Es fuente de inspiración para los chefs más inquietos desde David Muñoz a Ricard Camerena o Estanis Carenzo son muchos los que están fascinados por ella. Su aroma fragante e intenso sabor la caracterízan. La armonía y el equilibrio marcan la diferencia con otras cocinas asiáticas.


1. Tailandia es el epicentro del street food que está tan de moda. Se come y cocina en la calle. Los puestos callejeros, siempre carritos con ruedas, aparecen y desaparecen según las horas del día. También son comunes las barcas de comida que suministran alimentos cocinados en los mercados flotantes. Una forma de entender la cocina llena de encanto pero cargada de limitaciones higiénicas, a pesar de que en los últimos años, los cocineros ambulantes llevan guantes y los platos se tapan con papel film. Una de las calles más populares de Bangkok por la calidad de la oferta que reúne, la conocida Soi 38, será demolida el próximo año, aunque seguro que sus cocineros encuentran rápido una nueva ubicación.

 

2. La clave de la cocina tailandesa es que mezcla cinco sabores: dulce, picante, agrio, amargo y salado. De esa forma consigue atacar al paladar por todos los flancos y cuando está bien ejecutada, y el picante no es predominante, logra una armonía de sabores difícil de encontrar en otras cocinas. Las hierbas frescas (cilantro y albahaca tailandesa, sobre todo) añadidas en el último momento de la elaboración del plato, sirven para acentuar la sensación de frescor.

 

 

3. El ingrediente básico es el arroz, que acompaña casi todas las comidas. Tailandia es el primer exportador de arroz del mundo con tres cosechas anuales. La importancia de este ingrediente es tal que cuando se refieren a la comida se habla de kin kao que significa comer arroz

 

 

 

4.  En Tailandia no se usan palillos. Se come con cuchara y tenedor. El tenedor se emplea para trocear (la proteína se suele picar menuda para no tener que cortarla) y para empujar la comida sobre la cuchara. El tenedor no suele llevarse a la boca, sus funciones son equiparables a las del cuchillo en occidente.

 

 

5. Existe una enorme variedad de cocinas regionales. En términos generales los platos más picantes se cocinan en el Sur, zona de clara influencia india. En el norte, a causa del clima más frío la comida con tiene más grasa. En el Noreste los sabores se reducen al salado y picante, desapareciendo el resto.

 

 

 

6. La leche de coco es un ingrediente esencial. Marca la diferencia con los curries indios a los que se añade ghee (especie de mantequilla clarificada) y los tailandeses que casi siempre emplean esta leche para ligar el guiso.

 

 

7. Tom kha gai (Sopa de pollo con leche de coco). Es la sopa más famosa de Tailandia, tremendamente picante y aromática. Existen múltiples versiones, la más habitual es la de pollo y casi todas son blanquecinas por efecto de la leche de coco. Además se componen de un majado de hierbas, especias, salsa de pescado, galanga y chiles.  Por cierto utilizan el chile serrano y otras variedades que llegaron desde América, aunque también se emplean algunos chiles autóctonos como el ojo de pájaro exageradamente picante.

 

8. Pad Thai (fideos fritos tailandeses). Los fideos salteados –que no fritos como se traduce del inglés- son uno de los platos nacionales. Se acompañan siempre con gambas y huevo que se cocina en un lateral del mismo wok donde se están salteando los fideos. Su aroma y sabor se lo proporciona la salsa de pescado, pero no es un plato con salsa, ésta se utiliza solo como condimento.

 

 

 

9. Mango stikie rice. Es la versión tailandesa del arroz con leche. Un plato del que los golosos no pueden olvidarse. Es habitual encontrarlo en los puestos de comida callejera, pero también en los restaurantes más elegantes. Se prepara con arroz glutinoso cocido en leche de coco con azúcar. El mango cortado en láminas o dados se añade después. Cuando está bien hecho la textura del arroz es espectacular, mórbida pero consistente al mismo tiempo.

 

 

10. Curri verde con berenjenas enanas. Es otro clásico de la cocina local. Las berenjenas enanas (una variedad local del tamaño de un guisante o una ciruela) son imprescindibles, sin ellas no se entendería el plato ya que aportan unas notas amargas muy características. Pero en realidad lo más importante es que la pasta de curry verde sea casera y no industrial. Los ingredientes indispensables para elaborarla son chiles verdes, semillas de cilantro y comino tostadas, pimienta blanca, piel de lima keffir, raíces de cilantro, galanga y hierba limón picadas, cúrcuma, cebolla roja y pasta de camarones. El curri verde es muy aromático pero también muy picante, aunque su color despiste.​

 

     

5 Comments

  1. Adicto a la Salsa Tailandesa el 16 abril, 2019 a las 17:17

    Creo que la comida tailandesa es una de las más sabrosas del mundo. ¿Ese mercado que sale en las fotos, es el mercado flotante de Bangkok?

  2. Julia Pérez Lozano el 6 junio, 2015 a las 00:08

    En Tailandia hay curries rojos, pero también en India

    • bawa el 21 junio, 2015 a las 12:12

      Los llamado "curris" de India (curri o como decimos nosotros "tari"), simplemente significa plato con salsa. Así que podeís imaginar los cientos de salsas que hay en el país, según región, combinado de especias, etc.
      El Red Curry Paste en Tailandía es uns formula específica para hacer ciertos platos. Obviamnete hay variaciones entre cocineros pero siempre lleva ingredientes como chiles ojo de pájaro, galangal, lemon grass, ajo, limas kaffir y pasta de gambas entre otras cosas.

  3. Beatriz el 3 junio, 2015 a las 11:05

    Una pregunta, el curry rojo ¿es también típico de Tailandia?

  4. jose antonio sanchez el 3 junio, 2015 a las 09:48

    Curiosidades

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar