El año pasado la lista de los 50 mejores restaurantes de América Latina arrojó una serie de datos muy interesantes, colocando sobre el mapa culinario varios restaurantes y por consecuencia varios países.


Por un lado está la tan en boga cocina Andina: liderada por Perú (7) -el país gastronómico más estudiado del momento- y Chile (2); por otra parte Brasil (9) que parece haber salido a la luz junto con su evolución económica; y México (10) que con su sello, ha sabido conquistar al mundo. La lista la completan: Colombia (4), Uruguay (2) y Venezuela (1).

Pero la sorpresa la dio Argentina ya que ha sido el país con más menciones (15), pero tan sólo uno en el Top Ten. Y muchos se preguntarán ¿Por qué?

Esta es una reflexión personal sobre el panorama gastronómico de mi país, hecho desde la cercanía y la lejanía, pues soy argentino pero vivo en Barcelona.

1.- Inmensidad y diversidad. Argentina es el segundo país más grande de América del Sur y el octavo del mundo. De norte a sur tiene más de 5000 kilómetros de largo y de ancho  puede llegar en algunos puntos a supererar los 1000 kilómetros. No hace falta pensar mucho para imaginar la diversidad de productos que existen y que se pueden descubrir en sus 2.780.400 de Km². España tiene una superficie de 505.992 Km²(menos de una quinta parte) con una diversidad deslumbrante en cada región.

2.- La política de la exportación y el olvido del mercado interno. El mejor bife Argentino, lo he comido en… España ¿Cómo es posible eso? Pues muy fácil. Las mejores materias primas, se exportan porque el exterior paga más. Eso no solo sucede en Argentina, también en otros lugares. Tristemente esto no sólo sucede con la carne; pasa también con los vinos, el grano, el aceite y con toda aquella materia prima exportable. Argentina está mal comunicada y eso es una realidad. Sus carreteras están en un estado deplorable y las vías de ferrocarril, tan utilizadas en épocas pasadas, están condenadas al óxido. El gobierno no se ocupa de mantenerlo ni arreglarlo. Ciudades con grandes poblaciones y producciones propias están aisladas, no tienen forma de trasladar su mercancía. ¿Cómo es posible que sea más rentable y fácil exportar los productos que comerciar dentro del territorio nacional? Esta es la opinión de Alejandro Maglione, conocido y reputado periodista, desde el otro lado del charco.

3.- El desconocimiento de lo propio. Confieso que en mi casa jamás se ha cocinado locro, tamales o una carbonada de zapallo. En mi casa y en la de muchos, la quinua junto con la algarroba, eran las grandes desconocidas; y luego de muchos años tuvieron que venir las dietéticas e imponer una banal moda como algo natural y sano -que por supuesto lo es- olvidándose por completo que se trata de una producto nacional y ancestral. En mi casa era impensable -y menos en la de mis amigos- hacer un asado de vicuña (familia de los camélidos sudamericanos que vive en el altiplano andino) cuando la ternera, el cerdo y el pollo son las estrellas de las brasas. Os pongo en situación, yo nací en Quilmes, a unos 20 minutos de Buenos Aires. Quizás, si hubiera nacido en el norte de Argentina –Jujuy o Salta- todos estos platos o productos típicos regionales serían mi día a día. Pero por desgracia hay mucho de mi país que me he perdido. Sin embargo, desde la más profunda ignorancia alimenticia de la “Gran Capital” jamás nos hemos sentido mal, ya que si no lo conoces, no lo añora -ni lo quieres- y por lógica esa “herencia culinaria” deja de transmitirse a las siguientes generaciones.

4.-La fuerza de las cocinas americanas. Las cocinas más llamativas y atractivas en este momento son las de América Latina. Perú, Bolivia y Chile, las presentadas en Madrid Fusión 2014 como Eje Andino-. Por otra parte está México con una penetración mundial tan fuerte -me atrevo a decir- como la que tiene la cocina Italiana.

Chile se vende mejor -se dice que tiene mejor marketing- Su gastronomía ha pegado un vuelco sustancial con Rodolfo Guzmán de Boragó; y su trabajo “Un año alrededor del Peumo” es excepcional y alentador, teniendo en cuenta que del desierto de Atacama se pueden conseguir esos productos tan increíbles. Por otra parte la carne de Uruguay y de Brasil ya compite con la argentina de igual a igual.

Y ahí está Perú con su personalidad culinaria llena de orgullo y su cultura en lo más alto, siendo objeto de estudio de toda la gastronomía mundial. Gastón Acurio resultó ser un líder natural, un referente a seguir en esta cruzada nacional.

5.- El futuro es de Argentina. Pero ¿dónde quedó la identidad de los argentinos? ¿Existe? Pietro Sorba se lo plantea en su libro- ¿Y Los vinos? Sí, son excelentes y hubo un momento en el que no existía en el mundo un vino -valga de redundancia- con una relación calidad-precio tan bestia, pero ¿Y ahora? ¿Qué productos regionales conoce el mundo de Argentina además de sus carnes a la parrilla? Sinceramente no creo que sea suficiente si queremos destacar.

Queda un camino largo y sinuoso, pero no imposible. Tímidamente se está empezando a darle algo de importancia a los productos regionales.  Pero ¿es esto suficiente? Yo creo que mejor tarde que nunca ¿no? Llámenme optimista o iluso, pero creo que aún estamos a tiempo de ponernos al día. Y ojalá podamos aprovecharnos de esta estela y valernos de esa “defensa al redescubrimiento de lo autóctono” al igual que lo han estado haciendo en Europa y ahora, con total éxito, nuestros hermanos de Latinoamérica. 

GastroACTITUD no es responsable de las opiniones que los usuarios de la web hagan y sean publicadas en la misma 

15 Comments

  1. Ignacio Bettinsoli el 30 junio, 2014 a las 17:39

    Alejandro, Gracias por tu inquietud y por preguntar. En casos como este, en el que la tergiversación busca llevar el tema a otro sitio, que no es el de sumar; y cuando las opiniones -que por cierto son libres- arremeten contra la de los demás, como si de dogmas se tratasen, no queda mucho más por decir.
    Solamente puedo pedirte que practiques el sentido común seguido de una lectura profunda. Yo te invito a que leas con detalle, no solo mi artículo o el de Fondo de olla, sino todo lo anterior que expongo en mi contestación al Sr. Juan Carlos Fola. Ahí podrás sacar algunas conclusiones más claras. Y podrás estar más de acuerdo con uno o con otro; o con ninguno de los dos; y desde ya que será tan respetable como cualquier opinión. Espero que te haya podido ayudar. Gracias por tu interés y ojalá sigamos debatiendo el tema.
    http://fondodeolla.com/disparate-la-argentina-potencia-gastronomica-de-latinoamerica/

    • Ignacio Bettinsoli el 30 junio, 2014 a las 18:00

      Alejandro, podrás leerla si Fondo de olla le da el ok a lo que les escribí. En todo caso de una u otra forma te daré mi punto de vista. Un saludo.

  2. Alejanro el 29 junio, 2014 a las 07:07

    Ignacio, me gustaría saber tu opinión sobre esta nota que está basada en la tuya y prácticamente desmiente todo lo que decís vos acá:

    http://fondodeolla.com/disparate-la-argentina-potencia-gastronomica-de-latinoamerica/

    ¿A quién le creo?

  3. Faustino el 24 junio, 2014 a las 21:03

    Y la contra nota sobre todo lo que se dijo aquí: " DISPARATE: LA ARGENTINA, POTENCIA GASTRONÓMICA DE LATINOAMÉRICA"

    http://fondodeolla.com/disparate-la-argentina-potencia-gastronomica-de-latinoamerica/

    Lean y reflexionen. Escrito desde la misma Argentina…

  4. Mariano Jara el 27 mayo, 2014 a las 19:52

    Muy interesante, mi opinión desde Bcn es, ( cuando quieras nos juntamos a charlar sobre ésto, Ignacio) que la denominación de origen se deja mucho de lado, la verdadera temporada de frutas y verduras, eso que tampoco se enseña en las carreras gastronómicas, donde los "nuevos" cocinero saben nuevos métodos, pero no aprenden la lógica de hacer un plato moderno, quizás de vanguardia, sólo mezclan, aceites de colores reducciones, gelifiaciones, crujientes, hierbas, en todos los platos, y casi nunca adivinas qué vas a comer, o donde de todo eso esta, la estética generalmente no es muy agradable ni apetitoso , yo me inclinaría por los productos que nombrás, de nuestra Argentina profunda, de donde estoy seguro que teniendolos en cuenta, y apuntando a una cocina fresca, simple y con un toque vanguardista, sin tener que copiar como dijo Adriá, conseguiremos varias estrellas.

    • Ignacio el 28 mayo, 2014 a las 15:59

      Mariano, gracias por tu aporte y si, cuando quieras lo debatimos personalmente. No todo es fatídico en mi reflexión. Lo que si creo es que las cosas (buenas y malas) están ahí y desde ya que hay que ordenarlas. Los productos están, los profesionales también y la naturaleza (país) impaciente por decir otras cosas al mundo. Solo queda reconocer cuales son los problemas, arremangarse y aportar todo el conocimiento y las experiencias necesarias para mejorar la situación. Será duro y no vendrá de la noche a la mañana, pero seguro que vendrá. Un saludo.

  5. Mig Bello el 20 mayo, 2014 a las 04:57

    Excelente artículo, saludos desde Anzoátgeui Venezuela

    • Ignacio el 28 mayo, 2014 a las 17:37

      Muchas gracias!!!, Precioso país por cierto. Saludos desde Barcelona.

    • Ignacio el 28 mayo, 2014 a las 17:39

      Muchas gracias por tu comentario!!! Precioso país el tuyo. Saludos desde Barcelona.

  6. belen el 9 mayo, 2014 a las 13:03

    adhiero a la idea de que nos dormimos en los. laureles. sintiendonos la gran ternera del mundo como si eso alcanzara para sostener el exito y reconocimiento en el mundo a lo largo del tiempo y que muchos desconocen (argentinos incluidos) el potecial escondido que tenemos. . Q SE ABRA EL DEBATE! JEJEE saludos desde argentina!

  7. belen el 9 mayo, 2014 a las 12:54

    interesante analisis! en la escuela nos machacaron dciendo q argentina era… un "crisol de razas" pero nunca fuimos conscientes de lo aisladas que estabamos de algunas y que no teniamos. la menor idea de sus costumbres y su realidad..ahi te das cuenta q x mucho q compartas la misma nacionalidad fuimos como extraños. Si uno no se interesa por cultivarse aunque la raiz personal de cada individuo tenga otro origen.

  8. Federico Oldenburg el 9 mayo, 2014 a las 02:05

    El post es interesante, al igual que los comentarios. Pero tanto cuando nos quejamos porque no se reconoce en el mundo a la cocina argentina como cuando decimos -como en este post- que hay que valerse "del redescubrimiento de lo autóctono", no llegamos a plantear la pregunta fundamental: ¿Qué es la cocina argentina? ¿Existe realmente? Creo que esa es la reflexión obligada, más allá de las estadísticas del 50 World Best, de la nostalgia por el locro o de la omnipresencia del asado.

  9. Rafael Ibañez el 7 mayo, 2014 a las 02:16

    Hola Javier! Yo trabajo en un restaurante Argentino de Barcelona, un buen restaurante. Y te aseguro que no se os reconoce NADA. A parte de la carne, Argentina es la gran desconocida…tanto en materia de vinos como en pastelería. Y te aseguro que yo, español, he llegado a explicar a Argentinos de Bs. As. que carajos es un locro salteño! ¡No habían oído ese plato nunca! Y por lo que respecta a vuestra imagen internacional: estoy harto de explicar a los ingleses, rusos y alemanes que la comida argentina no es picante y que no lleva jalapeños …que por ser América latina no significa que sea México. Estoy totalmente de acuerdo con el artículo, Argentina se tiene que poner las pilas hasta que se le reconozca su vino, su pastelería deliciosa y sus productos autóctonos. HAY MAS VIDA DESPUES DE LA MILANESA Y LA EMPANADA!

  10. Javier el 6 mayo, 2014 a las 15:38

    Un poco desacertado el post, estoy viviendo en Francia y he viajado por todo europa (no importa que pais , pero en todo lugar hay restaurantes de comida Argentina) y puedo asegurar que se nos reconoce, ademas de la carne, por nuestros vinos (Malbec princialmente, y espumantes) y por nuestra pasteleria, que me atrevo a decir mil veces mejor que la de Francia…Y en la parte de que se exporta lo mejor, si puede ser cierto, pero por mi parte <<la mejor carne la he comido en mi querida Argentina>>En Francia la fruta y verdura que dice venir de Argentina, deja mucho que desear.Yo soy de Mendoza y las comidas tipicas son lo principal en cualquier region, y me cuesta creer que exista casa alguna en la que no se haya cocinado un locro, si tiene que ver esto de lma falta de vias de comunicacion, pero tampoco estan tan aisladas las regiones, Mendoza de por si tiene un auge gigante en exportacion.
    Bueno esto es simplemente lo que queria expresar, me gusto la nota..pero creo que podriamos tirar un poquito mas para arriba.
    Saludos.

    • Ignacio el 28 mayo, 2014 a las 17:58

      Muchas gracias Javier por tu comentario. La idea no es quedarnos con que la mejor carne del mundo es la Argentina o que la pastelería Francesa este sobrevalorada a comparación con la nuestra. No podemos seguir pensando que todo lo mejor esta en Argentina y lo de afuera es peor. Peor ¿por qué? ¿Por desconocimiento? ¿Por no aceptar que en otros sitios también saben hacer carnes a la parrilla? El debate en todo caso es más profundo y si, Mendoza exporta vino además de ser una provincia muy productiva; y esta "relativamente" bien comunicada con la gran capital, pero no te olvides que Mendoza es una Gran provincia que cuenta con un poder económico que no todas tienen. Insisto el post no busca ser negativo, ni derrotista, es solo una opinión de alguien que también viaja por el mundo y por su país que busca ser crítico y a la vez constructivo. Un Saludo. Y nuevamente gracias por tu opinión.

Deja un comentario





Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar