Pitu Roca, uno de los mejores sumilleres del mundo, elije los 12 vinos de La Mancha que considera más singulares, tras su trabajo en la zona con la gira española del BBVA


Josep Pitu Roca ha quedado impactado con la revolución vinícola que se está viviendo en La Mancha. Los hermanos Roca -de El Celler de Can Roca– siguen recorriendo España con la gira BBVA. Continúan descubriendo productos y talento. De su paso por La Mancha y Madrid, lo que más les ha llamado la atención -además de los quesos, el azafrán y los productos de la huerta de Aranjuez- ha sido la transformación que están viviendo los vinos de La Mancha, el viñedo más grande del mundo, que contagia también a los de Madrid. “Hay cosas muy interesantes, únicas, auténticas. Está pasando algo muy especial”. Por eso le hemos pedido a Pitu Roca que eligiera doce vinos y los comentara. Esta es su selección. Una oda a los vinos, pero también a las personas que los hacen, algunos de ellos viticultores heroicos, únicos también, como sus vinos.

 

Micmac 2017 ( Airén-Muscat) 2017. Samuel Cano. Mota del Cuervo, Cuenca

Un vino jubiloso, enérgico y refrescante. La Mancha más descarada, de un defensor de los vinos salvajes. Un equilibrista sin red en el mar de viñas más extenso del mundo. No añade nada ni en la viña ni en el vino, huyendo de la industrialización imperante en la zona.

 

 

De Sol a Sol 2013 (Airen). Rancio. Esencia rural. Julián Ruiz. Quero, Toledo

Una crianza oxidativa amable, generosa, original que vale más de lo que cuesta
Un homenaje a todos los Agricultores que se han esforzado de “sol a sol” por trabajar la tierra, con dignidad y sencillez propios de las personas libres y sabias.

 

 

 

El Reto 2015.  (Albilla) Bodegas y Viñedos Ponce. DO Manchuela

Una rareza de uva Albilla de Villamalea, fruto del talento descomunal de JA Ponce. Color acerado, aroma de levadura, fruta carnosa y flor marchita con acidez refrescante y capacidad para envejecer en botella. Un vinatero inspirador, recuperador de la dignidad del viticultor, labor entre encinas, jaras y chaparros. Creador de grandes vinos singulares a precios de derribo. Ponce supera con creces el reto de la viticultura manchega con pasión , talento y honestidad.

 

 

 

 

Pies descalzos 2016 (Albillo real) Bodegas Marañones. DO Vinos de Madrid

Un vino capaz de dar vuelo al suelo vestido de formas blandas. Glicérico, expresivo , sorprendente, a partir de levaduras indígenas muestra su apego al granito rosa. Un reconocimiento al antiguo propietario de la viña, cultivada con tanto esmero que entraba en ella con los pies descalzos. Fernando García acompaña al vino con intuición y acierto.

 

 

 

 

La Maldición (Malvar) Marc Isart Viticultor. DO Vinos de Madrid

Un proyecto familiar de Marc Isart (el catalán de Bernabeleva) y su esposa Carmen Pérez. La uva malvar es discreta, de baja graduación y aroma comedido de fruta blanca. Un vino suave y delicado. La Maldición, que es el nombre de una zona en el pueblo de Valdilecha, en Madrid, en la subzona de Arganda del Rey.

 

 

 

 

Loco (Garnacha blanca ) Canopy. DO Méntrida

Una singularidad de la envolvente y untuosa garnacha blanca de viñedos viejo.
Las viñas escondidas fueron redescubiertas por Jiménez Landi, Telmo Rodríguez, los Canopy (Benalmino Fernández y Alfonso Chacón), los imaginativos 4 Monos (Laura Garcia, David Moreno, David Velasco y Javier García) entre otros. Hoy en Méntrida se vuelve a sentir el peso de la azada y el laboreo a caballo.

 

 

 

Albahra 201.(Garnacha Tintorera) Envínate. Zona Almansa, Albacete

Una mirada desde fuera de los vinos manchegos. Cuatro amigos talentosos reaniman zonas de viñedo olvidado y sacan a relucir parajes únicos de norte a sur del país. Desde Almansa, aportan una garnacha tintorera deliciosa, vinificada sin madera, en hormigón, mitigando la raza, suavizando el embiste cáustico, aportando agilidad en boca y dinamizando el paladar con tersa frescura.

 

 

 

 

 

El Fundamentalista Ed III 2015 (Bobal- Monastrell) Finca Sandoval. DO Manchuela

Un vino dinámico, a partir de dos uvas que aman el mediterráneo. Bobal y Monastrell se ensamblan sin pretensiones negruzcas. El Vino huele a montebajo y a bayas negras tersas. En éste vino, Víctor de la Serna propone un vino primitivo, fundamentalista, original, no de innovación, sino de orígen, con la vivacidad y la estructura de un peso ligero, donde la madera se viste de seda. Un tinto con corazón de rosado, con levadura indígena mostrando que en zonas y uvas extremas, menos es más.

 

 

Finca La Casilla 2016 (Bobal) Bodegas y viñedos Ponce. DO Manchuela

Un seductor Bobal perfumado de tomillo, espliego y jara. Un vino moldeado a su gusto personal , para exportar un paisaje auténtico embotellado sin filtros. La Bobal es una variedad tánica, tintada, tildada de rústica pero con tino. Juan Antonio sabe licuar lo bueno y singular sin aristas plúmbeas con buen color, frescura y acidez. Entre un mosaico de parcelas distintas elabora con vendimias tempranas un vino excelente vinificando con uva entera y raspón.

 

 

 

 

Las Umbrías 2015 (Garnacha) Comando G. DO Vinos de Madrid

Un majuelo sito en Rozas de Puerto Real. 0,50 ha de vieja garnacha a 1000 m entre castaños y olivos , orientada al amanecer en los estribos de la Sierra de Gredos. Un vino de vocación “no peso, no color y no tacto “, de perfume floral y brisa frutal. La obstinación de la transparencia en vino tinto como nadie antes se atrevió a mostrar, desnuda, a contracorriente de los cánones coloreados instaurados .

 

 

 

 De Sol a Sol 2015 (Tinto Velasco ) Esencia Rural. Quero, Toledo

Agricultor, viticultor y ajero pionero en ajos negros, Julián Ruiz se apegó a Quero. Mece el vino de Tinto velasco, un Vino que reanima cepas prefiloxéricas de más de 150 años de edad. Sabe a tempranillo ligero, estrecho, ágil, frutal, amable y delicado.

 

 

 

 

Tintoralba Dulce Selección (Garnacha tintorera ) DO Almansa.

La uva más coloreada vestida de púrpura, con un velo de vainilla y confitura de frutos negros. Densidad arrolladora, de lentitud en el paladar, donde el tiempo se detiene y el vino embelesa concentrando la fruta y el sol . Un néctar delicioso fruto del trabajo ejemplar de una cooperativa que aúna el sentimiento de agricultura y la vieja -y a menudo desagradecida- cultura de arraigo a la tierra manchega, donde el precio del kilo de uva obliga y condiciona.

2 Comments

  1. Diego martinez el 27 abril, 2018 a las 20:03

    Pienso que ha dejado muchos vinos de Castilla la Mancha sin probar … Porque en la elección salen 3 de Madrid (sin menospreciar ) …

  2. Juancho Villahermosa el 27 abril, 2018 a las 07:11

    Si me lo permiten los vino no sin de La Mancha (podrían confundirse con la D.O.P. La Mancha que no sería justo para los vinos , creo que son vinos de Castilla La Mancha ( más Castilla que La Mancha) , cómo diría el Sr. De La Serna.
    Saludos.

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar