Es el gurú de los nuevos granjeros, un referente mundial en la producción agroecológica. Polémico, transgresor, apasionado, radical, innovador y políticamente incorrecto, charlamos con él durante una breve estancia en España.


La revista Time ha definido a Joel Salatin como el granjero más innovador del mundo. Hablando con él parece que añorara tiempos pretéritos, sin embargo su mirada se proyecta en el futuro. Sueña con un mundo basado en la comunidad, donde lo práctico sea fruto de la reflexión. Sin olvidar el pasado se ha convertido en un icono de la modernidad. Arremete sin piedad contra la administración Trump y los métodos intensivos (ganadería y agricultura) sobre los que se sustenta el modelo americano.

En su libro Esto no es normal (Editorial Diente de León) traza las líneas maestras de su pensamiento. Señala los puntos calientes del debate y aporta soluciones.  Parte de la premisa de que “imitar a la naturaleza es el futuro de un sistema agrario realmente ecológico y eficiente”, por eso es un defensor incondicional de las pequeñas granjas y de la venta directa. “Las  normativas están diseñadas con el objetivo de dificultar el acceso al mercado, no de regular la calidad o la salubridad de la comida. Solo entran en juego cuando la comida se vende”.

Polyface, su granja de Virginia (Estados Unidos) es un símbolo para millares de granjeros de todo el mundo. En ella se producen grandes cantidades de alimentos nutritivos de manera respetuosa con las personas, el ganado y el medio ambiente. Hace unos meses pasó por España para impartir un curso en la finca Dehesa El Milagro y tuvimos oportunidad de conversar con él.

¿Qué impide que una granja sea un negocio rentable? ¿Hay un complot universal contra los granjeros ideado por la industria alimentaria?

No es una conspiración; es una confluencia de ideas. La gente tiende a mantener políticas que protegen sus interesas. Los intereses de la industria alimentaria internacional son contrarios a los intereses que buscan mostrar la verdad. Eso no impide que las granjas sean rentables. La mayoría de las granjas no rentables simplemente no toman decisiones comerciales sensatas.

¿Eres ecologista? Yo te veo como a Don Quijote, luchando contra molinos de viento.

La diferencia es que mis molinos de viento son reales, la alimentación es un problema real. Y los que piensan como yo saldremos vencedores porque la verdad está a nuestro favor. Sí, me considero un ecologista, y todos intuitivamente sabemos que los al final de todo lo que importa es la Naturaleza.

¿Puede ser ecológico un producto que se cultiva en España y se vende a 4.000 kilómetros?

Si no se puede producir en allí, sí. Piensa en el cacao, el café. Si puede ser producido allí, es cuestionable.

¿Cómo debería de ser la etiqueta de un alimento?

Ingredientes y peso. Lo importante es conocer a tu granjero, conocer tu comida. Los consumidores necesitan profundizar en el tema de la comida, tener curiosidad e investigar. Las etiquetas son palabrería con esteroides

¿Por qué no te fías de los  gobiernos?

Por lo general, están equivocados  a cerca de casi todo y son bastante deshonestos. Devalúan el dinero, nos roban. Toman la riqueza de la gente productiva y la dan a quienes nada producen. Nos dijeron que dejáramos de comer mantequilla y manteca de cerdo; para comer aceite vegetal hidrogenado en su lugar. Nos animaron para que usáramos fertilizantes químicos, pesticidas y herbicidas. Se nos dijo que diéramos vacas muertas a las vacas y acabamos en la enfermedad de las vacas locas. Nos empujan a que usemos organismos genéticamente modificados para alimentar al mundo. Mañana nos dirán que usemos nanopartículas en todo y que las nanopartículas que circulan por nuestras venas no nos perjudiquen. Nos dicen que saquemos animales de los pastos y los pongamos en fábricas. Nos dicen que la leche cruda es tóxica. Nada de lo que dicen tiene sentido.

¿Crees que hay que llevar a los niños de caza? ¿Enseñarles a sacrificar un pollo, un cerdo? ¿No es una crueldad?

Creo que los niños deberían estar expuestos al círculo natural de la vida lo antes posible. El ciclo de vida, muerte, descomposición, regeneración es fundamental para la ecología y la vida; cuanto antes lo entienda un niño, mejor. Esto no es un juego. La muerte es la muerte; es el final, definitiva.  El juego no reemplaza el icono.

¿Se puede combatir el monocultivo de trigo, por ejemplo,  en lugares donde a penas hay agua?

Pueden crecer muchas otras cosas además del trigo. Te desafío a nombrar todo lo que pueda crecer allí: verduras, frutas, vides, hierba, árboles. Las lagunas estratégicas para atrapar la escorrentía superficiales durante las épocas de lluvia y luego regar durante los períodos de sequía contribuirían en gran medida a acariciar el paisaje y aumentar la productividad.

¿De verdad crees que es posible ese mundo ideal que dibujas en países del tercer mundo, o tu revolución agraria es solo aplicable a los países ricos?

Es aplicable en todas partes. Incluso, el mundo en vías de  desarrollo probablemente pueda aplicarlo más rápidamente que los países desarrollados porque allí no tiene tantas infraestructuras que abandonar. Están más cerca del modelo, aunque parezca una paradoja.

¿Es posible acabar con el hambre en el mundo sin recurrir a los transgénicos?

Nadie en el mundo pasa hambre debido a la falta de comida. Nunca antes en la historia hemos desechado casi la mitad de toda la comida comestible humana. Nunca el mundo ha estado  tan sobreabastecido como ahora. La gente pasa hambre debido a problemas de infraestructura, problemas socioeconómicos, guerra y política. Todos los países del mundo pueden alimentarse a sí mismos.

Las vacas puede ser buenas o malas dependiendo de cómo se gestionan, dices en el libro. ¿Cómo hay que gestionarlas para que sean buenas?

Imitando cómo se manejan los herbívoros en la naturaleza: movimiento, aprovechándolos en la siega, en el abonado, dejando que coman en libertad… como se hacía antes. En la ganadería actual, el ganado no se mueve, no se amontona y no siega (se pone en comederos, feedlots etc.). Con biomimetismo podemos restaurar los pastizales destruidos, en un tiempo fueron campos gloriosos.

¿Es el compost el salvador del mundo?

Sí. Una economía de carbono es la que funciona.

¿Crees en la ciencia y el progreso? Tú pareces querer volver al siglo XIX.

No de ninguna manera. Lo que quiero que la gente se dé cuenta es que vivimos en un momento preciso de la historia. Nunca antes el grano ha sido barato, el combustible ha sido barato, los animales han sido amontonados en las fábricas como ahora… y los alimentos han sido impronunciables. Los burócratas prohibieron el comercio de alimentos de vecino a vecino, y la gente de clase media, al menos en Estados Unidos,  es completamente ignorante a cerca de la comida. Vivimos un momento nuevo en la historia de la humanidad, literalmente un experimento no probado. No tiene nada que ver con el 1800. Tiene todo que ver con los patrones de civilización, y aquellos no tienen un período de tiempo excepto pre-ahora.

¿Qué diferencia hay entre la forma en que el norteamericano y el mediterráneo se enfrenta a la agricultura y la comida?

América lidera el movimiento de alimentos tóxicos. El Mediterráneo está detrás, pero tratando de ponerse al día, desafortunadamente.

Por último, ¿cuál es el alimento que te produce más placer?

El bacon, vuestro tocino.

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar