Hostelería de Madrid presenta el movimiento Voces y la campaña Reinventamos la Navidad, para impulsar el consumo en la hostelería durante diciembre.


El acto, ha contado con la presencia de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, acompañada por Juan José Blardony y Tomás Gutiérrez, director general y presidente, respectivamente, de HOSTELERÍA MADRID, y por Mila Benito, directora de Marketing y comunicación de la Fundación Banco de Alimentos de Madrid.

También ha asistido un grupo de proveedores y hosteleros madrileños en representación del sector: Juan José de Madariaga, director comercial de Mahou-San Miguel; Chema León, director de Marketing de MAKRO España; Nino Redruello, cocinero y codirector de Grupo La Ancha; Jorge Llovet, propietario de Grupo Ramses; Cristina Oria, fundadora y directora de Catering Cristina Oria; Javier Goya, cocinero y propietario de Grupo Triciclo; Jesús Almagro, chef de los restaurantes St. James y Naumi, chef y propietaria del restaurante Uemera.

Reinventamos la Navidad

El encuentro comenzó con la intervención de Juan José Blardony, director general de HOSTELERÍA MADRID, quien puso en contexto la necesidad de una campaña de apoyo al sector hostelero como REINVENTAMOS LA NAVIDAD. «Llevamos muchos meses en una situación muy complicada –expuso–. Por eso, queremos dar voz a la hostelería y mandar un mensaje claro: la hostelería aporta mucho a la sociedad y queremos seguir haciéndolo».

No podemos ni imaginar un Madrid sin hostelería

A continuación, tuvo lugar una charla-coloquio entre Begoña Villacís y Blardony, dirigida por la periodista Begoña Tormo. La vicealcaldesa comenzó su intervención lanzando una pregunta: «¿Qué sería Madrid sin hostelería? Sería como si desaparecen las flores de las ventanas. Ese Madrid triste, inerte, no lo queremos; la ciudad perdería su identidad. A diferencia de muchas capitales europeas en las que es difícil comer bien, en cualquier barrio de Madrid hay un buen bar o restaurante. Eso hay que cuidarlo, es un valor para la ciudad».

Villacís declaró que el consistorio es muy consciente de la situación crítica que está atravesando la hostelería madrileña: «Muchos empresarios hosteleros están al límite. Desde el Ayuntamiento estamos haciendo todo lo posible por que toda esa gente valiente mantenga sus negocios abiertos: desde bajadas del IBI y el lAE hasta cambios en la ordenanza de terrazas –para aumentar la superficie, ampliar la temporada, mejorar la climatización, etc.–, medidas que nacen de nuestra sensibilidad por la precariedad actual del sector y que mantendremos en 2021».

Blardony y Villacís coincidieron, además, en la importancia de que la ciudadanía perciba que el sector es uno de los más seguros a nivel sanitario: «Menos del 2 % de los contagios se produce en establecimientos hosteleros», apuntó Villacís; «ya antes de la pandemia, era uno de los más inspeccionados. Esto ha facilitado que se adapten rápidamente a la situación actual».

Reivindicación de ayudas directas y urgentes

«El sector hostelero –que nunca ha sido subvencionado– necesita una inyección directa, no más paliativos», afirmó Villacís, quien agradeció a los hosteleros la solidaridad que demostraron desde el primer momento (con donaciones al hospital de IFEMA, menús, guantes, mascarillas…) y reconoció además que han venido practicando «una forma modélica de hacer presión. En este sentido, VOCES me parece una campaña preciosa, motivadora y en positivo».

«Toda esa solidaridad que recibimos, hay que devolverla. Los vecinos nos debemos conjurar para ello: tomar un pincho de tortilla, pedir un menú por Navidad… para que aguanten. Vamos a salir de esto», continuó Villacís. «Es cierto que, en los últimos días, sobre todo en los recientes puentes, el consumo ha repuntado un poco. Los restaurantes son sitios muy seguros –les va el negocio en ello– pero hay que tener cuidado y disfrutar con sensatez», comentó Villacís en relación con las aglomeraciones producidas estos últimos fines de semana en el centro de la ciudad.

Villacís destacó la buena relación entre la hostelería y el Ayuntamiento de Madrid, que se entienden a la perfección y trabajan mano a mano. Blardony coincidió en la necesidad de interlocución con las administraciones públicas y señaló que no volver a cerrar completamente los establecimientos hosteleros en la ciudad «ha permitido conservar más de 8.000 puestos de trabajo.

Estimamos que entre un 20 y un 30 % de los negocios no podrán continuar, desde HOSTELERÍA MADRID vamos a ayudar a resistir. Apostamos por reinventarnos y por adaptar los negocios a las nuevas demandas –por ejemplo, el servicio a domicilio va a ser muy importante–. Estamos ilusionados por superar esta situación».

En la charla también surgieron referencias al posicionamiento de Madrid como motor económico en el que la gastronomía juega un papel fundamental y a su poder de atracción de turismo. «Hay que aprovechar las ayudas europeas e invertirlas bien, para seguir prestando servicio a los madrileños y, en el futuro, a los turistas. El objetivo es que la capital sea líder en gastronomía», dijo Blardony. «Desde el Ayuntamiento hemos duplicado la inversión en turismo en la ciudad de Madrid, porque tenemos mucho que enseñar», confirmó Villacís.

Ejes de la campaña

Destacan la promoción de los menús navideños, la creación de tarjetas-regalo en sustitución de las cenas de empresa y la colaboración solidaria con la Fundación Banco de Alimentos.

Deja un comentario