5 1

Bajo una apariencia humilde, de taberna de barrio, esconde una materia prima de gran calidad. Por algo ha sido finalista en la categoría de restaurantes de producto para los premios Gurmé Málaga.

DIRECCIÓN: Calle Pedro de Lobo 3 Málaga (MÁLAGA) .ESPAÑA

CONTACTO: 651495373 / 952 25 17 19   


PRECIO MEDIO: De 50 € a 70 €

TIPO DE COCINA: Marisquería

DÍAS DE CIERRE:Domingo comida, Domingo cena


ver ficha completa



TIPO DE DECORACIÓN: Rústica



Si quieres acceder a la ficha completa con las valoraciones del autor, has de acceder como socio o registrarte.
VALORACIÓN 5/6

La calidad de la materia prima que se expone en las vitrinas de la Marisquería El Cateto (Málaga) es un secreto a voces. Lo mismo que la excelente relación calidad-precio. José y Nieves, una entrañable pareja de Riogordo, abrieron el local hace 35 años, pero en los últimos tiempos el esmero en la selección del producto ha ido en aumento. Cada mañana, Jose “hijo” se ocupa de elegir lo mejor, la mayoría de las veces en la lonja de La Caleta de Vélez.

 

Fritura y ensaladilla

Tienen tanta fama que registran llenos diarios, a pesar de estar ubicados en Ciudad Jardín, bastante lejos del centro, y tener aspecto de ser un bar humilde de barrio.

Platos tradicionales como albóndigas, croquetas, huevos fritos de campo y una estupenda ensaladilla rusa, conviven con una excelente fritura típica de la zona: boquerones, calamares y salmonetes son los productos estrella. Cocina andaluza de siempre, sin trampa ni cartón. Elaborada con buenos productos, incluido el aceite de oliva, limpio y claro que utilizan para freír. Son varios los grandes cocineros españoles que han visitado esta casa. Cuentan que uno de ellos pidió a Nieves que le explicara su secreto para freír los boquerones tan bien.

 

Una marisquería de las de antes

Pero El Cateto es sobre todo conocido por sus excelentes pescados y mariscos frescos. Siempre hay bolos, cañaillas, coquinas y conchas finas de la zona. 

 

Aunque también traen percebes gallegos, centollos y ostras, porque en Málaga se aprecia el buen marsico, venga de donde venga.

 

Si se quiere comer “de bigotes” no faltan los estupendos carabineros de talla grande, a la plancha o cocidos. Aunque son más recomendables aún las exquisitas gambas blancas de Málaga o las sabrosas gambas rojas de Garrucha (Almería), con una cabeza de sabor inigualable. Otro imprescindible son las delicadas quisquillas cocidas que traen de Motril o Caleta, con sus características huevas azules.

 

Si el presupuesto lo permite, merece la pena probar las cigalas de tronco, a veces las tienen de gran tamaño. O una buena langosta que suelen preparar frita con huevos, patatas y pimientos. Un bocado tan sencillo como suculento que va ganando adeptos día a día.

Entre los pescados no suele faltar el atún rojo. El morrillo preparado a la plancha es una delicia, ya que pierde buena parte de grasa pero conserva toda su potencia de sabor y su delicada textura. Otros habituales son la urta, el pargo o el besugo: cocina de mercado en estado puro. Lo habitual es prepararlos al horno, aunque en ocasiones se pueden encontrar en algún guiso.

“La carta soy yo”

Para no fallar a la hora de organizar el menú, lo mejor es dejarse aconsejar por Nieves , la propietaria. Nadie como ella para recomendar lo mejor de cada día. Como dice ella,  con mucha gracia: “la carta soy yo” . No solo sugiere con acierto sino que tiene buen tino para medir las cantidades y lograr que el cliente salga satisfecho y no se dispare la cuenta.

La carta de vinos es muy corta, pero hay referencias interesantes con las que poder acompañar la comida. Destacan los vinos de Málaga. José Luis, el hijo, siempre sugiere exitosamente el Mountain blanco, un vino de Telmo Rodríguez. Entre los tintos, Cortijo de los Aguilares (de Ronda) y Pago del Espino son, tal vez, la mejor opción.

El ambiente y servicio son informales. La familia se ocupa de  organizar un salón bastante ruidoso y ajetreado. Eso sí, los precios muy comedidos para la calidad el producto que ofrecen. Y si se quiere comer muy barato, con evitar el marisco es suficiente. Un sitio para disfrutar y repetir una y otra vez.

¿Quieres aprender más sobre gastronomía? Productos, historia, catas…

Master GastroActitud de Crítica Gastronómica

Deja un comentario