicos y biodinámicos, de hecho, la mayoría de ellos pertenecen a la DO Penedés, Terra Alta, Priorat y Costers del Segre

El restaurante está ubicado en una antigua casa de dos plantas en el frente marítimo, donde los comensales podrán degustar los platos en lo que antes eran los porches y las habitaciones de una vivienda playera. Una luz cálida inunda el espacio, que cuenta con una terraza y  un piso superior de amplios ventanales. Con un ambiente desenfadado, apuesta por una decoración de estilo mediterráneo emulando el que en su día fue una casa playera, siendo el mar el claro protagonista. De líneas sencillas pero cálidas, en él predomina el uso de la madera y destacan las clásicas y  centenarias sillas Thonet.

Gastroactitud

Gastroactitud

Pasión por la gastronomía.

Deja un comentario