7 1

Ya ha abierto Leña el asador global del cocinero Dani García en el local que antes ocupaba el restaurante de alta cocina con el que consiguió las tres estrellas Michelin. Así es la experiencia.

DIRECCIÓN: Hotel Puente Romano, Av. Bulevar Príncipe Alfonso de Hohenlohe, s/n, Marbella (MÁLAGA) .ESPAÑA

CONTACTO: 952 76 42 52   


PRECIO MEDIO: De 70 € a 90 €

TIPO DE COCINA: Asador


ver ficha completa



TIPO DE DECORACIÓN: Contemporánea



Si quieres acceder a la ficha completa con las valoraciones del autor, has de acceder como socio o registrarte.
VALORACIÓN 7/10

Leña (Marbella), el nuevo restaurante de Dani García, tiene el empaque de los steakhouse norteamericanos a los que se quiere parecer. Un espacio lujoso y sofisticado que podría encontrarse en Nueva York, París o Madrid… Pero que -de momento- está en Marbella. No es un restaurante de temporada, sino todo lo contrario. Está pensado para los residentes, no para los veraneantes; por eso chocan sus tonos negros y cobre que recrean el fuego y el carbón bajo el deslumbrante sol de la costa.

 

Interior de Leña

Dani y su equipo han tenido mucho tiempo para pensar y madurar la idea. Tres meses de retraso forzado que han aprovechado. “Queremos ser un asador global”, dice García. Por eso hay pollos, kebab, chuletas maduradas, alitas en yakitori, porterhouse, wiener schnitzel, hamburguesa… También verduras y hasta frutas que se llevan a las brasas. “Nos dirigimos a un público internacional, una clientela heterogénea que tiene que encontrar lo que busca y a cada nacionalidad le gusta una cosa diferente -explica Dani- Las chuletas maduradas son cosa de tres frikis, nada más, no nos engañemos; también las tenemos”. Entre sus proveedores nombres con sobrada reputación: La finca, Norteños, Txogitxu… Se busca sobre todo regularidad, si se alcanza la excelencia, mejor.

 

Parrillas y asador de pollos al fondo en la cocina de Leña

 

Hijos del rock and roll

Que nadie espere un asador al estilo vasco. Rusticidad la justa.  Tampoco un tres estrellas Michelin. Leña es otra cosa. Dani ha luchado por hacer un concepto muy informal, pero parece que el local estuviera embrujado porque todo rezuma alta cocina, como si el destino se empeñara en no dejarle olvidar su pasado. “Somos lo que somos. El equipo lleva conmigo mucho tiempo y al final nos salen los resabios. Pero está bien. No renegamos de la alta cocina, gracias a ella mejoramos muchas cosas”. Lo dice por la manzana rellena de mousse de foie-gras, un entrante homenaje a Heston Blumenthal que recrea la naranja (magnífica) que sirve en Dinners (Londres).

 

Manzana rellena de mousse de foie-gras

 

Un motivo para volver

Y también por el wiener schnitzel, el escalope de ternera empanado, frito en mantequilla, como se hace en Viena, que es un espectáculo: suflado, sin gota de grasa, crujiente por fuera pero jugoso a la vez, no es fácil encontrar uno mejor en España. Esto no pasa por casualidad, detrás de este plato hay mucha cocina, mucho conocimiento… Y todo para un vulgar filete empanado, pensarán algunos.

 

El clásico wiener schnitzel

 

“Lo interesante ahora es que podemos llegar a mucha más gente. Esto es versátil, divertido, asequible. Aquí puede venir cualquiera a comerse un pollo asado o unos meatballs hechos en yakitori, la parrilla japonesa, y pagar menos de cuarenta euros” afirma García. Y es cierto. La delicadeza con que están deshuesadas las alitas que se preparan al estilo japonés , el acierto de la marinada, todo derrocha sensibilidad.

 

Alitas de pollo asadas en yakitori al estilo japonés

 

Comer sin salirse del presupuesto

En los locales con cartas tan amplias el comensal atento puede ajustar mucho el presupuesto. En esta hay platos desde seis euros. Todo consiste en no dejarse llevar por los caprichos. El pollo y la morcilla siempre son más económicos. Claro que la vitrina de carnes es una provocación irresistible para los carnívoros: chuletas maduradas, vacas, bueyes, wagyu de Japón, piezas de ibérico… Pero tampoco faltan los platos para vegetarianos, un comensal al que cada vez hay que tener más en cuenta. No está mal el maíz a la parrilla con tirabeques y judías de Kenia aderezados con chimichurri, pero las verduras no son el fuerte de la casa, a pesar de que en la carta hay ocho opciones para elegir, incluido babaganus y la clásica ensalada Cesar.

 

Verduras chimichurri, una de las opciones veganas de la carta

 

Otra de las cosas que llama la atención en Leña es el cuidado en el servicio. Al frente del equipo de sala profesionales curtidos en un gran restaurante. El estilo, la elegancia, el saber estar no se improvisan, son años de trabajo, y ahí están. Trinchan, mezclan, flambean y sobre todo saben tratar a cada comensal como espera. Aconsejarle, ofrecerle las bebidas adecuadas, hacer que la visita sea una fiesta. En Leña se mantiene el espíritu de la alta cocina y ojalá que no se pierda porque informalidad no quiere decir trabajar de cualquier manera.

 

Finalizando el kebab de cordero  en la mesa

El placer del exceso

Al estilo de otras cartas-menú de Dani García, la de Leña abruma, tanto que no se sabe por dónde empezar y qué elegir. Desde el  salchichón de aperitivo al carpaccio curado de vaca vieja, el kebab, los yakipinchos, las empanadillas, las hamburguesas

 

Empanada de butterchiken, pollo al estilo indio

 

Todo  en Leña es un poco excesivo, una exhibición  que impresiona y descoloca. Lo mismo ocurre con la carta de vinos y la gran colección de whiskies, rones y otros destilados. Más de una comanda se compondrá de una pieza de carne y copa de sobremesa. Esto va mucho más allá del solomillo y el entrecot. Hay una gran representación de cortes norteamericanos a los que en España no estamos acostumbrados  porque las canales se despiezan de forma diferente. Aquí se puede disfrutar de un ribeye de vaca vieja, un lomo alto de wagyu, un tomahawk madurado, un brisket de ternera ahumado. Una lección completa de carnicería.

Nada está forzado, todo es apacible, apetecible,adecuado.  También hay algunas cosas extraordinarias: el wiener schnitzel (no se me va de la cabeza) o las guarniciones que se pueden pedir con cualquier carne. Los pimientos caramelizados, el  puré de patata aterciopelado y bien trabajado con mantequilla o la deliciosa cebolla trufada,  platos que invitan a volver. Las salsas se sirven a parte y el comensal puede pedirlas a su antojo, otro acierto.

 

 

La carta de Pantagruel

Y por si todo esto no fuera suficiente, también hay varias opciones de pescados, algunos como la lubina (procedente de las instalaciones de Aquanaria en la costa de Gran Canaria) madurados en seco y preparados a la brasa. Lástima que en esta ocasión el punto se pasara. Aún así, la piel presentaba  una textura, debido a la maduración, que es inmejorable. Por eso se sirve con ella hacia arriba, detalle iconoclasta.
Para asegurarse que nadie se va con hambre las raciones son generosas. No basta una visita a Leña para tomarle la medida, de una vez es inabarcable.

 

Lubina madurada a la parrilla

 

En el momento dulce se produce idéntico despliegue. Postres pensados para todos. ¡Qué  nadie se quede sin un buen final! Es dulce y fresca la piña al horno; borracho el baba, aunque la textura de la masa se puede mejorar; y apetecible el suflé de avellana, que hay que trabajar más para que suba perfecto y tal vez acompañarlo de un helado más lácteo en lugar del de lima y jengibre. La tarta di rose, homenaje al cocinero Mateo Perdomo (Contraste. Milán) no tiene desperdicio, cualquier goloso podría comerse varias raciones, la textura del bizcocho que se mezcla con crema es espectacular.

 

Tiradito de piña asada con fruta de la pasión y cristales de menta

 

Tarta di rose y helado de mantequilla tostada

 

Suflé de avellanas con helado de lima y jengibre

 

 

MASTER ONLINE EN CRÍTICA GASTRONÓMICA

Dani García

El chef: Dani García

Profesional intuitivo que ha renovado con elegancia el recetario tradicional andaluz. Su gran dominio de la técnica no resta a su cocina ni una pizca de sentimiento. En 2014 inició una nueva etapa profesional al crear el grupo Dani García

4 Comments

  1. Cristobal el 4 agosto, 2020 a las 00:00

    No hablo del cocinero ,ni de su cocina ,que aun no conozco ,sino del estilo de la critica ,sencillamente ,me encanta .Amplia ,detallista , documentada ,completa -va de los platos al servicio pasando por la bodega – abrumadora en material grafico .Que cunda el ejemplo .Enhorabuena .

  2. Luis el 21 julio, 2020 a las 15:27

    Muy bueno todo,claro ,teniendo 12 horas trabajando a sus empleados pues….este dani es un explotador de sus trabajadores ,trabajando horas,horas y horas ,no llegues un dia 2 minutos tarde sino……hablo con conocimiento de causa, un amigo trabaja con el grupo dani garcia en mi vida le dejaré mi dinero a un tipo que se aprovecha de la gente, a mi parecer ojala le vaya mal y tenga que cerrar por explotador

  3. Gabriel Bascuñana el 26 junio, 2020 a las 07:50

    Buenas espero que estéis bien.
    Creo que esta bien echo el trabajo de Dani.
    Pero es una idea del Grupo Paraguas…
    También recalcar que las carnes maduras no son cosas de tres frikis como dice Dani …he vivido de primera mano que personas hacen más de 200 kilómetros para comer este tipos de carnes y los locales están llenos…
    Pero felicitar otra vez ha Dani y su equipo…MUCHA SUERTE…

    • Cludio el 19 julio, 2020 a las 22:13

      El trabajo bien Hecho y felicitar A Dani… Por favor leamos más

Deja un comentario