70 viticultores se presentaron en Viñateros! The Spanish Wine Revolution, la gran cata del vino español en la capital británica.


«Voy a pedir el pasaporte español, yo ya no tengo nada que ver con esto», confesaba Norrel Robertson a las puertas del Blues Kitchen, garito trasnochado del barrio de Brixton, apurando un cigarrillo junto al responsable de El Bar de Gastroactitud.com en la helada noche que acogió a los viticultores españoles que se animaron a sacudir el esqueleto tras el multitudinario encuentro Viñateros! The Spanish Wine Revolution is back. Robertson, alias El Escocés Volante, es un Master of Wine que en 2003 llegó a Calatayud y se quedó prendando de sus viejas garnachas para siempre. Tal es así que ahora viaja al Reino Unido como garnachista aragonés, haciendo panda con otro de los viñateros en alza de su región: Fernando Mora, de bodegas Frontonio. Otro que también se anima a asomar el morro al frío para asegurar que «Argón es el nuevo Priorato». ¡Hala! Habrá que verlo.

En su segunda edición, esta singular ¿cata? ¿exposición? o como quiera que se llame este importantísimo evento que contribuye a afianzar la labor de los productores que han revolucionado el universo del vino español, ha conseguido traer a Londres, nada menos que ¡70! viñadores. La mayor parte de ellos, pequeños viticultores. Y solo unos cuantos abocados a una producción mayor, pero siempre bajo los parámetros de una rigurosa calidad, preceptos ecológicos o biodinámicos y orientados a la elaboración de vinos auténticos. Porque los más «grandes» de estos viñateros son Remelluri, Recaredo, Gramona y Can Ràfols dels Caus, nada menos. Es decir: nada que objetar para los que buscan pureza y fidelidad al terruño.

Entre el resto de los spanish revolutionaries que se concentraron el pasado martes 25 de febrero en el Lindley Hall del barrio de Pimlico –edificio finisecular donde la Royal Horticultural Society realizó sus primeras exposiciones–, una buena representación de la generación qu durante los últimos años viene haciendo ruido para llamar la atención sobre variedades y terruños olvidados, al mismo tiempo que pide la voz para cambiar normas y encorsetamientos.

Alguno dirá que son los de siempre, pero cuando los que se unen son 70, y están amparados por 14 importadores, pues la cosa va en serio. Quien quiera oír, que oiga. Desde Galicia a Jerez y desde Canarias a Cataluña, del Bierzo a Murcia y del País Vasco a Baleares, pasando por Madrid, Rioja, Ribera del Duero, Valencia… España es un hervidero de vinos buenos y diferentes. Artífices de esta revolución son muchos de los que han estado en Londres, como Telmo Rodríguez, tanto como descubridor en Valdeorras como reinventor en Remelluri; Comando G, valedores de las garnachas de Gredos; Rafael Palacios, mentor de grandes blancos en también en Valdeorras; Terroir al Limit, intérpretes de los austeros terruños del Priorat; Dominio do Bibei, reveladores los vertiginosos viñedos de la Ribeira Sacra… y así, hasta 70 expositores interesantes, en una selección que ya quisiéramos ver en España.

Como fin de fiesta, concierto de The Winedrinkers en Pop Brixton, presentado por Mariscal Romero para romper una noche gélida y feliz.
Rock and roll setentero anglófilo by spanish viñateros & wine writer.

Foto: Pablo Calatayud

Deja un comentario