Recorremos la capital de Navarra y sus alrededores para descubrir media docena de restaurantes en los que comer bien y estar a gusto


Como se suele decir “no están todos los que son, pero sí son todos los que están”. Una breve lista de seis restaurantes de Pamplona que destacan por todo lo que busca un comensal: un lugar agradable, un buen servicio, y ¡por supuesto! comer y beber bien.

Enekorri 

Calle Tudela, 14. Teléfono:948 23 07 98. Precio: 80 €. Cierra el sábado y el domingo por la tarde.

El restaurante más elegante y acogedor de Pamplona, con un diseño de interiores excepcional. La suya es una gastronomía basada en la cocina de temporada, donde manda el producto y el mercado, y una gran pasión por los vinos. Ángel Regueiro, gerente y sumiller a la sazón, tiene siempre al día una de las mejores y más completas bodegas de la ciudad (con nada menos que 450 referencias). La factura de los platos es impecable y hay mucha armonía en las realizaciones con ejemplos como los langostinos salteados con crema de parmesano, cuscús frito, judías verdes y brócoli o la merluza de pincho, con emulsión de lima y espárragos verdes, sin olvidarnos de la pasión por la caza con un lomo de ciervo en su jugo o una paloma torcaz estofada. El trato es amable, cercano, discreto y esmerado.

 

Interior del restaurante Enekorri

Les Amis

Calle Pozo Blanco 20. Teléfono:625 52 06 58. Precio: 45-55 €. Cierra lunes y martes.

Dos amigos y profesionales de larga trayectoria, Valentina en sala y Eduardo en cocina, se lanzaron hace apenas un par de años a crear el restaurante que como declaran es “una ilusión, un afán, una fantasía, un espacio que busca unir, enlazar, sintetizar su savoir faire”. Un local pequeño de ambiente coqueto y sosegado situado en pleno casco viejo, donde la propuesta gastronómica se basa en una decidida apuesta por la cocina francesa matizada por las raíces peruanas del chef. Platos tradicionales como un steak tartare o un solomillo Wellington y de vanguardia como un gâteau de buey de mar, migas cítricas de panko y salsa Nantua. Impecable servicio con una buena propuesta de vinos ecléctica y a precio ajustado.

 

Steak tartare del restaurante Les Amis

La Olla

Avenida Roncesvalles 2. Teléfono: 948 22 95 58.  Precio: 60 €.  Abierto de 8:00 a 1:00 de lunes a viernes y de 10:00 a 1:00 los fines de semana. 

Un asador clásico de toda la vida, al pie del coso pamplonés, que ha revivido desde hace unos años, gracias a la impronta que ha marcado Fermín de Prados, joven profesional de nutrida experiencia. De ambiente cuidado y elegante, cuenta con una gran terraza, sin duda de las más agradables de la ciudad. La propuesta gastronómica es clásica, basada en un producto de alta calidad y esmerada selección: jamón ibérico, gambas de Huelva, pescados del Cantábrico según mercado (rodaballo, besugo, lubina, …), carnes a la brasa donde no podía faltar el chuletón. Especial trato recibe el vino, con una carta amplia y variada, a imagen y semejanza de Fermín, sumiller y apasionado de esta bebida. El servicio es muy profesional y atento. 

 

Cortando Jamón Ibérico 100% Bellota Alta Expresión antes de servirlo en La Olla

Baserriberri

Calle San Nicolás, 32. Teléfono: 848 98 07 00. Precio: 30-45€. Abierto todos los días solo tarde y noche.

Iñaki Andradas es sin duda uno de los chefs jóvenes más talentosos y creativos de su generación. En plena “senda de los elefantes” pamplonesa, con un ambiente moderno y desenfadado, esta taberna restaurante sirve los pintxos más rompedores de la capital, ganadores en varias ocasiones de la Semana del pincho. En los últimos tiempos el establecimiento ha dado una vuelta de tuerca más y ofrece una variada selección de creaciones muy originales, de clara influencia viajera que entrelazan productos que en principio parecen imposibles. El servicio es atento y disponen de una buena selección de vinos.

 

Boomveja del restaurante Baserriberri

Akari Gastroteka 

Av. Cataluña 8, Soto de Lezkairu. Teléfono: 948 57 07 36  Precio: 40 €. Cierra los domingos.

En uno de los barrios más nuevos y modernos de Pamplona, al borde de la ciudad, se encuentra esta taberna restaurante que no deja de cosechar éxitos con su cocina y sus pintxos. Un matrimonio regenta el local, Goiza en cocina y Asier en sala. Una brillante cocinera joven que sabe interpretar con fundamento y técnica todo lo que puede exigir su clientela. Desde los pintxos y el picoteo, con propuestas como la papada Maskarada con pimientos de cristal o el timbal de patata y pulpo asado, hasta los bocadillos, pasando por una carta con referentes modernos y tradicionales como un tataki de atún, unas manitas de cerdo a la plancha o unas sencillas y deliciosas pochas de Sangüesa en temporada. No podían faltar los bocadillos y las hamburguesas, con una oferta extensa y original: además de la ya típica de chuletón, las hay de pollo de corral, de potro, de atún, de sepia, etc. El servicio es muy amable y rápido. El vino destaca por la labor de Asier, sumiller apasionado, que presenta una amplia oferta por copas o botellas.

 

Hamburguesa del restaurante Akari Gastroteka

Origen

Ctra. NA 135, Urdanitz. Teléfono: 948 30 41 09. Precio: 45 €. Cierra lunes y martes.

De algún modo podría ser la “venta” del Molino de Urdániz, flamante dos estrellas Michelin del cocinero David Yarnoz, ya que está al borde de la carretera, en la planta calle de la casa madre. Queda a apenas 15 minutos del centro de Pamplona, en pleno camino de Santiago dirección Roncesvalles.  Ofrece una cocina tradicional revisitada, con sutiles guiños asiáticos, fruto del trabajo del equipo en su restaurante de Taipei, de impecable factura y precio moderado. No hay carta, sino un menú que consiste en una amplia selección de entrantes, segundos y postres, y, aunque sí que es con un precio cerrado, el comensal puede elegir el plato que desee. Incluye el vino y va variando con la temporada. En palabras del cocinero la propuesta gastronómica “representa la esencia de esta casa, de dónde venimos, un concepto de cocina tradicional que también evoluciona”. El ambiente es agradable y desenfadado, con un toque rústico actual y mobiliario de madera desnudo. Buen servicio, amable y atento.

 

Salón de piedra con chimenea, parte del interior acogedor de Origen.

Formación en gastronomía

Jordi Vidal

Jordi Vidal

Deja un comentario