La perfección no existe, pero la cocina de Albert Adrià se acerca bastante. En el nuevo Enigma el barcelonés demuestra que es un cocinero total y casi perfecto

DIRECCIÓN: Calle Sepúlveda, 38-40 Barcelona (BARCELONA) .ESPAÑA

CONTACTO: 616 69 63 22   https://www.enigmaconcept.es/es/


PRECIO: De 120 € a 180 €

TIPO DE COCINA: Creativa

DÍAS DE CIERRE:Martes cena, Miércoles cena, Jueves cena, Viernes cena, Sábado cena


ver ficha completa


COCINERO Oliver Peña

JEFE DE SALA Xabi Alba


APROPIADO PARA: Para ir en pareja, Con amigos, Urbano



Julia Pérez Lozano
Licenciada en Ciencias de la Información por la UCM. Especialista en gastronomía. Autora de numerosos libros y guías. Trabaja con lo que más le gusta: las palabras y los alimentos.
VALORACIÓN 9.5/10

Enigma cerró en 2020 por la pandemia. Hace apenas unas semanas ha abierto el nuevo Enigma (Barcelona). Una singular propuesta en la que Albert Adrià demuestra que es un cocinero total, capaz de convertir en algo inverosimil la textura de un alimento y al mismo tiempo cocinar un bogavante a la parrilla de manera impecable. Un todo terreno de los fogones que se encuentra igual de cómodo en el mundo dulce que en el salado, preparando platos tradicionales o racialmente innovadores. Un visionario que ve donde los demás ni siquiera alcanzan. Un genio en lo suyo, aunque para muchos este adjetivo le venga grande a la cocina.

 

Restaurante Enigma Barcelona Albert AdriàAlbert Adrià

Se acabó el menú degustación

Enigma (Barcelona) es un propuesta única, original y, sobre todo, coherente. «No quiero copiarme a mí mismo. No quiero replicar Tickets, ni el viejo Enigma. Esto es otra cosa. Un lugar donde a mi me apetecería comer o tomar una copa con los amigos. Gastronomía informal pero de mucha calidad«, afirma sonriente Adrià. Un concepto en el que el término «experiencia» encuentra perfecta justificación, porque lo que se propone tiene mucho de experimentación. Una representación gastronómica al servicio de la propia gastronomía en la que todo ha sido pensado en función de la comida y para disfrute del comensal.

Tal vez por eso no existe la obligación de someterse a un tedioso menú degustación, aunque la mayoría de comensales acaben componiendo el suyo propio. La carta es una lista de bocados, todos sugerentes -tanto que no se sabe cuál rechazar, ni por donde empezar- que van de las tapas o finger food al marisco a la parrilla pasando por el sushi. Cada uno elige qué comer, cuánto y dónde. También lo que quiere pagar. El ticket medio ronda los 170 euros. Si se viene hasta aquí es para hacer un festival ¿o no?  El campamento base es la mesa, pero después hay visitas, no obligadas, a las barras satélites.

 

El embrujo de la barra

En una de ellas, una sugerente oferta de sushi. Al frente, una mujer. Si hay que romper tabúes, empecemos por este: las mujeres no calientan el pescado con las manos.  Kioko Ii, prepara elegantes piezas de de arroz y pescado. «Albert quiere nigiris pequeños, son más fáciles de comer, pero cuesta más trabajo elaborarlos» explica. Llegan aderezadas, listas para disfrutar. El pase japonés se compone de 5 piezas y cuesta 30 euros.

 

Restaurante Enigma Barcelona

Kioko Ii cortando pescado para elaborar sushi

 

Cortes impecables, wasabi fresco recién rallado y un arroz al que le falta un punto para ser seda. Siempre hay posibilidad de mejora. La perfección como meta. ¿Tiene sentido combinar dos cortes de atún  en un mismo bocado: ventresca y lomo? Un lance para la reflexión.

 

Restaurante Enigma Barcelona Nigiri de caballa

Nigiri de caballa

 

Restaurante Enigma Barcelona niguiri de atún

Niguiri de dos partes de atún: ventresca y lomo

 

En este punto ya está claro que la calidad del producto aquí no se cuestiona. Por si alguien  aún lo dudaba, llegan las gambas, rojas, crudas, curadas en sal y té ahumado y pintadas con aceite de almendra.  ¿Le va bien el frío a la gamba? ¿Tal vez templada está mejor? Otro elemento para la reflexión y el debate.

 

Restaurante Enigma Barcelona Gambas rojas maduradas en sal

Gambas rojas maduradas en sal

 

Y el espectáculo continúa en la otra barra, en la que se hermanan plancha y parrilla alrededor del bogavante gallego (42 euros). Troncos tersos  acariciados por la brasa, pinzas crudas, huevas en revuelto, preparadas en la plancha de cromo. Porque aquí, comer es experimentar, disfrutar y decidir cómo te gusta más.

 

Restaurante Enigma Barcelona bogavante gallego a la brasaBogavante gallego a la brasa

 

 

Restaurante Enigma Barcelona Revuelto de huevas de bogavante

Revuelto de huevas de bogavante gallego elaborado a la plancha

Rostro frío, corazón caliente

Enigma (Barcelona) es un viaje a través de una gélida escenografía de cristal diseñada por el estudio de arquitectura RCR, autores también del interiorismo de Les cols). Puede gustar o no, pero esta caverna de falso cristal con techos de malla de alambre salpicados de luz como si de estrellas se tratara no deja indiferente.

 

Restaurante Enigma Barcelona Sala

El inquietante ambiente de Enigma, materiales de ciencia ficción

 

La forzada frialdad del ambiente no es más que un disfraz tras el que se esconde una cocina vibrante, brillante, cálida y arrolladora, la de Albert Adrià.  Un torbellino de sabores, texturas y colores, donde la perfección técnica es una máxima indiscutible e irrenunciable.

 

Restaurante Enigma Barcelona cóctel sólidoCóctel sólido merengue crujiente de remolacha con sorbete americano

 

Un muestrario de texturas y temperaturas que van de lo etéreo a lo mórbido, de lo frío a lo templado. Bocados sorprendentes en los que el hilo conductor es el sabor, rotundo y reconocible. Cócteles sólidos, bocadillos finísimos, empanadillas traslúcidas, tabletas crujientes, láminas de calamar, que parecen pañuelos (no son como las de Mugaritz, la técnica es diferente) acarician el paladar y lo llenan de matices: ácido, picante, amargo…

 

Restaurante Enigma Barcelona bocadillo de jamón ibérico

Nuestro bocadillo de jamón ibérico y panceta, el más fino

 

Restaurante Enigma Barcelona nube de lima con crema de maíz y polvo de chile

Nube de lima con crema de maíz y polvo de chile

 

Restaurante Enigma Barcelona Waffle de albahaca con pistachos y yuzu

Waffle de albahaca con crema de pistachos y yuzu

 

Restaurante Enigma Barcelona mollete con huevo de codorniz y caviar

Mollete con huevo de codorniz y caviar

 

Restaurante Enigma Barcelona Pañuelo de calamar

Pañuelo de calamar

Pasta y pizza versión Adrià

Una de las propuestas más rompedoras es la de las pastas y las pizzas. Versiones inéditas de platos populares como la soba japonesa o la pizza italiana interpretadas por un cocinero que siempre es capaz de ir más allá, saltarse las normas, romper los esquemas y arriesgar. Solo un reproche ¿por qué usar quesos extranjeros teniendo tan buenos quesos en España? Un elemento a mejorar.

 

Restaurante Enigma Barcelona espaguetis de albahaca

Espaguetis helados de albahaca con consomé de tomate y lyomozarella

 

Restaurante Enigma Barcelona Pizza de pâte choux mousse de Gruyère, limón marroquí y almendras

Pizza de pâte choux mousse de Gruyère, limón marroquí y almendras

 

Restaurante Enigma Barcelona Pizza de pâtè en croûte

Pizza de pâtè en croûte solomillo curado y ahumado, presa ibérica, foie gras y pistacho

 

Restaurante Enigma Barcelona Pizza de aguacate

Pizza de pasta prick con aguacate king crab y emulsión del perejil

 

Y  en Enigma (Barcelona) aún queda sitio para las salsas: mojar y rebañar. Junto al mole (recuerdo de HojaSanta) la clásica salsa a la pimienta verde, superventas de los años 80 del siglo pasado, y las alitas de pollo, deshuesadas y jugosas servidas sobre su propia piel suflada y una sopa gelatinizada de curry verde. Cocina libre, mestiza, que viaja por el tiempo y el espacio buscando lo mejor de cada momento y cada lugar.

 

Restaurante Enigma Barcelona Berenjena Japón/México com mole negro

Berenjena Japón/México com mole negro

 

Restaurante Enigma Barcelona Alitas de pollo sobre su piel crujiente

Alitas de pollo sobre su piel crujiente

 

El amo del dulce

Los postres son la continuación natural de la cocina salada: texturas y temperaturas sorprendentes; sabores nítidos. Juegos sutiles que despiertan la curiosidad y llaman la atención.  Propuestas que responden a retos: ¿quién es capaz de hacer la tarta de chocolate más fina del mundo? No tiene harina, no pesa, se eleva, se deshace en la boca… ¡polvo de estrellas!

 

Restaurante Enigma Barcelona La tarta de chocolate más fina del mundoLa tarta de chocolate más fina del mundo

 

Enigma (Barcelona) postre de pistachoPostre de pistacho

Almuerzos y tardes de DJs

En Enigma (Barcelona) sólo se ofrece servicio de comida. No hay cena. «Vamos a ver si logramos cambiar los hábitos -explica Albert Adrià. La comida es más saludable y te permite disfrutar más. Cuando te vas haciendo mayor te das cuenta. A mi me cuesta salir a cenar. Además los profesionales de hostelería también tenemos derecho a disfrutar de nuestras familias. Es una de las pocas cosas buenas que trajo la pandemia». A cambio, a partir de las 17h. el restaurante se transforma en un local peculiar a mitad de camino entre una coctelería y un burger bar. Hasta las 21h, cócteles, hamburguesas y sesiones de DJs. Por Enigma sobrevuela el espíritu de Heart. Habrá que ver si la propuesta cuaja…

 

Enigma Barcelona Vista de la sala por la tarde a la hora de los cócteles

La sala por la tarde a la hora de los cócteles cambia de color

 

Curso online de crítica gastronómica

El chef: Albert Adrià

No es el pastelero de elBulli, ni sólo es el hermano de Ferran Adriá. Albert es mucho más. Es uno de los mejores cocineros del mundo, que ha trabajado en la sombra. Ahora empieza a sacar la cabeza. Ha llegado para quedarse y no para de poner proyectos en marcha. Es un huracán.

2 Comments

  1. Giovanni el 28 junio, 2022 a las 18:08

    No hai que decir nada más solo “Albert Adrián”fantastico

  2. angel campos el 27 junio, 2022 a las 19:52

    yo conozco a albert,desde hace mucho tiempo.y me alegro que le baya bien,y que su nuevo proyecto salga adelante,siempre fue un buen cocinero y creo que con el tienpo se ha mejorado,si boy por barcelona pasare a saludarlo y poder degustas toda su cocina.lo conoci en el año 85 en el bulli,y lo he visto varias veces despues y os puedo aseguras que sigue siendo igual de buena persona y umilde que el dia que nos conocimos.mucha suerte

Deja un comentario