Cientos de iniciativas surgen en toda España para evitar que los más desfavorecidos pasen hambre. Los hosteleros se coordinan para ayudar haciendo lo que mejor saben: dar de comer a los demás.


Grandes, pequeños, conocidos, anónimos, un ejército de hosteleros dispuestos a ayudar.  Crece la ola de la hostelería solidaria. A pesar de que al sector le esperan tiempos difíciles, eso ahora ni se lo plantean. Les une un solo objetivo: ayudar a los demás.

 

La alta cocina guisa garbanzos

“Cuando vi la dimensión de lo que se nos venía encima -explica Mario Sandoval (Coque)– me puse en contacto con el alcalde de Madrid para ofrecerme porque queríamos ayudar y no sabíamos como. Desde hace semanas, mis hermanos y yo, llevamos las comidas que preparamos en las cocinas del restaurante a 32 familias del colegio Valle Inclán en el barrio de San Blas. Damos de comer a 140 personas. La primera semana lo hicimos con lo que había en el almacén y las cámaras del restaurante. Después, los proveedores se han unido a la iniciativa y nos envían producto para que cocinemos. Ver la sonrisa de las personas que vienen a recoger nuestros guisos es lo más bonito que nos puede pasar en estos momentos tan complicados”.

 

En Barcelona la iniciativa Comer Contigo surge de las ganas de ayudar del Canal Comer del diario La Vanguardia y un grupo de cocineros barceloneses liderados por Romain Fornell (Caelis). “A la vista del panorama, Romain Fornell y yo decidimos hacer algo -explica la periodista Cristina Jolonch. Contacté con Lluis Prats del grupo Gramona, que está muy implicado en temas sociales y con Viqui Sanglas de All Those Food Market y nos pusimos en marcha con la ayuda del periódico (mi compañera Yaiza Saiz también trabaja con nosotros) y de un montón de empresas que donan alimentos. No puedo dar la lista, es larguísima, estoy impresionada”.

Cada día sirven más de 2000 comidas entre las que van a la fundación Arrels y a Cáritas. Además llevan menús a los sanitarios del Hospital Clinic. “Todos los días hay nuevos voluntarios, es muy bonito ver la respuesta de la gente. En Barcelona se han establecido muchas sinergias. Todas las organizaciones estamos en un chat y nos pasamos comida en plan “yo tengo lentejas, yo necesito pollo”. El otro día Paco Pérez mandó kilos y kilos de pollo; Adrià un cargamento de atún que Balfegó le entregó para que lo donara donde quisiera; Nando Jubany hizo una calçotada. Estamos creciendo. Esto no se acaba hay mucha faena por delante”. Los voluntarios pueden inscribirse en el correo comercontigo2020@gmail.com

 

El tupper muestra su fuerza

Wetaca, empresa de servicio online de comida en tuppers puso desde el día 1 de abril un dispositivo para ayudar a colectivos que lo necesitan, después de implementar protocolos de seguridad. “Son días de mucha incertidumbre y queremos estar ahí para nuestros clientes y para los colectivos más necesitados a los que podamos llegar. Que la comida sea una cosa menos de la que tengan que preocuparsedestaca Efrén Álvarez, cofundador y co CEO de Wetaca.

Cada día preparan 300 menús para la Fundación HOGAR SÍ y otras instituciones como CEAR que tiene problemas logísticos para cocinar para las personas refugiadas acogidas en sus centros. La empresa también se ha ofrecido a sus proveedores como canal de venta y distribución de productos, ya que muchos de ellos son proveedores de hostelería. Muestran una selección de productos en su propia web,  donde entre otros se pueden adquirir carnes de Los Norteños. El formulario para solicitar esta donación está disponible online (https://wetaca.typeform.com/to/vXvKmY).

 

Bares, restaurantes y particulares

También hay iniciativas de entidades mucho más pequeñas, pero no menos importantes, como la del Restaurante Casanova (188, Barri Rovellats, La Bleda, Villafranca del Penedés). Bajo el lema “Cocina de necesidad” cocinan y reparten forma gratuita 100 raciones diarias de comida en su comarca para los más vulnerables en estos momentos. “Menús variados, compuestos por primero segundo y postre, platos tradicionales elaborados con buenos productos, para ayudar en lo que podemos en estos momentos tan difíciles” explica Andrés Torres, cocinero del establecimiento.

El equipo del restaurante Casanova en el Penedés

En 48 horas Food For Good Bcn se puso en marcha. Gente del mundo de la gastronomía que no se conocía de nada comenzaron a cocinar y distribuir menús saludables, ricos y equilibrados para las personas más desfavorecidas de la ciudad, la mayoría de ellos personas sin hogar.

En Avilés el restaurante Yume, capitaneado por Iratxe Miranda, prepara y envía comida todos los días a familias que lo necesitan en colaboración con el Banco de Alimentos y para personas sintecho de un albergue cercano del municipio. En total más de 60 menús que sufragan también con la colaboración de sus proveedores.

Bajo el  hashtag #YoTeCocino son muchos los particulares que en provincias como Zaragoza o Asturias se organizan para ayudar a que personas mayores de su entorno no se queden sin comer.  También pequeños bares de barrio trabajan de manera gratuita para los vecinos en una ola de solidaridad sin precedentes.

 

Que a los mayores no les falte comida

Grupo Sagardi también se a unido a la lucha y ha puesto su mirada en las personas mayores. Desde el próximo 10 de abril, a través de la Fundación Txapeldun, elaborará y repartirá diariamente y de forma gratuita menús preparados en las cocinas de sus restaurantes por sus propios chefs. Los destinatarios: personas mayores que residan en Barcelona en situación de riesgo de contagio por el COVID-19. La campaña denominada “Cap àvia sense un bon àpat” tiene como objetivo repartir 5.000 comidas diarias compuestas por tres platos siguiendo las recomendaciones nutricionales adecuadas a las personas mayores de 70 años.

“Nuestras abuelas han sido siempre una vía de transmisión de vida, amor, cultura e historia, pero estos días, con la llegada de la Covid-19, se están convirtiendo en sus principales víctimas. Por eso hemos querido, con las herramientas que tenemos a nuestro alcance, ayudarles haciendo aquello que mejor sabemos hacer: cocinar. Intentaremos que se sientan un poco más acompañados” ha explicado Iñaki López de Viñaspre, cocinero vasco y presidente de Grupo Sagardi. Para inscribir a una persona mayor solo es necesario hacer una llamada al teléfono 936 358 331, a partir de la cual la persona quedará inscrita en el programa (solo residentes en Barcelona).

Movimiento en Barcelona Alex Garcia

Alimentar a los sanitarios

Entre las primeras iniciativas que surgieron está Food4Heroes lanzada por varios restaurantes madrileños ( Honest Green, Grosso Napoletano, Tierra Burrito, Manolitos Bakery, Goiko Grill, Tasty Poke Bar, Malvón, Brunch Club Café, The Food Circle, Bizzo Pizz, Pic & Nic y la panadería La Miguiña) para llevar comida al personal sanitario. “En pocos días, nos juntamos un buen número de restauradores y amigos con ganas de ayudar, y dimos forma a Food4Heroes para llevar comida a los sanitarios que estaban trabajando sin descanso en los hospitales”. Ahora cuentan con unos 150 participantes.

 

Cada uno cocina en su local y lleva lo que elabora al reparto “Nos organizamos vía móvil y por zonas y, si alguien tiene excedente lo comenta, se lo entrega a otro colega que lo pueda necesitar”. También el grupo Viena Capellanes ha montado food trucks para repartir comida en los hospitales.  Y la ONG Gastronomía Solidaria puso a disposición del Ayuntamiento 200 cocineros voluntarios para preparar comidas para sanitarios desplazados al hospital del recinto ferial Ifema.

También Cristina Oria, se puso a producir en su catering para llevarlo al improvisado hospital de IFEMA. No quería llamar la atención pero a través de su cuenta en Instagram (tiene 120.000 seguidores) generó la adhesión de voluntarios, al tiempo que abría una cuenta de crowdfoundig para canalizar pequeños donativos de particulares. Y de Ifema a Vallecas donde se ha hecho cargo de una escuela de cocina para crear una cocina social de urgencia que alimente a las familias necesitadas de la zona.

Desde Obrador Grate en Logroño, a través de su distribuidor Atlas Gourmet, están haciendo llegar helados para el personal sanitario del hospital de Ifema y los hoteles medicalizados de la Comunidad de Madrid.  “Enseguida quisimos sumarnos a la iniciativa, un helado es algo que te alegra la vida y en estos momentos tan duros nuestros sanitarios lo necesitan”, explica Fernando Saez.

En Barcelona, el movimiento ‘HealthWarriors’ cuenta con medio centenar de establecimientos para entregar comidas y cenas de forma gratuita a los sanitarios que están trabajando.

En Zaragoza, la hostelería local ha activado la iniciativa ‘Gastroaplausos’, a través de la cual se elaboran cien cenas diarias para el personal del Hospital Miguel Servet y del Clínico

 

World Central Kitchen de José Andrés: alma española, organización americana

En medio de la debacle madrileña, Iván Morales y Álvaro Castellanos, de la Taberna Arzabal se preguntaban qué podían hacer en su cocina central, ya cerrada. El nombre de José Andrés y su ONG World Central Kitchen les vino a la cabeza. A los pocos días ya estaban coordinados y nacía #chefsforspain.

La cocinera Pepa Muñoz al frente de una de las cocinas de Madrid

La demanda crece en las grandes ciudades, especialmente en Madrid y en Barcelona, donde se han centrado los esfuerzos. En Barcelona se va a hacer uso del acuerdo firmado con Nh Hotel Group, con quienes ya se trabaja en la cocina de NH Collection Madrid Eurobuilding, para extender la ayuda a la capital catalana. A Madrid ha llegado directa de EEUU la cocinera Karla Hoyos, del restaurante The bazaar by Jose Andrés (Miami), con la previsión de llegar a dar 20.000 comidas diarias. Karla está curtida en cocinas humanitarias que han atendido grandes desastres.

El reparto a domicilio supone graves inconvenientes por lo que WCK está haciendo una prueba piloto en Madrid con Correos y con Bomberos para que ellos se encarguen del reparto puerta a puerta. El primer día, solo Correos, ha repartido 800 comidas en la capital. En total se coordinan 50 ONGs. En Madrid se reparten más de 5000 comidas diarias.

 

Todas las operaciones de la ONG se financian con fondos propios. Según destaca Javier García, secretario general de World Central Kitchen “viendo que la demanda se está duplicando cada día en España, vamos a tener que buscar fórmulas para encontrar mayores recursos, a través de donaciones, para anticiparnos todo lo que podamos tenemos que hacer crecer los recursos”

#ChefsForSpain arranca en Andalucía con las cocinas de Xanty Elías (Acánthum) en Huelva y toda la Hostelería de Sevilla coordinada por Juan Luis Fernández (Cañabota) para ayudar a la población en riesgo de la capital andaluza.

Mientras en Valencia funciona una cocina liderada por el equipo de German Carrizo y Carito Lourenço (Fierro), de la que salen 2000 comidas cada día. Ya se está poniendo otra en marcha.

Son tantos los profesionales que se han unido a #chefsforspain que es imposible mostrar todos sus nombres. Todos han entendido que es la hora del nosotros y no del yo. La organización ha lanzado un llamamiento para reclutar voluntarios en Madrid cuyas necesidades siguen creciendo.

 

Quienes quieran apoyar, ofrecer cocinas industriales, personal,  apuntarse como voluntarios etc pueden escribir a wck@mateoandco.es

 

1 Comment

  1. Amparo el 15 abril, 2020 a las 08:04

    Me parece una iniciativa maravillosa. Un gran aplauso para todos estos cocineros.

Deja un comentario