Skip to content

Icono gastronómico de Madrid, estos establecimientos de origen familiar, son sinónimo de buena cocina y buenos precios, aunque las nuevas hayan renovado su imagen


Las casas de comidas de Madrid han sido una seña de identidad de la ciudad desde hace más de un siglo. Locales en sus orígenes vinculados a una familia donde la esposa preparaba rica cocina casera, mientras el esposo atendía las mesas y vendía la mercancía.

Comedores de precios económicos y sabores reconocibles por los que desfilaban lentejas, alubias, guisos de rabo, merluzas, pescados fritos, pepitorias… En los años 60 del siglo pasado, la llegada masiva de gente procedente de otras provincias españolas hizo que las casas de comida se convirtieran en la mejor muestra de la cocina regional en la capital. Las había gallegas, castellanas, andaluza, extremeñas, vascas, navarras, murcianas, valencianas, asturianas…

Las nuevas casas de comidas ya no son propiedad de un matrimonio con ganas de prosperar. Las arrancan cocineros jóvenes, bien formados, que ofrecen la comida que demanda el público actual. Entre la oferta autóctona, la fusión se ha colado por una rendija, también la modernidad. Sin embargo, los nuevos locales no han perdido ese tono de cercanía, de complicidad con el comensal al que alimentan a diario a precios moderados.

Las casas de comidas de siempre:

Casa Ricardo

Fernando el Católico, 31. Teléfono:  34 914 47 61 19  Precio: desde 30 euros.

Local castizo como pocos que desde 1935 lleva dando de comer a los madrileños en el barrio de Argüelles. Una casa de comidas como las de antes, como las de siempre, con platos del recetario tradicional español, mesas con manteles de cuadros y parroquianos fieles que acuden varias veces por semana. Su especialidad es el guiso de rabo de toro, pero los callos son otro de sus emblemas. Paletilla de cordero asada, salmonetes fritos, bacalao al pil-pil. Y cocido madrileño.

Casa Mundi

Calle Donoso Cortés, 14. Teléfono:  34 914 46 60 06.  Precio: desde 30 euros.

Sus paletillas de cordero asado, los filetes de gallo (pescado) rebozados fritos y los huevos rotos con patatas le dieron fama desde que abrió en la década de los años 80 del siglo pasado. El local fundado por Hermógenes Martín y Encarna Sánchez fue creciendo hasta convertirse lo que es hoy.  En sus mesas siempre llenas, producto de calidad bien tratado en la cocina. Confort food española en toda regla, en un local que resume perfectamente el concepto de casa de comidas.

De la Riva

Calle Cochabamba, 13. Teléfono+34 914 58 89 54. Precio: desde 35 euros.

Cuando abrió en 1932, De la Riva no estaba donde está hoy, ni José Morán al frente del negocio. Ni el cambio de ubicación (al moderno barrio de Chamartín) ni de dirección supuso alteración en la oferta ni en la esencia del establecimiento. Aquí todo sigue igual: los platos de cuchara, los buenos vinos, las partidas de mus…  Terminado el servicio, De la Riva se convierte en una suerte de club privado con aire castizo. Morán se ocupa de hacer la compra cada día y cantar la carta para tomar las comandas. Desde el congrio guisado a los salmonetes fritos todo está bueno. Para los amantes de la arqueología gastronómica: sesos rebozados, lengua de ternera, criadillas de toro empanadas… De postre flan: uno de los mejores de Madrid

Asturianos

Calle de Vallehermoso, 94. Teléfono+34 915 33 59 47 Precio: desde 35 euros.


Doña Julia Bombín es una asturiana que lleva toda la vida dedicada a la cocina y ha hacer felices a quienes visitan su establecimiento. Un local estrecho, con barra a la entrada y comedor (las seis mesas que se ven en la foto) al fondo, por el que pasa una clientela tan fiel como variopinta. De alguna manera, y gracias a sus hijos Belarmino y Alberto (bodeguero y cronista gastronómico respectivamente) Asturianos es la casa de comidas de los gourmets de Madrid. La fabada, las verdinas, el pote asturiano y su famoso escalope empanado son verdaderos imanes gastronómicos. La carta de vinos se desmarca por completo de la de las casas de comidas al uso.

Taberna San Mamés

Calle de Bravo Murillo, 88. Teléfono+34 915 34 50 65. Precio: desde 40 euros

Típica taberna madrileña fundada en 1913, donde los buenos vinos para el chateo dieron paso a una cocina suculenta que en los últimos años ha comenzado a evolucionar de la mano de la nueva generación. Le dieron fama los callos, siempre entre los mejores de la capital y otras especialidades como el bacalao ajoarriero, las cocochas al pil-pil o más recientemente el steak tartar. Azulejos en las paredes y cientos de fotos y recortes son el santo y seña de este lugar donde se venera el fútbol, de ahí su nombre: San Mamés es el estadio donde juega el Athletic de Bilbao.

Casa Ciriaco

Calle Mayor, 84. Teléfono+34 915 48 06 20. Precio: desde 30 euros.


Lugar de reunión de intelectuales y artistas desde 1887, a principios de 2019 reabrió sus puertas. La muerte de Ángel y Godofredo Chicharro, dejaron a Madrid huérfana de una de sus casas de comidas más entrañables. Entre sus paredes repletas de cuadros, recortes, ilustraciones de Mingote y fotografías se celebraban algunas de las tertulias más importantes de la capital. Hoy los turistas han desplazado a los locales, que aún siguen acudiendo para disfrutar de su afamada gallina en pepitoria o la ensalada de perdiz escabechada. También el rabo de toro y los callos. A la entrada la barra sirve para tomar el aperitivo. Al fondo los diferentes salones mantienen el estilo castizo. Una dirección en el barrio de los Austrias donde cada vez es más difícil encontrar lugares genuinos.

 

Las casas de comidas modernas:

El Quinqué

Calle Apolonio Morales, 3. Teléfono+34 910 73 28 92. Precio: desde: 30 euros.

Cocina desenfadada de raíz popular en este local de Chamartín donde los fines de semana se concentran las familias. Barra, mesas y terraza para disfrutar de las anchoas en salazón, las estupendas croquetas, el erizo con salsa de palo cortado en temporada, las verdinas con berberechos, la fabada o la tortilla de merluza. Sabores de siempre pero con un twist de modernidad que casi siempre agrada. Servicio joven muy agradable y atento. De postre un arroz con leche que no se olvida.

La Tajada

Calle Ramón de Santillán, 15. Teléfono+34 912 32 22 04. Precio: desde 25 euros.

El cocinero Iván Sáez quiere ocuparse de que la gente coma bien todos los días. Por eso nace esta casa de comidas contemporánea de aspecto industrial. Una carta informal con especialidades tradicionales muy bien hechas. Croquetas de jamón, buñuelos de bacalao, torreznos, pisto, ensaladilla rusa, boquerones en vinagre y magníficos arroces además de una selección de platos de cuchara que cambian a diario. El menú del día a 12.80 euros es imbatible. Muy buena selección de vinos que llegan, si hace falta desde el cercano Desencaja, el restaurante de Sáez.

La Maruca

Velázquez, 54. Teléfono+34 917 81 49 69. Precio: desde 25 euros.

Es el prototipo de casa de comidas del siglo XXI. Un espacio luminoso, alegre  y apacible, en pleno barrio de Salamanca. Pero la gracia no está solo en el continente, también en el contenido: una propuesta de cocina casera tradicional que no guarda secretos. Cocina sin pretensiones. A una larga lista de entrantes pensados para compartir: croquetas de carne de cocido, las rabas de Santander, ensaladilla rusa, buñuelos de bacalao  y el delicioso asadillo de pimientos de Isla.  Tajada de merluza tacos de bonito con piperrada,  albóndigas de ternera  y de postre leche frita (antológica) y tarta de queso.

La ancha Zorrilla

Calle de Zorrilla, 7.Teléfono+34 914 29 81 86. Precio desde: 35 euros.

Nino Redruello ha reinventado la casa de comidas que su familia regenta desde hace 50 años junto al Congreso de los diputados. Un lavado de cara, sin restarle ni pizca de carácter ha sido suficiente para poner este lugar donde le corresponde. En la carta platos de siempre, elaborados como siempre. Gambas al ajillo, las famosas lentejas, sesos, tortilla guisada con callos…

Colósimo

Calle de José Ortega y Gasset, 67. Teléfono+34 914 53 14 25 Precio: desde 25 euros.

Cocina joven en el barrio de Salamanca. Sabores reconocibles y precios suavísimos en un local que se ha abierto paso ofreciendo servicio de desayuno, comida y cena. Ambiente informal pero con un servicio cuidado que está atento a los deseos del comensal. La tortilla de patata está entre las mejores de Madrid. Pero también buenas verduras, platos de cuchara, chipirones rellenos, arroces, etc. Para conseguir mesa un fin de semana conviene reservar con antelación.

Ocafú Taberna Gallega

Calle Jorge Juan 29. Teléfono+34 918 26 91 64 Precio: desde 25 euros. Sucursales:Velázquez 87  e Infanta Mercedes 98.

A esta taberna gallega neoclásica se viene a comer su famosa tortilla de Betanzos, una de las mejores de Madrid. Otras elaboraciones buenas y baratas son las croquetas, el caldo gallego y la empanada del día. Muy rico también el pulpo, mejor con patatas, que llena más y evitará tener que seguir pidiendo. El marisco es de buena calidad y se tarifa a un precio muy razonable. Ruidoso e informal, servicio correcto y animada terraza de verano en Jorge Juan.

 

Aprende a realizar Una Crítica Gastronómica

Deja un comentario





Scroll To Top

Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar