En vista de que no se debe salir de la Comunidad de Madrid, esta es una lista de escapadas por los alrededores para disfrutar de buena cocina y, en algunos casos, de preciosos paisajes.


Estos son diez restaurantes de la Comunidad de Madrid a los que merece la pena ir a comer si se está planeando un recorrido por los alrededores de la capital. Los hay históricos, famosos, con estrella Michelin y casi desconocidos. De cocina tradicional y moderna, española o de importación, lujosos y modestos, caros y económicos, de los que sorprenden y de los que no defraudan.

 

El mesón de Doña Filo

Calle de San Juan, 3. Colmenar del Arroyo. Teléfono918 65 14 71. Precio: 60-75 euros.

Cuando llega el otoño los pasos de muchos gourmets madrileños se encaminan hacia el Mesón de Doña Filo, sus menús de setas y de casquería son una tradición en la Comunidad de Madrid. Julio Reoyo es un maestro del fuego lento, el chupchup y la cocina antigua. Los callos, la lengua, las mollejas o el hígado no tienen secretos para él (aquí aprendió a cocinar Javi Estévez de La Tasquería). Recetas con regusto casero y tradición madrileña, a las que Reoyo da una vuelta de tuerca. En la sala, Inma, su mujer hace que todos se sientan a gusto, recomendando con mucho acierto. Hasta el 29 de noviembre las XXII Jornadas de la Casquería: sesos de cordero, asadurilla, tendones, rabitos de cerdo… ¡Un festín!

 

Montia

Calle Calvario, 4.  San Lorenzo de El Escorial. Teléfono911 33 69 88. Precio: 75-100 euros.

Hace ya unos años que Luis y Dani abrieron este coqueto restaurante en la sierra. Un local pequeño, de acceso difícil, pero con encanto. Su apuesta radical por un menú elaborado con productos del entorno acompañado con vinos naturales sigue intacta. Eso significa que la carta de vinos es muy especial (nada de bodegas comerciales) y que no hay carta, solo tres menús degustación (60, 75 y 80 euros) con productos de temporada. Ahora por ejemplo setas y caza, así que a los que no les guste mejor que se abstengan porque no hay elección. Platos ligeros, vistoso, muy bien compuestos. Cocina contemporánea bien concebida y elaborada. Buena selección de quesos. Los que prefieran algo más castizo pueden probar el cocido de El Charolés.

 

Sala del restaurante Montia

 

Casa Ochoa

Calle de la Virgen de las Nieves, 7.  Puerto de Navacerrada (Cercedilla). Teléfono918 52 14 30. Precio: 40-60 euros.

Es un histórico del Puerto. La familia Ochoa ha estado vinculada al esquí y a la cocina desde hace generaciones. Lo que comenzó siendo un merendero se ha convertido en un restaurante respetado y siempre concurrido. Los fines de semana las familias y los grupos de amigos llenan las mesas. Siempre hay bullicio y buen ambiente. Si hace buen tiempo la terraza bajo los pinos es muy agradable. Para comer judiones de La Granja, una morcilla buenísima con huevos fritos impecables y una carne de la Sierra de Guadarrama cuyo proveedor es uno de los secretos que Manolo Ochoa no suelta. Aquí todo es casero, los postres también, y están muy buenos.

 

 

La casa de Manolo Franco

Calle la Fuente, 6. Valdemorillo. Teléfono626 61 57 39 Precio: 60-90 euros.

Valdemorillo siempre fue uno de los pueblos más animados de la pre-sierra, sus fiestas y sus bares tenían fama. Uno de ellos, Casa Manolo, se ha convertido en un elegante restaurante de la mano de Manu Franco que, sin abandonar su carrera de periodista deportivo, se ha liado con la cocina (después de estudiar en Le Cordon Bleu) para continuar con el legado familiar, reinaugurado hace menos de un año. El espacio es moderno, coqueto, luminoso… En la carta platos de un cocinero que quiere agradar al comensal y sorprenderle. Humor, juego y mucho trampantojo, pero en el fondo sabores reconocibles de una cocina pegada a la temporada, que apenas ha echado a andar.

 

Horno de asar Paco

Calle Pradillos, 11. Los Molinos. Teléfono918 55 01 38. Precio: 45-65 euros.

En una bonita casa de piedra serrana, este asador lleva años apostando por la calidad en una zona -la sierra de Madrid- donde cada vez es más difícil comer bien. El lechazo, asado en el horno de bóveda, le dio fama, pero también la calidad de las carnes que preparan y sus deliciosas chuletitas de lechal. Tampoco está mal la sopa castellana. Las croquetas son otro hito de la casa: de jamón, de idiazábal y en temporada de setas.

Pizzeria La cúpula

Calle Goya, 25. Las Matas (Las Rozas). Teléfono 916 30 91 47 Precio: 15-25 euros.

Una de las mejores pizzerías de la Comunidad de Madrid está escondida a pocos metros de las tapias del Monte del Pardo. Un local pequeño y algo destartalado, pero con un magnífico horno del que salen unas pizzas de masa fina y crujiente como pocas. Mozzarella de calidad, tomates ecológicos y productos escogidos (muchos de ellos con sello ecológico) para componer unas pizzas que son gourmet sin decirlo. Entre nuestras favoritas la tricolori (con pesto), la de boletus (solo en temporada) y la de calabacín. No nos gusta la de trufa, porque le tenemos declarada la guerra a los aceites sintéticos.

 

Chirón

Calle Alarcón, 27. Valdemoro. Teléfono: 918 95 69 74. Precio: 50-100 euros.

El empeño de los hermanos Muñoz por convertir su pueblo en un destino gastronómico si en pie. Una propuesta de alta cocina en el sur de Madrid que bien merece una vista. Iván, el cocinero, ha logrado renovar con éxito algunos platos tradicionales como el cocido, los callos o la pepitoria a los que añade algunos guiños pero sin que pierdan un ápice su esencia. Profesional fino y elegante, sus menús degustación son siempre un motivo de disfrute. Bajo los nombres Tajo (98,50€), Tajuña (58.50) y Jarama (78,50) ofrecen platos de temporada con querencia al recetario local: soldaditos de pavía, conejo en escabeche, bocadillo de calamares, rosquilla de morteruelo. Al mediodía un menú ejecutivo por 30€ que no tiene desperdicio. De la parte líquida se encarga Raúl: vinos de Madrid y mucho más.

 

Plato del restaurante Chirón Valdemoro

 

 

Casa José

Calle de Abastos, 32.  Aranjuez. Teléfono918 91 14 88.  Precio: 50-80 euros.

Para probar las verduras de la legendaria huerta del Picotajo, una de las más antiguas de Europa, que está en Aranjuez, nada mejor que reservar mesa en Casa José, un histórico de la villa. Un espacio coqueto junto al mercado de abastos con una barra en la que se sirve una de las mejores tortillas de patata de los restaurantes de la Comunidad de Madrid porque hay cosas que no cambian. Platos de temporada cocinados con la elegancia que caracteriza a Fernando del Cerro: cebolla asada, focaccia de boletus, ensalada de hojas tiernas con papada… Además, un singular menú degustación con carne de ovino madurada, Del Cerro siempre fue un cocinero inquieto. Ofrecen además de la carta, dos menús (65 y 75€). De la bodega se ocupa con gran acierto su hermano Armando, el otro pilar de la casa. En los últimos meses han puesto en marcha PanyCo, un servicio de bocadillos a domicilio que tiene encantados a los ribereños.

 

 

La cabaña de Soto

Plaza de Chozas, s/n. Soto del Real.  Teléfono918 47 78 82 Precio: 60-80 euros.

El otoño es el momento ideal para disfrutar de los platos de setas y caza. Las jornadas empezaron en octubre y no se sabe hasta cuando durarán. En el entorno de la sierra, donde comer bien cada vez es más difícil,  La Cabaña de Soto es un espacio amplio, luminoso, con terraza y jardín, perfecto para estos tiempos nuevos en los que andamos necesitados de ventilación y distancia. Cocina de temporada y una buena selección de carnes a la parrilla: t-Bone de frisona, lomo de vaca gallega, Ribeye de charolesa…

 

 

Mesón Maito

Paseo de los Álamos, 5.  Miraflores de la Sierra.  Teléfono918 44 35 67. Precio: 40-60 euros.

Un asador serrano en el centro de Miraflores, unos de esos lugares que conserva el tipismo que le ha dado fama. Inaugurado hace 70 años, antes de ser restaurante fue bar y casa de comidas para dar servicio a los obreros que trabajaban en la construcción del ferrocarril.  Destacan los asados en horno con leña de encina, sobre todo el cordero, y las carnes rojas a la parrilla, aunque también tiene pescados y en temporada, setas. Cocina tradicional, sin rebuscamientos, pero con algún detalle de los que Maíto aprendió trabajando con el maestro Subijana.  De postre requesón de Miraflores.

 

Formación en gastronomía. Cursos on-line

Deja un comentario