Las celebraciones del Año Nuevo chino se han repetido en infinidad de ciudades alrededor del mundo. El Año del Mono ha empezado con tradicionales cenas en la noche de su víspera


El Año del Mono empezó oficialmente el 8 de febrero y durará hasta el 27 de enero de 2017 y en hogares y restaurantes del mundo entero se celebró la fecha de la manera tradicional: con un festejo repleto de comida y bebida para honrar a los ancestros.

La celebración del año nuevo comienza con una limpieza integral de la casa donde se vaya a celebrar, para evitar malos espíritus y comenzar con buen ambiente el año entrante. El resto de tradiciones  y festejos se llevan a cabo con la idea de honrar a los ancestros y recordar a los miembros de la familia y amigos que ya no están. Entre las muchas tradiciones está el uso del color rojo en decoraciones y vestidos, para atraer la buena suerte y el festival de luz que celebran cuando se lanzan los fuegos artificiales. El plato fuerte de la celebración es una copiosa cena en la víspera del día de Año Nuevo.

Como en las celebraciones occidentales, en China las familias visitan a otros familiares y amigos para dar buenos deseos y entregar pequeños regalos, como por ejemplo, mandarinas y naranjas, así como cualquier tipo de dulces, símbolo de la buena suerte. La comida en estas celebraciones es abundante y rica, y aunque cada familia tiene sus platos estrella, coinciden en la gran cantidad de ésta. Mariscos, pescados, vegetales verdes, tallarines largos y todo tipo de dulces y bollos componen el festín, cada uno con una simbología diferente. El marisco y el pescado representan la abundancia, los vegetales verdes buscan las cosechas buenas y abundantes, el pollo simboliza la riqueza, ly los dulces, bollos de vapor, riqueza mayor que la del año pasado. 

Esta abundancia no es en vano, en parte es para impresionar a Zao Jun o Zao Chen, el dios de la cocina, protector del hogar. Cuenta la leyenda que Zao sube al cielo en la víspera del Año Nuevo para reportar al Emperador de Jade sobre el comportamiento de cada familia durante el año anterior y que éste actúe en consecuencia.

 

A continuación te proponemos algunas tiendas especializadas donde poder encontrar productos tradicionalmente usados en China. 

Supermercado Asiático Iberochina Calle General Margallo, 4. Madrid.

Este supermecado se encuentra en una zona plagada de tiendas asiáticas. Aunque vende productos de todo tipo de continente asiático, hay una gran cantidad de alimentos chinos en su selección. Hierbas, arroces, harinas e incluso utensilios de cocina que resultan difíciles de encontrar en España, son algunas de las cosas que se pueden encontrar en su interior. 

Extremo Oriente. Plaza de España, 20. Madrid. 

Esta tienda especializada se encuentra en un enclave que ya se ha popularizado como lugar de culto de la cultura china en Madrid. El paso subterráneo del aparcamiento de Plaza España es un pequeño oasis de oferta china. En él se encuentran una agencia de viajes, un restaurante y un supermercado repleto de productos auténticamente chinos. 

Supermercado Oriental Calle Mozart, 2. Madrid

Esta pequeña tienda es otro de los clásicos supermecados chinos en la ciudad de Madrid. Aunque es pequeño tiene una gran variedad de salsas, arroces, bebidas y menaje del hogar. 

 

Para quien no disponga del tiempo para comprar y cocinar, otra buena opción es celebrarlo en un restaurante auténtico. Te apuntamos algunas direcciones de restaurantes que te harán sentir en China, sin salir de España. 

Out of ChinaCarrer Aribau, 112. 93 451 55 55. Precio medio: 20 euros. 

En este restaurante de el Eixample de Barcelona se comen auténticas delicias chinas. Se caracterizan por tener un menú apto para celíacos y gran variedad de platos para vegetarianos. Entre lavariedad de su carta hay alguna opción moderna y fusión, como los raviolis de pato y foie o la sorpresa de queso fundido, pero reinan los clásicos chinos: dim sum o pato pequinés. Cuenta con servicio de take-away. 

 

Chen Ji. Carrer d'Alí Bei, 65. 93 247 68 31. Precio medio: 15 euros. 

El Chen Ji es una auténtica casa de comidas china en la zona de Arco de Triunfo. La clientela mayoritariamente asiática demuestra su calidad. Las bebidas también son autóctonas y las raciones suelen ser abundantes. 

ShangaiCarrer Bisbe Sivilla, 48. 93 211 87 91  . Precio medio: 50 euros. 

Los propietarios de este restaurante llevan toda la vida trayendo un pedacito de China a Barcelona. Los hermanos Kao llevan ahora el restaurante que su padre, Kao Tze Chien, abrió en 1976 después de haber tenido otro restaurante en la ciudad, el Pekín, desde 1964. Ambos regentan cocina y sala y poseen uno de los restaurantes más populares de Barcelona.

 

 

Don Lay. Paseo de Extremadura, 30. Madrid. Tel: 91 463 45 46. Precio medio: 25 euros

En este restaurante se elabora, sobre todo, cocina cantonesa y destaca en su carta el dim sum. Es considerado uno de los mejores y más clásicos de Madrid. Platos como el cerdo laqueado o la lubina con verduras son clásicos de su carta. 

 

 

 

Zen Central. Doctor Esquerdo, 136. Madrid. Tel. 91 593 66 30. Precio medio: 25 euros

Su cocina cantonesa es un éxito asegurado. Sus platos son tradicionalmente chinos, pero sin estridencias. En su carta se pueden escoger delicias de toda clase de entre 75 platos ofertados, entre los cuales están el ramen, los tallarines con gambas o los clásicos rollitos. 

Gastroactitud

Gastroactitud

Pasión por la gastronomía.

1 Comment

  1. Jose Recetas el 16 septiembre, 2017 a las 11:38

    Me ha gustado este artículo, mil gracias por compartirlo y prosigue así.

Deja un comentario