El aislamiento impulsa el consumo de verduras. Se detecta un cambio en los patrones de consumo y alimentación de dos tercios de los españoles hacia una dieta más consciente y sostenible.


El confinamiento cambia el patrón de la alimentación. Este es solo uno de los cambios que va generar o acelerar la cuarentena a la que nos ha obligado la #covid19 para frenar su avance mortal. Métodos de compra, hábitos de consumo y  formas de alimentación parece que no volverán a se como eran según se desprende de varios estudios. Entre otros el realizado por Upfiled, la empresa líder en productos procesados de origen vegetal, que fabrica entre otras cosas las tarrinas de grasa vegetal untable Flora.

 

Los jóvenes, al frente de un consumo más consciente

Los jóvenes lideran este cambio, casi el 80% de la población entre 25 y 34 años y el 73% de entre 18 y 24 años afirman haberse vueltos más conscientes de su alimentación.  Hace unos meses reflexionábamos en este artículo de GastroActitud sobre la rebelión del consumidor consciente

A nivel general, durante la cuarentena se ha incrementado la ingesta de fruta (66%), vegetales (59%), producto fresco (49%) y de alimentos ricos en Omega3 (24%), y ha disminuido el consumo de bollería (34%) y de carne (31%).

 

Alimentación vegetal para la salud y el planeta

Los datos del estudio muestran la tendencia de la sociedad por incorporar productos de origen vegetal en su día a día. Tres de cada 10 españoles han optado por más alternativas vegetales de lo habitual durante el confinamiento, y una quinta parte asegura haber utilizado más ingredientes de origen vegetal en sus platos. La salud (67%), el consumo de alimentos ricos en Omega3 para fortalecer el sistema inmunitario (39%), la curiosidad por probar nuevas recetas (35%), y la sostenibilidad (28%) han sido los principales motivos de este giro de la dieta hacia una dieta vegetal, aquella con base de alimentos de origen vegetal aunque no en su totalidad.

“El estudio llevado a cabo por Upfield en España arroja datos sobre la adopción de nuevos hábitos saludables por parte de los españoles durante la cuarentena. El giro hacia una alimentación basada en productos vegetales con los jóvenes al frente cambia el patrón de la alimentación en la etapa post-covid19 y abre las puertas a que este giro se intensifique”, afirma Jordi Fábregas, director general de Upfield en España

 

La disponibilidad de tiempo, clave en el triunfo de la cocina

La cocina se ha convertido en la actividad estrella y muchos españoles están mejorando sus habilidades culinarias (31%). Seis de cada 10 españoles admiten haber cocinado más que nunca, dado que tienen más tiempo (74%), y pueden planear el menú con antelación (37%). Para cerca del 60%, cocinar se ha convertido en un hobby y en una de las principales actividades de distracción durante el encierro.

 

El menú de cuarentena: nuevos platos y cocina tradicional

El tiempo delante de los fogones ha permitido, por un lado, fomentar la creatividad en la cocina de los nuevos “cocineros” (31%), y por otro, rescatar recetas tradicionales que tenían olvidadas (44%). La ensalada (75%), por su sencillez y por ser una opción vegetal muy saludable, ha sido el plato más preparado. Le siguen elaboraciones como la pasta (75%), la tortilla de patatas (65%), las sopas y los purés (63%), y los guisos de toda la vida (59%).

 

Nuevos hábitos y propósitos para el fin de la cuarentena

Ocho de cada diez españoles tienen el propósito de mantener estos nuevos hábitos saludables y un mayor consumo de productos de origen vegetal cuando pase la cuarentena, y el 75% apuesta por mantener en el tiempo una alimentación más sana y sostenible.

Los principales propósitos de la ciudadanía tras el fin del confinamiento incluyen: aumentar la compra de producto fresco (58%), evitar picar entre horas (52%), cocinar más a menudo en casa (49%), optando por alimentos más saludables y sostenibles (34%), comiendo menos carne (34%) y lácteos (17%) y priorizando alternativas de origen vegetal (30%). Eso sí, volviendo a comer fuera, práctica que echa de menos cerca de la mitad de la población (44%).

 

Si te ha interesado este artículo también te interesará:

La dictadura del super contra la alimentación saludable

Deja un comentario