6 1

Un espacio encantador donde descubrir la cocina tradicional del Valle de Arán y probar la mejor olla de la comarca.

DIRECCIÓN: Plaça de la Paeria, 2 Garos (LÉRIDA) .ESPAÑA

CONTACTO: 973641539   


PRECIO MEDIO: De 50 € a 70 €

TIPO DE COCINA: Casera

DÍAS DE CIERRE:Lunes comida, Martes comida, Miércoles comida, Jueves comida, Doming comida, Domingo cena


ver ficha completa



TIPO DE DECORACIÓN: Rústica



Si quieres acceder a la ficha completa con las valoraciones del autor, has de acceder como socio o registrarte.
VALORACIÓN 6/7

El restaurante Eth Restilhé es una casa de comidas aranesa, encantadora y discreta escondida en uno de los pueblos más bonitos del Valle de Arán, aunque aquí elegir pueblo no es fácil, son todos preciosos.

 

Vista del comedor

 

La familia Sanllehy regenta este local desde hace 35 años. Hoy es Carlos Sanllehy, quien está al frente. Un espacio familiar y acogedor, con media docena de mesas y una cocina vista. En los pucheros de barro cuecen las famosas ollas aranesas. La especialidad que dio fama a la casa por la calidad de los ingredientes que se utilizan para su elaboración. Las alubias (mongetes) son autóctonas y Carlos está involucrado en un proyecto para la recuperación de esta variedad del valle.

 

Fideos y arroz en la olla

 

La  olla aranesa

La olla es “un plato de ebullición, casero y rural, en el que se superponen con un orden riguroso verduras, carnes, legumbres y hasta arroz y fideos”, según sostiene Sanllehy. “Antiguamente era comida de diario, las familias hervían col y verduras con algún hueso de jamón o lo que tuvieran a mano. Las de ahora son de fiesta mayor: un derroche de carnes y embutidos”.  Cada olla es diferente, no hay dos iguales, pero la de Eth Rastilhè tiene merecida fama. Suave de sabor -a pesar de la morcilla, la butifarra, la oreja de cerdo…- reconfortante y ligera es perfecta para cenar, sobre todo después de un día intenso de esquí en la cercana estación de Baqueira.

 

Olla aranesa

 

Los patés y el cerdo

Pero antes de meter mano a la olla hay que probar el paté de la casa, elaborado con las partes nobles del cerdo y especias, que se sirve con pan tostado. Además, está la selección de patés  “Er Obrador deth Resthilè” (queso azul, conejo y otras especialidades) 17 variedades desarrolladas por Carlos para el negocio que tiene en Vielha (Gourmet Occitano) una suerte de colmado moderno donde se ofrecen pinchos, platos de cocina y productos para llevar.

 

Paté de la casa

 

Paté de la casa sobre tostada de pan

 

Cuatro toneladas de chuletas

El otro gran hito de Carlos Sanllehy es la carne a la brasa. En el valle hay muchos lugares para comer carne, pero pocos como el restaurante Eth Restilhé. Al año vende 4 toneladas de chuletón de vaca vieja de raza simmental que le llegan directamente de Alemania y que tarifa a 68 euros el kilo. La prepara sobre las brasas, embadurnada en sal gorda, que limpia una vez que ha alcanzado el punto y unos 20 minutos “para que se rehidrate después de haber estado sometida a una temperatura extrema”.

 

Carlos Sanllehy cortando las chuletas

 

El punto es perfecto, se pueden ver los diferentes colores en la carne y el sabor suave y equilibrado, tal vez demasiado suave para algunos gustos. La chuleta se trocea para ser servida y se acompaña con patatas fritas. Se coloca sobre una fuente de barro caliente que se prepara sobre las brasas.

 

Chuleta con patatas fritas

 

Chuleta troceada lista para servir

Se echa de menos el sabor del buen aceite de oliva, ya que se utiliza una mezcla de semillas que al final priva a las patatas del agradable sabor del buen aceite. Tampoco convencen los pimientos del piquillo excesivamente ácidos a pesar de estar confitados con ajo y aceite.

 

Pimientos y chuleta sobre las brasas

 

La butifarra de la casa a la brasa es otro de los hitos de esta casa donde los productos del cerdo son protagonistas. Y para los que no quieran proteínas porcinas, esta casa es uno de los pocos lugares del valle donde se puede probar la trucha del pirineo, que le suministran de un criadero cercano.

 

Un flan delicioso

El capítulo de postres del restaurante Eth Restilhé es tan escueto como la carta, no más de 10 paltos. El flan, verdaderamente bueno, preparado con leche (sin nata) y huevos. La crema catalana es otra especialidad recomendable.

 

Flan de huevo y leche

Merece la pena echar un vistazo a la carta de vinos, llena de buenas referencias a precios muy razonables. Lástima que no se sirvan por copas, existiendo un invento tan acertado como el Coravin.

 

La sencillez de un comedor de montaña

 

APRENDE A ESCRIBIR UNA CRÍTICA GASTRONÓMICA

Master Crítica Gastronómica

 

1 Comment

  1. Sebastiandelasalturas el 27 enero, 2020 a las 20:19

    Sin duda UNO de los mejores lugares Del Valle de Aran
    Un 10

Deja un comentario