Según datos oficiales, en los bares y restaurantes de España se ha producido menos del 3,5% del total de casos de Covid-19 detectados en España desde el mes de mayo.


Entonces, por qué la hostelería está en el centro de todas las miradas, ¿Por qué se la considera y trata como culpable? ¿Por qué ese afán de cerrar bares y restaurantes en toda España?

Según datos oficiales del Ministerio de Sanidad, el número de contagios por Covid en bares y restaurantes no supera el 3,5% en toda España. Esa cifra se reduce hasta el 0,7% durante la última semana. Estos datos evidencian la escasa incidencia de contagios en la hostelería y casi nula en los rebrotes de las últimas semanas. Los datos han sido proporcionados por primera vez por el Ministerio de Sanidad el pasado viernes 16 de octubre.  La plataforma Juntos por la Hostelería los ha hecho públicos.

Estas cifras contrastan con las de contagios en reuniones familiares y de amigos en domicilios (11,4%), que se producen sin protocolos establecidos ni vigilancia, y representan, por desgracia, el espacio con mayor riesgo. 

 

Desde mayo, solo 2 establecimientos por cada provincia han generado un brote, según datos oficiales del Gobierno.

 

Pese a ello, se ha permitido que en España se tomen medidas drásticas de cierre total de la hostelería, que han provocado un perjuicio sin precedentes del sector y una criminalización que los datos demuestran ahora tremendamente injusta.

Las cifras oficiales están en línea con las que ya venían ofreciendo otros países europeos como Inglaterra y Holanda. En Inglaterra, representan poco más del 3% de los focos de contagio, mientras que en Holanda es del 3,8% (en España 3,5%).

 

Por fin un estudio técnico

La plataforma Juntos con la Hostelería, que engloba a FIAB, Hostelería de España y AECOC, celebra que España cuente finalmente con  un estudio con evidencia científica para tomar decisiones técnicas fundamentadas.

A la luz de las cifras, esta organización entiende que las  drásticas medidas de cierre de la hostelería no deberían mantenerse en comunidades autónomas donde se han anunciado.

De la misma manera, exige responsabilidad y profesionalidad a las administraciones estatales y autonómicas, para que tengan en cuenta dónde se están produciendo los contagios a la hora de establecer planes de contención que incluyan medidas limitativas o restrictivas de la actividad hostelera y comercial.

Un estudio del origen de los focos de contagio, como el que se acaba de publicar, servirá a las autoridades sanitarias para determinar dónde han de concentrarse las medidas contra la propagación del virus. Tal vez las nueva medidas del toque de queda solicitado por numerosas CCAA sea una medida más proporcional y acertada ya que evitará reuniones familiares, fiestas (ilegales, aunque sean en domicilios privados), botellones, etc y no afectrá tan duramente a bares y restaurantes.

Decisiones atropelladas

Los planes sin evidencia científica puestos en marcha hasta ahora, que, además no han ido acompañados de medidas compensatorias (a diferencia de las medidas fiscales y económicas aprobadas por nuestros países vecinos europeos como Reino Unido o Alemania), han provocado el derrumbe de la hostelería en España: se estima que un total de 100.000 establecimientos cerrará si se mantienen las medidas que ahora se demuestran inconsistentes. Esto conllevará la pérdida de 1 millón de puestos de trabajo, que se suman a los 400.000 empleos que ya se han destruido.

Juntos con la Hostelería recuerda que los establecimientos hosteleros, como ahora viene a certificar el propio Ministerio de Sanidad, son lugares seguros (menos de 1 caso por cada 100 establecimientos), con protocolos de higiene y seguridad muy estrictos. Son espacios controlados, cuya apertura bajo estas normas contribuye a reducir el número de encuentros en los domicilios, principal foco de contagio según las cifras oficiales.

 

Conclusiones hostelería:

Consulta  pinchando AQUÍ el documento completo elaborado a partir de los datos del Ministerio de Sanidad.

Deja un comentario