En la presentación del magnífico libro del fotógrafo José Luis Iniesta, Camarena resaltó la vigencia de la institución valenciana que otorga un fuero especial a los agricultores de proximidad


El cocinero Ricard Camarena reivindica  ‘La Tira de Contar’, el privilegio que se otorgaba a los agricultores de la vega de Valencia, para que pudieran vender sus productos en los mercados de la ciudad sin necesidad de intermediarios. Los orígenes se remontan a la época árabe. Fue oficializada en 1.238 por el rey Jaime I de Aragón, el Conquistador, en los fueros de la ciudad y Reino de Valencia.  “Jaime I entendió algo que ahora no se acaba de entender: proteger a los agricultores y su trabajo y que éste llegara al consumidor final sin intermediarios”, afirmó el cocinero Ricard Camarena durante la presentación del libro ‘La Tira de Contar. Los actores de la agricultura de proximidad’ del fotógrafo Jose Luis Iniesta. “La clave es que no toda la cadena añade valor al producto, pero sí que suma precio económico al producto”, sentenció Camarena.

Foto José Luis Iniesta

Siete siglos de historia

Este fuero, que se ha mantenido inalterable hasta hoy, es el que ha hecho que los agricultores valencianos sean los propietarios de los frutos de su trabajo. Una huella histórica del siglo XIII, que sigue existiendo actualmente en Mercavalència, convertida en un sistema de comercio único en el mundo que garantiza la venta diaria del producto fresco de temporada procedente de la agricultura de proximidad. El punto de conexión vital entre la huerta y la ciudad de Valencia.

Fotos del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

 

El pasado y presente de la institución ha sido recogido en un libro en el que el fotógrafo José Luis Iniesta muestra un viaje a través de todo el sistema de producción y venta. Lo realizó durante el verano de 2017 en las huertas de los agricultores de ‘La Tira de Contar’.

La presentación del libro tuvo lugar el «La Cambra» del Mercado de Colón.  Iniesta, estuvo acompañado por el cocinero Ricard Camarena, por el agricultor y vendedor en la Tira, Salvador Meseguer, y la profesora de la Cátedra Tierra Ciudadana de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Gloria Bigné.

 

Herida de Muerte

Para el agricultor Salvador Meseguer, ‘La Tira de Contar’ es su vida. “Ha sido más de 40 años mi sistema de vida y de mi familia. Es una forma diferente de vida”, ha reconocido, porque después de trabajar la tierra, tiene que ir a vender sus productos a las 3 de la madrugada. Como actor principal cree que ‘La Tira de Contar’ está “herida de muerte porque la gente está abandonado la tierra porque no tiene rentabilidad y no tenemos apoyo de nadie”.

“Sería una lástima que se perdiera. Éste es un mercado único que no se aprecia. Las tiendas de barrio y los mercados municipales, cada vez vienen menos. Es un producto fresco que lo echaremos a faltar cuando desaparezca”, ha añadido.

 

Fotos del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

Foto del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

 

Ricard Camarena reivindica «La tira de contar»

Camarena se ha lamentado de que ‘La Tira de Contar’ “no esté escenificada en la ciudad de la forma que debería”. En lugar de estar en un sitio céntrico o emblemático de la ciudad “está a las afueras, al lado de una depuradora”.

 

Fotos del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

Fotos del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

 

El cocinero considera que si el agricultor tiene que defender su producto, “debería tener un lugar más accesible, y quizás unos horarios más razonables, porque las cosas que no se ven dejan de existir”. Al mismo tiempo ha reconocido que es “complicado encontrar un lugar donde haya dos mercados, uno para mayoristas y otro para el consumidor final. Hay que buscar ese equilibrio y esa flexibilidad”, ha solicitado.

 

Foto del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

Foto del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

A este respecto, Salvador Meseguer ha contestado que “el problema es que  València tiene dos mercados de abastos: el de El Puig y el de Mercavalencia. No sé a quién se le ocurrió la idea”, se ha lamentado. “Es cierto que antes venía a comprar gente de Zaragoza o de Madrid, pero ahora ya no viene nadie de fuera”, ha aclarado.

Camarena considera que los cocineros tienen una “responsabilidad importante” en todo esto “porque cuando señalamos algo, se genera una demanda de ese producto”. De ahí la importancia de cómo Ricard Camarena reivindica «La tira de contar». La cuestión es que como consumidores «no tenemos el criterio para diferenciar el producto bueno, del muy bueno, o el ecológico de uno hecho en una cultura intensiva”.

Por su parte, la profesora de la Cátedra Tierra Ciudadana, Gloria Bigné, ha indicado que una línea de trabajo a tener en cuenta para solucionar estos problemas sería la de “sensibilizar para acercar la Tira al consumidor final o a los mercados y tiendas de barrio”.

Sello de calidad

Otra línea de trabajo sería “crear un sello de calidad de los productos de la Tira”. Con este sello se haría “labor didáctica” entre precio y el valor de los productos «para reconocer el esfuerzo de los agricultores”.

Foto del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

Foto del libro La Tira de Contar, de José Luis Iniesta

Por su parte, el autor del libro, José Luis Iniesta, ha manifestado su alegría de que su trabajo y su obra se hayan convertido en una “herramienta” para dar a conocer ‘La Tira de Contar’ y  “poner el foco para que se sepa que esto existe”. “Hablar de ‘La Tira de Contar’ y debatir sobre su futuro gracias a unas fotografías es magia”, ha finalizado.

El trabajo de Iniesta, es un relato visual que dirige la mirada hacia los actores del territorio que hacen posible esta realidad.

Gastroactitud

Gastroactitud

Pasión por la gastronomía.

Deja un comentario