Las apariencias engañan. Y buena prueba es que si preguntáramos a pie de calle cuáles son los países del mundo donde mejor se come, a buen seguro la mayoría de las respuestas coincidirían en que España, Italia y Francia son los tres destinos más punteros, aunque no necesariamente en ese orden.


Sin embargo, no hay nada como un baño de realidad y una estadística para sorprendernos y desmontar mitos. Muchos se quedarán atónitos con esta lista de destinos favoritos para viajar y comer, que no incluye ni Andalucía, ni el País Vasco ni Cataluña, pero tampoco grandes ciudades como París, Londres o Roma, donde brilla una constelación de estrellas Michelin. Además, les resultará fascinante una lista donde aparecen lugares que a buen seguro les cuesta ubicar en el mapa.

De Malasia a Brasil

Tras analizar los datos de más de 50.000 viajeros internacionales, Booking.com, líder mundial en el sector, confirma que los 10 mejores destinos para saborear la cocina local son, por este orden: Ipoh (Malasia); Kaohsiung (Taiwán), Nagoya (Japón), Johor Bahru (Malasia), João Pessoa (Brasil), Ho Chi Minh (Vietnam), Sarajevo (Bosnia y Herzegovina),  Colmar (Francia), Lima (Perú), Catania (Italia) y Belgrado (Serbia).

Pero más vale tomar nota, para evitar caer en otro error muy común. Si la mayor parte de anuncios de agencias de viajes y de instituciones dedicadas a la promoción turística se centran en mostrar imágenes de playas paradisíacas, naturaleza, monumentos, sitios de compras o ambiente de fiesta, resulta que se equivocan porque lo que busca una parte muy considerable de los viajeros es, simplemente, la garantía de que van a disfrutar con la comida. Es decir, que la inversión publicitaria podría ser más rentable si incluyeran imágenes relacionadas con gastronomía.

Comer y beber bien, la clave del éxito

Según los resultados del estudio, más de 6 de cada 10 viajeros (el 61%) afirman que eligen un destino porque se come y se bebe bien. Es decir, que ya no son solamente periodistas especializados y foodies quienes hacen la maleta para descubrir restaurantes, platos o productos.

El estudio de Booking demuestra que los viajes gastronómicos son una tendencia al alza, hasta el punto de que más de un tercio de los viajeros internacionales (el 34%) está pensando en organizar una ruta gastronómica en algún momento de 2018. Lo más llamativo y paradójico es que ese porcentaje aumenta hasta el 40% en el caso de los millennial, que pueden tener menos poder adquisitivo, pero demuestran que no les falta claridad de criterios.

El gancho de la cocina local

Y ojo con los restaurantes que se difuminan en el concepto ‘cocina internacional’ o que pierden su personalidad apostando por modas globales y platos como los ceviches, los tiraditos o el kimchi, tienen interés cero para los viajeros. Para los cocineros que apuestan por replicar y copiar modas, casi siempre utilizando productos exóticos cuyos nombres a duras penas saben pronunciar, resultará revelador el dato de que  que casi dos tercios de los viajeros internacionales (el 64%) tienen la intención de comer más comida local en 2018.

En esta vorágine de desmontar mitos, para todos los restaurantes que se escudan en que “sus clientes quieren lo de siempre y no se puede cambiar la carta”, ahí va otro resultado a tener en cuenta: Casi la mitad de los viajeros internacionales (el 49%) confiesa que le gustaría arriesgarse más con el tipo de comida que prueban durante los viajes, porcentaje que se dispara hasta el 60% en el caso de los millennial.

El encanto de los mercados

Los suculentos resultados de la encuesta no se quedan aquí. Para todos los que piensen que comer bien consiste en ir de tapas a un bar o comer en un restaurante, que sepan que son conceptos que se están quedando obsoletos. Los consumidores buscan nuevas experiencias en torno a la gastronomía y, por esa razón, a más de la mitad de los viajeros internacionales (el 51%) les interesan los mercados de comida callejera, en los que podrán disfrutar del sabor local.

¿Y qué mercados son los que tienen más éxito? Pues volvemos a encontrar resultados que llamarán la atención. Los principales destinos de comida callejera son, en este orden, Jeonju (Corea del Sur), Hsinchu City (Taiwán) y Marrakech, (Marruecos). En este listado aparecen a continuación dos lugares más previsibles por su popularidad: Nueva York (EEUU) y Ciudad de México (México). Es curioso porque en Nueva York comida callejera, lo que se dice callejera hay más bien poca.

Viajar y comer a través de Instagram

Todo parece indicar que se está produciendo una revolución en la forma de viajar, vinculada también a los imparable avances tecnológicos: Más de la mitad de los encuestados (el 54%) quieren disfrutar de experiencias gastronómicas únicas y casi un tercio (el 31%) tiene la intención de compartir y difundir fotografías de comida en sus redes sociales.

Sobre los datos técnicos de la encuesta, cabe destacar que se trata de un estudio encargado por Booking.com y llevado a cabo de forma independiente entre adultos que han realizado un viaje en los últimos 12 meses y tienen otro viaje planeado para el próximo año. En total, han participado 56.727 personas, que completaron la encuesta online en octubre de 2017. Respondieron la citada encuesta viajeros de Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Alemania, España, Francia, Hong Kong, Indonesia, India, Italia, Japón, Corea del Sur, México, Malasia, Países Bajos, Portugal, Rusia, Singapur, Tailandia, Taiwán, Reino Unido, EEUU, Dinamarca, Croacia, Suecia y Nueva Zelanda

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar