Skip to content

Con Brexit o sin él, Londres es una de las ciudades más atractivas para comer por la diversidad de la oferta, de los formatos y de los precios. ¿La recorres con nosotros?


Nuevos, antiguos, caros, baratos, para turistas, para foodies, clásicos, informales… Esta es una lista de los restaurantes de Londres que más nos gustan, los que hemos descubierto este año y a los que volvemos con frecuencia porque siempre comemos bien.

 

Comer sin salirse del presupuesto

Bao

53 Lexington St, Soho. No hay teléfono. No admiten reservas. Precio: desde 20 euros.

Fachada del local

 

El éxito -y las colas interminables- de este diminuto local del Soho londinense está justificado por la calidad de su comida. Su especialidad son los baos -esos panecillos taiwaneses que se cuecen al vapor- esponjosos y aromáticos. Los rellenan con multitud de condumios diferentes. El más clásico es el bao de cerdo braseado con cilantro y salsa de cacahuete,  que realmente está muy bueno, lo mismo que el de cerdo confitado con chalotas crujientes y salsa picante. Para comer bien por muy poco.

 

Bleecker Burguer

Old Spitafields Market. Teléfono+44 20 7929 3785. Precio: desde 20 euros.

Hamburguesa con queso

 

Ganadora indiscutible de los concursos de hamburguesas de la capital británica, es una de las favoritas de los londinenses. Para muchos las favorita es la de doble queso (12 euros), pero también los hay que prefieren la que incluye una rodaja de morcilla (black pudding). Calidad, buenos precios y también largas colas como en casi todos los sitios económicos que se ponen de moda en la ciudad y llegan a los oídos de los turistas. Equilibrada y jugosa, el pan es bastante bueno. Para acompañarlas solo patatas en varias versiones, cerveza y smoothies.

 

Sabores británicos 

Harwood Arms

Corner of Walham Grove and Farm Lane. Tel.: +44 20 7386 1847 . Precio: desde 50 euros sin bebida.

Carne asada, patatas, pudding, verduras y pan

Cocina británica en estado puro, que convence incluso a los que pensamos (qué malos somos) que los ingleses no saben ni cocinar ni comer. Es un gastropub en toda regla que ofrece cocina tradicional puesta al día. Raciones abundantes y elegantes presentaciones. Se enorgullecen de utilizar productos locales de temporada y cuidar a una bien nutrida red de proveedores. Visitar su comedor es realizar una inmersión en los sabores de la campiña y las costas británicas.

Platos sabrosos, algunos contundentes. Excelente tratamiento de la caza (uno de los socios es Brett Graham, chef de The Ledbury). Deliciosos panes y una puesta en escena con cierto aire rural que resulta muy reconfortante, lo mismo que los precios, absolutamente asequibles. Interesante lista de vinos.

 

The Quality Chop House

88-94 Farringdon Rd, Farringdon. Teléfono+44 20 7278 1452 Precio sin bebidas: desde 30 euros.

Propuesta para las cenas de Navidad

 

Reabierta en 2012,  esta «casa de comidas progresista para la clase trabajadora» es famosa por su carne, ya sea en forma de albóndigas (meat balls), tartares o steaks. Desde el siglo XIX lleva dando de comer a los británicos en su salón de estilo victoriano con suelos de losetas de mármol blanco y negro. En temporada hay que probar la grouse, esa perdiz británica de delicioso sabor y textura. En cualquier momento el queso azul de Devon. Es otro de los gastropubs famosos de la ciudad que presume de utilizar producto nacional y ofrecer  una bien surtida lista de vinos.

 

Cuando beber importa

Tayer+Elementary

152 Old St. Precio sin bebida: desde

Zingung Meng (cocinero), Alex Kratena (bartender) y Mónica Berg(bartender)

Tayer es el I+D de los bares de cócteles , Elementary es un bar de cócteles más sencillo, en el que los combinados salen de grifos como si fueran cerveza y Outthink es una mesa comunal para 10 personas en la que se preparan platos creativos que combinan con los cócteles increíbles de Kratena y Berg. En resumen que esto es un pedazo de bar con una cocina anexa muy, interesante a cargo del cocinero chino Zingung Meng, formado en el País Vasco.

Platos sencillos pero sabrosos, a veces pequeñas tapas, con los que se compone un menú degustación sorpresa que cambia cada día. En las tres barras que tienen el local se sirven porciones de comida para acompañar a la bebida, pero solo en Outthink ofrecen el menú degustación. Un modelo algo complejo, difícil de explicar pero que funciona.

 

Paladares cosmopolitas

Ikoyi

1 St James’s Market, St. James’s. Teléfono+44 20 3583 4660. Precio desde: 50 euros sin bebida.

Plátano (variedad nigeriana similar a un tubérculo ) frito .rebozado en polvo de frambuesas y guindillas con mahonesa de chile

¿Alguna vez te has planteado probar cocina nigeriana? La propuesta de este pequeño restaurante gira entorno a los productos de este país africano pero cocinados con técnicas y criterios occidentales y contemporáneos. El resultado es una cocina absolutamente diferente a cuantas hayas probado. Sabores distintos, con una buena dosis de picante, en composiciones sobrias y esenciales.

Quienes busquen cocina africana auténtica que se abstengan. Esto es otra historia. Una propuesta de fine dining muy bien estructurada, que se expresa a través del menú degustación.  El chef Jeremy Chan y su socio Iré Hassan-Odukale utilizan ingredientes del África Occidental, pero al tiempo han dado una nueva vida a las Vieira de Orkney o al rodaballo escocés. Puede que no todo resulte delicioso para un paladar español, pero merece la pena.

 

Imperial Treasures

9 Waterloo Pl, St. James’s. Teléfono+44 20 3011 1328. Precio sin bebida: desde 85 euros.

Pato pequinés

Tal vez sea el chino más caro de Europa, o tal vez no. Lo que es cierto es que el pato pequinés cuesta 100 libras (unos 116 euros, en una ciudad donde la media está en 20 libras), pero cuando lo pruebas no quieres que se acabe. El delicioso crujiente de la piel, la elegancia de la salsa (casera y no de bote), la delicadísima masa de las obleas, el sustancioso consomé que se sirve al final… Un claro ejemplo del refinamiento de la cocina china, nada que ver con lo que habitualmente comemos por aquí (obleas correosas, patos chiclosos, en fin…).

Pero no solo el pato es delicioso, también el dim sum goza de reconocida fama, y los platos de casquería -menos populares entre los británicos- son otra muestra de la excelente factura de la cocina de la casa. Servicio impecable, carta de vinos apabullante y un espacio magnífico, sobrio y elegante a pocos metros de Trafalgar Square.

 

Scully

4 St James’s Market, St. James’s. Teléfono+44 20 3911 6840 Precio sin bebida: desde 50 euros.

Ensalada de tomate, coco y fresas verdes

Cocina de fusión en estado puro, en el corazón de Londres. el chef Ramael Scully  nació en Malasia de madre china y padre balinés-irlandés. y creció como cocinero en Australia junto al chef judío Yotham Otholenghi. Su cocina, pues, no necesita justificación ya que el mestizaje lo lleva en los genes. Platos de composición muy sencilla en los que lo importante son los aderezos: brillantes. Los ingredientes y las técnicas se mezclan sin orden ni concierto, atendiendo sólo al sabor y la armonía. Producto de temporada, de cercanía cuando se puede pero sin caer en talibanismos. Un sitio informal, de precio razonable y servicio discreto donde se pueden pasar muy buenos ratos. Magníficas ensaladas.

 

A Wong

70 Wilton Rd, Pimlico. Teléfono+44 20 7828 8931. Precio sin bebidas: desde 60 euros.

Dim Sum

 

Cocina china contemporánea en un animado local cerca de Victoria Station. Que nadie espere platos tradicionales, todo cuanto cocina el chef Andrew Wong (chino nacido y criado en Londres) está pasado por su personal filtro culinario. Se puede comer en las mesas y también en la pequeña barra que rodea la cocina. Al medio día en  ofrece un menú de dim sum (frito y al vapor), las tapas chinas. Por la noche se puede elegir entre carta y menú degustación. Delicadas las pastas y sutiles las combinaciones. Una forma diferente de acercarse a la cocina del gran país asiático, mediante una puesta al día realizada con criterios estéticos, dietéticos y culinarios actuales.

 

Kiln

58 Brewer St, Soho. Precio sin bebidas: 30 euros.

La barra

El chef Ben Chapman pone a punto fragantes platos elaborados principalmente con ingredientes británicos, se inspiran en las cocinas de Tailandia, Laos, Birmania y Yunnan. Elegido mejor restaurante de Londres por las revista  Time Out siempre preocupada por la autenticidad de la comida y los buenos precios, fue declarado también mejor restaurante de UK en la lista nacional de la revista Restaurant.

Sin duda los británicos están redescubriendo el uso de la parrilla con carbón, algo que Chapman controla como pocos, lo mismo que la rotación de las hierbas e ingredientes frescos según la disponibilidad de los proveedores. Todo trata de transmitir la rusticidad de las cocinas del sudeste asiático, también sus sabores y aromas característicos. La barra no admite reservas.

 

Indian Accent 

6 Albemarle St. Mayfair. Tel: +44 20 7629 9802 Precio sin bebidas: desde 30 euros al mediodía y 65 euros por la noche.

Postre de chirimoya

Este restaurante es una sucursal del famoso restaurante de Nueva Deli. También hay otro en Nueva York. El cerebro detrás de todo este entramado gastronómico es Manish Mehrotra, originario de Biah, estado del noreste de India, famoso por su reputada cocina. Sin renunciar a los curries,  chutneys o tandooris se abre a otras posibilidades como las patatas crujientes con huevo, uno de los bestsellers del menú.

El brunch ha sido otro de sus éxitos: toda una fiesta alrededor de las especialidades indias por unos 70€ de media. Cocina india moderna, ligeramente adaptada al gusto occidental en la que sobresalen platos vegetarianos como el soy keema. Todo en un entorno elegante.

 

Para los que tienen morriña

Pueden leer el artículo  Los restaurantes españoles en Londres  que publicamos hace unos años en GastroActitud donde hablo de los locales que más me gustan en la capital británica como StreetXo, Ibérica, Hispania, Barrafina o Pizarro.

Arros QD

64 Eastcastle St, Fitzrovia. Teléfono+44 20 3883 3525. Precio sin bebidas: desde 50 euros.

Quique Dacosta en el centro con parte del equipo

Lo más divertido es comer en la barra o en las mesas frente a la cocina, aunque no siempre puede ser porque son lo lugares más solicitados. Ver trabajar a la brigada con las brasas y  contemplar las llamas sobre las paellas es un verdadero espectáculo. Poder comer ¡por fin!  una buena paella en Londres un lujo del que los británicos no son conscientes (a juzgar por la opinión de algunos críticos locales de paladar estrecho). Quique Dacosta ha sido fiel a la tradición culinaria y mantiene el socarrat aunque buena parte del público no lo entienda, también la cuchara de madera para rascar el fondo y el conejo, ingrediente imprescindible en la paella valenciana que en UK no se come.

Además de la extensa propuesta de arroces, también hay pescados y carnes a la parrilla, platos de verduras, algunos guiños creativos y postres deliciosos. Una propuesta mediterránea muy bien armada a precios británicos.

 

Foodies con presupuesto

 The Ledbury

127 Ledbury Road, Notting Hill. Tel.: +44 207 792 9090. Precio sin bebidas: desde 150€ Menú degustación 190 euros.

La elegancia de la propuesta culinaria del chef Brett Graham no tiene igual en la ciudad. En un pequeño local de Notthing Hill, pone a punto platos de alma contemporánea que beben en la tradición gastronómica europea. Sin embargo, esto no sería suficiente si no estuviera acompañado por un equipo de sala magnífico que te hace sentir como en casa y ejercen de perfectos anfitriones: no atosigan, no preguntan, solo sonríen con amabilidad y te ayudan a transitar cómodamente por la experiencia.

Han etiquetado su estilo culinario como new french style, con toques británicos y de fusión, pero no es tan fácil definirlo: hay personalidad, interés por encontrar una forma de expresión, por trabajar sin ataduras e interpretar en estilo libre productos de aquí, con técnicas de allá y viceversa. En las composiciones no hay acrobacias. Sus planteamientos son sobrios, elegantes, casi elementales, pero están redondos, armónicamente terminados, sin flecos. Resultan muy actuales a fuerza de ser clásicos

 

Dinner

Hotel Mandarin Oriental. 66 Knightsbridge. Tel.: +44 20 7201 3833.  Precio sin bebidas: desde 120 euros.

Pulpo con salicornia

El trabajo que los chefs Heston Blumenthal y Ashley Palmer-Watts realizan en Dinner es encomiable. Ningún otro cocinero se a atrevido a encarar los recetarios históricos como ellos lo han hecho, acercando al comensal del siglo XXI platos de épocas pretéritas. Su gran mérito está en haber captado la esencia de cada una de las recetas para después interpretarlas en clave contemporánea.

No hay que olvidar que muchas de esas fórmulas resultarían incomestibles si se cocinaran al pié de la letra.  Su capacidad de adaptación y recreación ha sido certera. En cada plato se especifica la fecha de la receta original y es posible saber el recetario del que procede. Técnica y tratamiento culinario impecables. Presentaciones super vistosas, muy bien planteadas. Gran repostería.  El local, lujoso y cosmopolita es uno de los que más ambiente tiene en Londres; frecuentado por un público joven con buen gusto y posibilidad de gastar dinero a placer.

 

Scketch

9 Conduit St, Mayfair. Teléfono+44 20 7659 4500 Precio sin bebidas: desde 50 euros.

The parlour, el bar de Sketch

En el corazón de , el barrio más pijo de Londres, y con la firma de Pierre Gagnaire este local no podía fallar. Lleva casi 20 años dando de qué hablar: subidas, bajadas y varias reformas. La última en 2018, lo ha convertido en un lugar de interiorismo espectacular, guste o no. Se mire por donde se mire es un lugar especial, con mucha personalidad. La embajada de Monsieur Gagnaire ocupa una casa entera. The lecture room and library es el espacio dedicado a la alta cocina (3 estrellas Michelin) El menú degustación cuesta 160 euros y la opción vegetariana 120 euros.

The parlour es el rincón del comfort food, donde puedes desayunar (20 euros) o comer (50 euros). Por la noche tomarte un cóctel mientras escuchas música. Pequeños lujos que tal vez te puedes permitir. The Gallery es el sofisticado espacio rosa, sí un poco empalagoso, ya pero también glamuroso donde se sirve el té (65 euros), pero donde también puedes cenar (desde 85 euros). The Glade es el suntuoso bar que recrea un bosque. No dejes de visitar los baños (estos no se han reformado) cápsulas individuales que imitan huevos.

 

Master de crítica gastronómica on-line

Deja un comentario





Scroll To Top

Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar